Síguenos
Un vecino del edificio derrumbado: Un vecino del edificio derrumbado:
La calle San Francisco, cortada tras el derrumbe. Antonio García

Un vecino del edificio derrumbado: "En una hora hemos pasado de estar sentados a no tener casa"

"En una hora hemos pasado de estar sentados a no tener casa". Así explica Javier Carbó la rapidez con que se ha venido abajo este martes el edificio de cinco plantas en el que vivía en Teruel con otras veinte familias y que hoy han salvado sus vidas al intuir la desgracia, avisarse unos a otros y evacuar el edificio prácticamente antes de que llegaran los bomberos y las fuerzas de seguridad.

"Hemos salido porque nos hemos percatado", ha relatado Carbó a los medios a raíz del colapso de este inmueble en el número 21 de la calle San Francisco, en el centro de Teruel, y que se ha venido abajo pasadas las 11 de la mañana dejando a los vecinos "con lo puesto".

Aunque por el momento se desconocen las causas del derrumbe, Carbó y otros tres vecinos estuvieron hasta las 23.00 horas de la pasada noche tratando de achicar el agua que "salía por la pared" en el garaje para poder acceder a sus vehículos. Y es que ayer en Teruel llovió mucho, más de 29 litros por metro cuadrado que se han sumado a las precipitaciones que no han dejado de caer en toda la semana.

Uno de los vecinos que estuvo por la noche le comentó a Carbó que vio un pilar rajado y otros dos que se habían movido, y que había piedras del muro que ya no tenían la tierra de fijación.

Durante la hora del desayuno los vecinos han empezado a notar los crujidos del edificio y han comenzado a avisarse unos a otros diciendo "esto se mueve, esto se mueve". "Ha sido un autorrescate", ha agregado Carbó, quien también ha subrayado la rapidez con la que han acudido los bomberos y la policía local una vez que han recibido el aviso. También han evacuado a los vecinos de los dos inmuebles anexos.

Carbó ha asegurado que ha sido "el último que ha sacado el coche" y en diez minutos el edificio se ha derrumbado, apenas además "quince segundos después" de que los agentes hubieran rescatado a un perro y por el que, reconoce, "se han jugado la vida".

Aunque han "salido con lo puesto", a algún vecino se le escuchaba decir que han "vuelto a nacer". Si el colapso se hubiera producido de noche "hubiéramos caído todos", ha reconocido Carbó.

Los bomberos de la Diputación Provincial apuntan a que la causa podría deberse a los daños que las lluvias han causado al suelo, y especialmente a los cimientos, dado que la calle San Francisco es una cuesta a la que van a parar la mayoría de bajadas de agua del centro de la ciudad.

Esta mañana, los técnicos de la empresa de aguas analizaban las filtraciones producidas por las lluvias y la empresa que gestiona los residuos también ha estado trabajando en el lugar toda la semana, según ha informado Carbó.

A las 20 horas de esta tarde los vecinos han convocado una concentración de protesta.

El redactor recomienda