Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Altaba y Safont, en la Comisión de Comparecencias Ciudadanas y Derechos Humanos de las Cortes. Cortes de Aragón

Los pueblos de Viento Alto bonificarán el recibo de la luz con los beneficios de las centrales eólicas

Los 10 ayuntamientos piden a las Cortes apoyo para impulsar renovables frente a la despoblación
La Asociación Viento Alto bonificará parte del recibo de la luz a vecinos, propietarios y usuarios de vivienda, así como a empresas que generen empleo, en el momento en que disponga de los primeros recursos económicos derivados de las centrales eólicas del Clúster Maestrazgo.
Así lo afirmó ayer el alcalde de La Iglesuela del Cid y presidente de la asociación que representa a diez ayuntamientos de las comarcas del Maestrazgo y Gúdar-Javalambre, Fernando Safont, en una comparecencia en las Cortes de Aragón para pedir a los diputados apoyo institucional a las energías renovables como medida frente a la despoblación.
“Tras la finalización del periodo de alegaciones, es intención de la asociación, cuando disponga de recursos en su caso, bonificar el coste mensual del consumo energético a vecinos, propietarios y usuarios de viviendas” en los diez municipios, concretó Safont en su comparecencia ayer ante la Comisión de Comparecencias Ciudadanas y Derechos Humanos, así como a aquellas “actividades económicas que generen empleo”, mediante “convenios con las distribuidoras eléctricas”.
El alcalde de La Iglesuela recordó que Viento Alto recoge en sus estatutos que el 15% de los ingresos derivados de los alquileres anuales de terrenos para la instalación de los aerogeneradores irán a parar a las arcas de la asociación “directamente desde la empresa de renovables (Forestalia)”, mientras que los consistorios repercutirán a Viento Alto el 15% de los impuestos (ICIO, IBI, IAE) que reciban de la compañía. Forestalia ha presentado solicitud al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) y al Gobierno de Aragón para la instalación de 22 parques eólicos que suman 161 generadores, con una potencia de 880 MW. 
La asociación, constituida el 22 de noviembre de 2017, la forman La Iglesuela, Cantavieja, Mosqueruela, Fortanete, Bordón, Mirambel, Tronchón, Villarluengo, Puertomingalvo y La Cuba. Su objetivo es “socializar parte de los ingresos” en aras del “interés general”, argumentó. 

El último tren

También compareció el alcalde de Cantavieja, Ricardo Altaba, quien aseguró, en respuesta a los parlamentarios que argumentaron a favor de un plan de ordenación de los parques renovables en Aragón, que no hay “tiempo para estudios ni para planificaciones ni para nada”.
“Necesitamos vivir porque nos estamos muriendo y, o cogemos este tren o no hay nada que hacer porque nadie nos ha puesto encima de la mesa un plan B con billetes, no con estudios”.
El alcalde de Cantavieja es consciente de que los proyectos tendrán “una afección paisajística”, pero “para hacer una tortilla hay que romper algún huevo”, asumió. No obstante, recalcó que los municipios que integran Viento Alto llevan “15 años viendo todos los días” las turbinas del Maestrazgo y Els Ports de Castellón. Cien hay en Morella, dijo, y “conviven” con el turismo sin “mayor problema”. 
Los habitantes de los pueblos limítrofes de Castellón “no suben de habitantes”, reconoció Altaba, “pero no pierden y tienen una calidad de vida tremenda”, con “colegios con última tecnología, calefacción gratis para todos” o “pisos y viviendas para los jóvenes que van allí a trabajar, y eso no lo tenemos en los nuestros”. 
Altaba pidió que no se mienta porque los parques “no afectan a la ganadería” ni “a la PAC”, y cerró: “Para el Maestrazgo es absolutamente fundamental que este proyecto salga adelante”. 
Safont defendió, por su parte, una ordenación del territorio “con los del territorio”, y argumentó que los alcaldes que se muestran a favor han sido elegidos democráticamente.

“Seis familias más”

En La Iglesuela hay 410 habitantes y Forestalia asegura que cada central (unos diez aerogeneradores) supondrá tres puestos de trabajo. Este municipio del Maestrazgo tiene asignadas dos centrales eólicas en el proyecto del Clúster, lo que supondría “seis familias más para el pueblo”, lo que en su opinión equivale a “la Opel en Zaragoza”. 
“Al final es morir o destruir (parte del paisaje)”, dijo Safont, que recordó que este proyecto renovable se inició en julio de 2017 durante una visita institucional del presidente de Aragón, Javier Lambán. Ante la proliferación de centrales en Castellón que generaban “empleo directo e indirecto, y recursos económicos para los municipios, propusimos la ubicación de parques en nuestro territorio”, prosiguió. 
El 1 de diciembre de 2017 se firmó el protocolo de intenciones entre Viento Alto y Forestalia, en el que se priorizaba la ubicación de turbinas en suelo municipal, “preservando los lugares de interés”, puntualizó Safont, que defendió la capacidad de los municipios para generar “empleo, riqueza y futuro” con los proyectos “tanto públicos como público-privados” que deriven de los recursos económicos que reciban, con el objetivo último de luchar contra la despoblación. 
El presidente de Viento Alto indicó que los proyectos están sujetos a los procesos de autorización del Inaga, la Dirección General de Energía y Minas y otros órganos competentes, e instó a compatibilizar el desarrollo energético con la ganadería, el turismo, la agricultura, la selvicultura, la construcción, los servicios y otras actividades económicas. A este respecto, aseguró que los ayuntamientos cuentan con el apoyo del 80 % de los 115 establecimientos hosteleros de ambas comarcas.
 

El redactor recomienda