Síguenos
Puig admite que pudo haber problemas en el “tránsito de la información” con el tren de Bejís Puig admite que pudo haber problemas en el “tránsito de la información” con el tren de Bejís
Captura de un vídeo grabado por un pasajero desde dentro del tren en el momento que las llamas adquieren virulencia

Puig admite que pudo haber problemas en el “tránsito de la información” con el tren de Bejís

El presidente de la Generalitat Valenciana dice que “se llegará hasta las últimas consecuencias” y se asumirán “responsabilidades”

El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, reconoció que pudo haber problemas en el “tránsito de la información” del incendio de Bejís en la tarde del pasado martes, cuando el tren de viajeros que cubría el trayecto entre Valencia y Teruel con destino a Zaragoza se vio envuelto por las llamas al no cortarse la vía pese a que se había ordenado ya el desalojo del municipio. Puig indicó que la dirección técnica del incendio realizará un informe que “llegará hasta las últimas consecuencias” y que tendrán que asumirse “las responsabilidades correspondientes”.

Mientras arrecia la polémica sobre lo ocurrido con el tren que fue directo a las llamas porque nadie avisó del incendio a la maquinista y Adif le dio vía libre para que circulara hasta meterse de lleno en la boca del lobo, desde el sector ferroviario se insiste en denunciar que la situación hubiera sido otra de haber habido factores en las estaciones y viajar un interventor en el tren. El único personal de Renfe que iba era la maquinista, que fue la que avisó al puesto de mando de Adif cuando se encontró con el humo y las cenizas, y rápidamente las llamas avanzaron por delante y los dos flancos del convoy.

Los vídeos grabados por los viajeros muestran la tensión y el pánico que vivieron ante el rápido avance de las llamas por uno de los flancos del tren debido a las fuertes rachas de viento que se habían desatado, y cómo entre los pasajeros hay personas que piden abrir las puertas mientras alguien intenta tranquilizarles y pide que “no cunda el pánico”.

Ante las distintas versiones que circulan, tanto la oficial de Adif y Renfe, que aseguran que nadie les comunicó que el tramo de la vía estaba afectado por el incendio forestal y que la maquinista obró correctamente; y las de algunos viajeros, como una mujer que sostiene que la maquinista perdió “los papeles por completo” en manifestaciones recogidas por el diario El Mundo, Ximo Puig señaló que “hay que actuar con la máxima diligencia y rigor” para esclarecer lo ocurrido.

El presidente nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo, pidió también que se aclare lo que ocurrió porque era evidente que había habido “un fallo, y un fallo grave, que ha puesto en peligro vidas humanas”. El líder de la oposición hizo estas manifestaciones desde la localidad de Porto do Son, en A Coruña, donde se preguntó por qué no se avisó a la maquinista ni se cortó la vía.

Feijóo, en declaraciones recogidas por la agencia Efe, aseguró comprender las dificultades que suponen las rachas de viento que producen una propagación inesperada del fuego, al igual que argumentó que en situaciones así hay que cerrar las vías férreas y de circulación hasta que el riesgo disminuya. Pidió que se aclare lo ocurrido, “sin prejuzgar culpabilidad”. La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, aseguró que no habrá problema en explicar el incidente del tren y afeó a los populares por su falta de acompañamiento.

El PP ya pidió el miércoles la comparecencia de la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, en el Senado, mientras que lo hizo la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. “Si no hubo más desgracias humanas ha sido de milagro, pero hay que dar muchas explicaciones”, apuntó la dirigente liberal. Esta formación política también reclamó la comparecencia del secretario autonómico de Seguridad y Emergencias de la Generalitat, José María Ángel, en las Cortes Valencianas.

Ximo Puig y José María Ángel   insistieron en que la virulencia del fuego obligó a adoptar medidas en cuestión de minutos. El president explicó que la dirección técnica del incendio realizará un informe, y que sus conclusiones se llevarán a la autoridad judicial y se darán a conocer a la opinión pública. El asunto está siendo investigado por la policía judicial de la Guardia Civil y todavía no ha llegado a los juzgados.

“A partir de ese momento se tomarán las decisiones correspondientes”, indicó en declaraciones a la prensa tras asistir a la reunión del Cecopi en la que se abordó la situación de los incendios que asolan a la Comunidad Valenciana.

Puig insistió en pedir la “máxima diligencia y rigor” a la hora de analizar lo ocurrido, puesto que en la tarde del martes cuando ocurrieron los hechos “cambiaron tanto las circunstancias del viento y fue de tal magnitud y virulencia que se pudieron producir algunas cuestiones en todo el tránsito de la información”. En términos similares se expresó en una entrevista del programa Hoy por hoy de la SER, en la que dijo que “se llegará hasta las últimas consecuencias y se tendrán que asumir las responsabilidades correspondientes”.

A la pregunta de si tendría que haber avisado la Generalitat a Adif de la situación que se estaba produciendo en Bejís, el president dijo que eso “es lo que no sabemos en este momento, porque tampoco sabemos ni cuál fue el momento” ni “la propia dinámica de la situación”.

Incidió a este respecto en el contexto en el que se produjo todo, puesto que recordó que en la reunión del centro de coordinación del martes se tomó la decisión poco antes de las tres de la tarde de no evacuar a las personas de Bejís, y que antes de llegar al Palau de la Generalitat “ya se había tenido que cambiar la decisión porque hubo un cambio disruptivo enorme, terrible del viento, cambió absolutamente y empezó a tener una velocidad enorme”. Eso obligó a evacuar Bejís en lo que calificó de decisión “correcta”.

De acuerdo con Renfe y Adif, el tren de Media Distancia que se vio afectado aquella tarde cuando hacía el recorrido entre Valencia y Teruel había salido a las 16:23 horas y el Puesto de Mando de Circulación autorizó la salida porque nadie les había informado del fuego. Sobre las 17:54, tras llegar a Masadas Blancas con el semáforo en verde autorizando el paso del convoy, la maquinista se encontró una intensa lluvia de cenizas y humo y paró el vehículo para llamar e informar al Puesto de Mando de Circulación, que seguía sin conocer la situación del incendio de Bejís. Mientras hablaba se echaron las llamas encima, muy próximas al tren, a una gran velocidad.

Emergencias de Adif

El secretario de Seguridad y Emergencias, José María Ángel, en declaraciones a À Punt recogidas por Europa Press, defendió que la virulencia del fuego obligó a tomar medidas en muy pocos minutos. “Más allá de tecnicismos y de la información que en algún momento no llegó y que uno tenga, si hay llamas, si hay un centro de emergencias de Adif, creo que hay alguna capacidad de tomar una solución y una respuesta”, apuntó.

Sobre cómo acontecieron los hechos dentro del tren, Puig dijo ayer que “no sería riguroso por mi parte ni razonable aportar una visión que aún no está absolutamente confirmada”. Pidió prudencia y apuntó que “los servidores públicos, empleados de Adif, Renfe y los bomberos, todo el mundo actúa de buena fe y con la máxima profesionalidad, pero hay que saber qué pasó para mejorar cada vez más”.

Fuentes de Renfe insistieron en que se está haciendo una investigación. No se ha aclarado quién abrió las puertas, como pidieron los viajeros al entrar en pánico porque las llamas estaban encima, aunque la operadora ferroviaria sí asegura que al activarse los sistemas antiincendios y el freno automático tras romper algunos pasajeros las ventanas de emergencia para intentar salir, hubo que rearmar el tren para poder reiniciar la marcha y eso retrasó el retroceso del tren.

Ángel Sanchis, que tiene su segunda residencia en Sarrión y que ese día viajaba en el tren, comentó que cuando paró el vehículo por el humo había fuego pero no mucho, si bien en muy poco rato este avanzó y fue cuando entraron en pánico los pasajeros, entre los que había varios niños, y pidieron salir. Aseguró que no sabe quién abrió la puerta, que saltaron casi todos al exterior, y que cuando el tren empezó a retroceder alejándose del fuego los fue recogiendo.

Este viajero consideró que la maquinista, “viendo el ambiente” que había en ese momento dentro del tren, actuó “muy bien y de forma excepcional”, y que dentro de lo que cabía, por la situación de pánico que había en el vagón, mantuvo la tranquilidad.  “Para lo que tenía encima creo que estaba muy tranquila”, señaló, a la vez que no deja de preguntarse quién permitió que el tren llegara hasta allí.

El redactor recomienda