Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

303_1200x150-controlglass.gif banner click 303 banner 303

Un alumno de la Politécnica de Teruel diseña un detector de mascarillas de bajo coste Un alumno de la Politécnica de Teruel diseña un detector de mascarillas de bajo coste
Javier Benito Celma, en la Escuela Universitaria Politécnica de Teruel con su detector de mascarillas empotrado

Un alumno de la Politécnica de Teruel diseña un detector de mascarillas de bajo coste

El dispositivo capta si las personas llevan bien colocado el protector facial
banner click 244 banner 244

El graduado en Ingeniería Electrónica y Automática por la Escuela Universitaria Politécnica de Teruel (EUPT) Javier Benito Celma dedicó su trabajo fin de grado (TFG) a desarrollar un detector de mascarillas empotrado de bajo coste, un dispositivo capaz de captar si cuando una persona entra a un lugar lleva correctamente colocado este protector facial que actualmente es obligatorio en interiores para la prevención de la transmisión de la covid-19.

El proyecto estuvo codirigido por la profesora de la EUPT Ana María López y por José Francisco Torán, de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura de Zaragoza (Eina), y fue validado en el control de entrada a la piscina climatizada municipal de la ciudad de Teruel.

“El detector de mascarillas empotrado está basado en una placa procesadora con un sistema operativo. Para que todo el mundo lo entienda es como un ordenador pero de un tamaño muy pequeño. Yo activaba un protocolo de actuación y el dispositivo, si una persona lleva puesta la mascarilla, encendía una luz verde, se enviaba un correo de que había llegado una persona más y podía pasar. En caso de que no la llevara, saltaba  una alarma, un zumbador enviaba un correo avisando”, explicó el joven ingeniero.

Pruebas reales

Con la colaboración de la Concejalía de Deportes del Ayuntamiento de la capital, este desarrollo tecnológico se pudo poner en práctica en el control de entrada de la piscina climatizada. “Durante tres o cuatro meses hice distintas pruebas, a la vez que iba generando modelos de detección. Lo que hacía era ver que este me ha ido mejor para esta distancia, este mejor para otra. Me ayudó mucho. Sabía perfectamente cuándo iban a venir las personas porque tenían que pedir cita por la pandemia y como iban uno detrás de otro porque tenían que poner su identificación,me venía perfecto para, justo en ese momento, se levantaba la cabeza y se identificaba que lleva mascarilla o saltaba una alarma”, detalló Javier Benito.

El estudiante de la EUPT destacó que en el momento en el que tenía que hacer su TFG este tema era muy actual y que le gustó mucho poder centrarse en un proyecto que se podía aplicar.

Uno de los aspectos centrales de esta investigación fue desarrollar un sistema que fuera de bajo coste porque esto normalmente se hace con ordenadores muy grandes, de gran capacidad procesadora y muy caros. Ahora, con la pandemia es muy necesario para el control de entrada en grandes eventos y es importante que se pueda contar con sistemas más económicos. El joven turolense subrayó que este tipo de desarrollos muestran que la tecnología es útil para resolver problemas reales.

Trabajo autónomo

Javier Benito aseguró que la realización del trabajo fin de grado le permitió profundizar en temas que no había visto durante la carrera y desarrollar un proyecto real y ser más autónomo.

“Tuve que programarlo en Python que es sencillo pero es un lenguaje de programación que conocía pero que no estaba relacionado con él. Al final, hacer una aplicación real es complicado. También me tuve que hacer a la placa procesadora porque había utilizado una con Arduino pero esta tiene un sistema operativo que es un poco diferente. Y luego, estar solo ante el peligro porque al final estás mucho tiempo en tu casa, a veces no sabes cómo seguir aunque estaban los profesores me ayudaban”, dijo.

El sistema funciona y podría ser utilizado pero los trámites para su comercialización son complejos por cuestiones como la protección de datos y por eso de momento este joven ingeniero no se lo plantea. Ahora está trabajando en Agro IntelligentTECH, una empresa tecnológica de Teruel y muchos de sus compañeros también se han formado en la Escuela Politécnica.

El redactor recomienda