Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

Templarios y Hospitalarios, heraldos de la historia de amor entre Isabel y Diego, pregoneros de la fiesta Templarios y Hospitalarios, heraldos de la historia de amor entre Isabel y Diego, pregoneros de la fiesta
Templarios y Hospitalarios tocan el tambor ante Freire Muñoz de Concud y Cenarro de la Celfa. Bykofoto / Antonio García

Templarios y Hospitalarios, heraldos de la historia de amor entre Isabel y Diego, pregoneros de la fiesta

La Encomienda, uno de los primeros grupos recreacionistas, ha tenido el honor de anunciar el inicio de Las Bodas
banner click 244 banner 244

Historiadores, diseñadoras, músicos, escritores, cineastas, fotógrafas o cantantes. Una veintena de pregoneros han pasado por el balcón del Museo Provincial y ahora de la Casa Consistorial y este año este honor ha recaído en la Encomienda Templaria y Hospitalaria de Teruel, uno de los primeros grupos recreacionistas de Las Bodas de Isabel.  El viernes dos de sus representantes, el hospitalario Muñoz de Concud y el templario Cenarro de la Celfa, pronunciaron a la limón un pregón que recorrió la trayectoria de este grupo, íntimamente ligada a la historia de la recreación histórica turolense desde sus inicios.

El redoble de los tambores que sus integrantes aprendieron a tocar dio la bienvenida a los pregoneros ante la puerta del ayuntamiento. Ya en su interior, salieron al balcón principal acompañados de la alcaldesa y otras autoridades y de Isabel de Segura y don Pedro de Azagra.

Los pregoneros dieron la bienvenida a los ciudadanos de la villa de Teruel y gentes de otras tierras que han venido a la celebración de Las Bodas de Isabel de Segura.

La Encomienda

“Hoy, nosotros, La Encomienda Templaria y Hospitalaria de Teruel, nos convertimos en heraldos de la historia de amor más bella jamás contada y por ello estamos tremendamente orgullosos y agradecidos a nuestra ciudad”, aseguraron, convencidos de que han recibido este honor, porque su historia está estrechamente ligada a la historia de esta fiesta, “nacimos con ella y evolucionamos con ella hasta esta vigesimosexta edición”.

Recorrieron así este cuarto de siglo desde la primera edición,  en 1997, cuando se decide formar un grupo de templarios que diera color, controlara el orden en las escenas y además llevara a hombros el cadáver de Diego en su funeral. “Todo ello requiere hombretones fornidos y de orden y por ello se decide echar mano principalmente de exjugadores de baloncesto y de guardias civiles”, recordaron.

Pero había que ambientarse y para ello recurrieron a “unas sábanas blancas, unos pantys robados a nuestras mujeres y unas albarcas”.

Como  primer grupo organizado que participó en Las Bodas, vieron que hacía falta más grupos y en 1999 aparecieron los hospitalarios en oposición a los templarios, unos portaban a Diego y otros a Isabel.

Apuntaron que es en ese año cuando se produce un importante salto de calidad en la vestimenta: “Aparcamos el disfraz y nos vestimos de medieval, con 15000 pesetas teníamos jersey, mallas y almófar de cota de malla textil imitando a las verdaderas y con 1000 pesetas más unas rastrojeras compradas en la federación”.

Ataviados

“Perfectamente ataviados”, era momento de vivir más la fiesta y decidieron hacer la comida del sábado en la plaza del Seminario. Pero fue el año que más frío ha hecho en todas las ediciones de Las Bodas, “qué hasta se congelaban los alimentos del mercado”. Aún así decidieron comer a la intemperie.

Con todo ese frío y después de haber vivido en la calle todo el fin de semana, “supimos que aquello era un punto de no retorno”, y ese  fue el germen de la actual Federación de grupos.

El siguiente paso fue atreverse a representar un capítulo templario en la plaza de los Amantes y para ello pidieron ayuda a actores profesionales que llevaran el peso de la obra. Después de más de 50 capítulos templarios y hospitalarios han pasado de tres actores semiprofesionales, a una obra con más de 20 personajes con texto, en la plaza de la Catedral, en prime time y representada de manera ininterrumpida desde 1999. Además han aprovechado estos capítulos para nombrar templarios de honor a Javier Sierra, Iker Jiménez, Alberto Granados, Eric Frattini, Ramoncín, Isidro Montalvo, Lorenzo Silva, Iñaki Cano y Fernando Romay, que contribuyen a promocionar Las Bodas de Isabel.

En el pregón recordaron también su participación en otras fiesta en localidades de la provincia de Huesca, Zaragoza, Valencia, Castellón, Almería, Toledo, Baleares y también en Francia, Castres, Muret o Carcasone y Santa María da Feira en Portugal.

Timbales

También incorporaron unos timbales, crearon el grupo de percusión y empezaron a ensayar, recolectan nueces para preparar su propio licor y perfeccionan su vestuario aprovechando los viajes. Se fabricaron lanzas según modelos originales de la época que les presta Rubén Sáez y aprenden a fabricar escudos y cascos, igual que se hacía en el S.XIII. También recordaron cómo comenzaron a interpretar el himno de los templarios con los cuerpos yacentes de Isabel y Diego sin que la organización lo supiera pero levantando aplausos y sacando alguna que otra lágrima.   A partir de ese momento, se incorpora a la escena final y este domingo lo volverán a interpretar con más emoción que nunca.

 

El redactor recomienda