Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

Sólo un médico MIR en Aragón renuncia a su plaza en la provincia de Teruel Sólo un médico MIR en Aragón renuncia a su plaza en la provincia de Teruel
Hospital Obispo Polanco de Teruel. Archivo

Sólo un médico MIR en Aragón renuncia a su plaza en la provincia de Teruel

Se adjudicaban 13

Sólo un Médico Interno Residente (MIR) de los 77 que han obtenido plaza este año en la Comunidad de Aragón ha rechazado la plaza que le ha sido asignada en la provincia de Teruel.

Así lo han asegurado a Efe desde la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC), que ha hecho hoy público un comunicado en el que expresa su "honda preocupación" por las renuncias de los MIR a las plazas de esta especialidad, que achacan, entre otras cosas, al nuevo sistema de adjudicación, su invisibilidad y precarización.

Esta organización se hace eco de las encuestas realizadas a todas las Unidades Docentes por la cuenta especializada "La Mirilla de Familia" en Twitter, de las que se desprende un aumento en las renuncias en distintas regiones del país.

Castilla y León encabeza la lista con un 6,74 %, seguida de Cataluña (5,75 %), Castilla-La Mancha (4,4 %) y Extremadura (4,25 %), que duplican la media nacional (2,41 %), en un ránking en el que Aragón se sitúa con 1,3 % de renuncias.

Las fuentes citadas destacan que el hecho de que en Teruel se haya registrado una renuncia sobre un total de 13 adjudicadas, ha hecho que el porcentaje de plazas "renunciadas" en la provincia turolense (7,69 %) sea uno de los más altos del país, sólo por debajo de otros puntos despoblados del país situados en Segovia (25 %), Zamora (21,43 %), Soria (13,3 %) y Gerona (10 %).

Por esta razón, los médicos de familia llaman la atención sobre el "alto componente de ruralidad" de muchas de las plazas que son rechazadas por los aspirantes.

"Intuimos el riesgo de renuncias con el sistema de asignación impuesto este año y los datos revelados recientemente han demostrado la existencia de un problema que ahora es real y es necesario resolver", advierte la Semfyc, que pide al Gobierno que publique los números reales de renuncias a plazas MIR asociadas a cada una de las especialidades y su disgregado por años de residencia.

En un comunicado señala que, "aunque pueda parecer que un 2,41 % de media española de renuncias es poco significativo", el abandono de plazas formativas de futuros especialistas en medicina siempre debe preocupar, más ante el "claro déficit de especialistas".

Una situación que atribuyen no solo al sistema telemático de adjudicación de plazas MIR porque al ser la especialidad con más plazas ofertadas, suele ser la que más tarda en cubrirse y la que más plazas cubre durante los últimos días, lo que desemboca en un "probable desinterés y falta de vocación de quien la elige".

También contribuye la ausencia de la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria en la formación de grado y su invisibilización durante la pandemia, "siempre narrada desde los datos de la atención hospitalaria y los ingresos en las unidades de UCI".

A lo que habría que añadir algunas decisiones tomadas desde la administración sanitaria como "cierres de centros de salud y puntos de atención continuada, traslados de los profesionales a hospitales de campaña o la creación de vacunódromos", así como el proceso de "precarización dramático" y crónico que vienen padeciendo.

Por todo ello, reclaman también la creación de un proceso de selección de plazas MIR que contemple mecanismos de incentivación (económicos y profesionales) para aquellas plazas estratégicas de difícil cobertura y la activación de estrategias de valoración de la especialidad desde las Facultades de Medicina, para lo que es necesario incorporar esta especialidad en la formación de grado.

Por último, solicitan medidas para que se racionalice la presión asistencial y se mejoren las condiciones de ejercicio profesional de estos especialistas. 

El redactor recomienda