Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

Ocho diputaciones, entre ellas la de Teruel, y 30 empresas se unen en un proyecto para digitalizar el agro Ocho diputaciones, entre ellas la de Teruel, y 30 empresas se unen en un proyecto para digitalizar el agro
Foto de familia de los representantes de las 8 diputaciones provinciales que han firmado el protocolo del proyecto Smart Agro en Córdoba

Ocho diputaciones, entre ellas la de Teruel, y 30 empresas se unen en un proyecto para digitalizar el agro

La adhesión se ha realizado este viernes en Córdoba

La Diputación de Teruel (DPT) se suma al proyecto de cooperación de carácter nacional “Smart Agro”, una iniciativa de la Diputación de Córdoba para potenciar la transformación digital y sostenible del sector agroalimentario, creando proyectos tractores que sirvan de impulso a la economía del país. Además de las diputaciones cordobesa y la turolense, en el proyecto Smart Agro participan otras 6 instituciones provinciales (Badajoz, Cáceres, Ciudad Real, Jaén, Salamanca y Soria), 30 empresas y universidades.

El diputado de Presidencia y Relaciones Institucionales, Antonio Amador, ha firmado en la capital cordobesa el protocolo de adhesión por parte de la DPT. De esta forma, se establecen las bases para un trabajo colaborativo que involucrará también a otras entidades y empresas y pretende convertirse en un Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) con el que optar a los fondos europeos de resiliencia.

“Se trata de un proyecto muy interesante en el que, sin duda, la provincia de Teruel tiene que estar. El sector agroalimentario es uno de los más importantes aquí, genera riqueza y nos define como territorio, demostrando además día a día una alta capacidad de innovación. Tenemos mucho que aportar”, ha dicho Antonio Amador antes de explicar que la Diputación de Córdoba se dirigió ya a la institución turolense para incorporarla al proyecto en el mes de junio.

El proyecto “Smart Agro” afectará de forma directa a más de 1.445 municipios que suman una población de 3.524169 habitantes y, según se ha señalado durante el acto de presentación, “con un alto compromiso con la producción agraria española. No en vano, las 5 comunidades autónomas a las que pertenecen lideran el sector”.

Para el diputado de Presidencia, este tipo de acuerdos interinstitucionales suponen una fórmula muy adecuada “no solo para hacernos más visibles entre el conjunto de proyectos que van a optar a los fondos europeos de resiliencia, sino para abrir un foro en el que poner en común nuestras experiencias en este sentido”. Amador ha destacado las líneas de colaboración existentes ya con las empresas agroalimentarias a través de las Denominaciones de Origen y las indicaciones protegidas, así como otras apuestas por la formación de emprendedores y por la promoción de los productos.

“Este proyecto lo vamos a encauzar a través del área de Desarrollo Territorial, en nuestra oficina de Programas Europeos, que tiene una dilatada experiencia en la puesta en marcha de programas colaborativos”, ha explicado Rando antes de anunciar que, una vez firmado el protocolo de adhesión, se iniciará en el territorio un proceso de participación con el sector agrario y entidades especialmente orientadas a promover la creatividad, la innovación y su aplicación directa a la cadena de valor del sector agroalimentario. “El primer objetivo”,  ha dicho, “es identificar un mapa de agentes que puedan contribuir a la iniciativa desde distintas ópticas”.

Desde Córdoba

Es la Diputación de Córdoba, a través de su delegación de Programas Europeos y Administración Electrónica, quien asume el impulso de la redacción del Proyecto “Smart Agro, territorios rurales, agroalimentarios e inteligentes”, siguiendo una metodología basada en la innovación abierta e inteligencia colectiva y, en la que convoca la participación de expertos de entidades públicas y privadas con objeto de conformar un proyecto susceptible de convertirse en PERTE.

A la hora de definir a los participantes en la iniciativa, la institución andaluza se ha fijado en las provincias españolas más representativas del sector. El objetivo global que les ha trasladado es favorecer la transformación digital del sector agroalimentario en su conjunto, teniendo en cuenta a toda su cadena de valor y todos los agentes que necesitan avanzar en la mejora de su productividad para mejorar su competitividad. Para ello se quiere lograr una cobertura de telecomunicaciones plena y facilitar el acceso a las competencias digitales, favoreciendo la innovación en la mejora de la cooperación activa del ecosistema productivo y emprendedor.

El presidente de la institución provincial cordobesa, Antonio Ruiz, ha señalado que, con este acuerdo, “estamos poniendo en marcha una experiencia piloto y única en nuestro país con la que queremos promover medidas que transformen la cadena de valor del sector agroalimentario y que alcancen a todos y cada uno de los agricultores o autónomos de este sector”.

El carácter estratégico del proyecto “Smart Agro” se justifica en impactos como una mejora en la calidad de la producción, siendo más eficiente y sostenible a través de herramientas inteligentes, la mejora del valor de los productos agrícolas garantizando la trazabilidad, la calidad y la transparencia,  o una mejor venta a través de soluciones de comercio y marketing digital. Además, la aplicación de todas estas medidas supone la alineación del sector agrario con las nuevas políticas europeas en materia de sostenibilidad, cambio climático y economía circular.

Además de las instituciones provinciales, forman parte ya del proyecto la Universidad de Córdoba, la de Salamanca y el CEIA3  (Universidad de Almería, Cádiz, Córdoba, Huelva, Jaén) y una  treintena de entidades del sector de los territorios adheridos entre los que se encuentran la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO), Indra Minsait, Covap, Telefónica, Covirán o BBK-Cajasur, entre otros.

El redactor recomienda