Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Adjudicada la gestión y explotación de la planta de biogás de Valderrobres Adjudicada la gestión y explotación de la planta de biogás de Valderrobres
Planta de biogás de Valderrobres

Adjudicada la gestión y explotación de la planta de biogás de Valderrobres

Nunca se puso en funcionamiento y ahora será reactivada por una empresa de Arcoíris

El Instituto Aragonés del Agua (IAA) ha adjudicado a la empresa Bioselval Gestión Medioambiental SL, participada por el grupo Arcoíris, el contrato para la puesta en marcha, explotación y conservación de la planta de tratamiento de purines y otros cosustratos de Valderrobres, que, una vez construida con fondos del Gobierno de Aragón, nunca llegó a ponerse en marcha.

A la licitación para su entrada en funcionamiento se presentaron cuatro propuestas, una de las cuales fue excluida. El plazo de concesión de la planta será de 20 años, prorrogables durante 30 más por mutuo acuerdo de las partes, según consta en las condiciones del pliego.

En la planta se llevará a cabo la recepción y almacenaje de purín y otros cosustratos, la separación por fases del residuo, el tratamiento biológico de líquido clarificado, la digestión anaerobia de purín bruto, de la fracción sólida y de los cosustratos con la generación de biogás la cogeneración y la gestión de los productos finales del procedimiento.

La concesión tiene carácter gratuito, y la empresa adjudicataria recibirá una retribución por el tratamiento de purín porcino y otros cosustratos. La empresa ganadora de la licitación  ofertó recibir un precio de dos euros por metro cúbico por el purín gestionado - el precio del metro cúbico se actualizará anualmente con el IPC, mediante resolución de la Dirección del IAA, un precio superior al de las otras tres empresas que presentaron ofertas, que se quedaron entre 0,80 y 1,91 euros el metro cúbico.

No obstante, la empresa adjudicataria recibió una puntuación muy superior en la oferta técnica que le permitió superar a sus competidoras en la puntuación final del procedimiento administrativo.

Capacidad

El mínimo de capacidad reservada al purín en la planta de Valderrobres será de 82.500 toneladas, que representan el 50% de la capacidad máxima de la instalación, que es de 165.000 toneladas anuales.

Tendrá preferencia el purín generado en un radio de 7, 5 kilómetros en torno a la planta, lo que reducirá los costes de gestión por transporte.

La empresa también podrá comercializar los productos que se elaboren a partir de los residuos restantes y realizar la venta de electricidad que se produzca en la instalación. En este sentido, la empresa podrá recibir ingresos derivados de la comercialización de los bienes que se elaboren a partir de los subproductos y residuos tratados, por la venta de electricidad que se produzca en la planta, al precio que convenga con las compañías eléctricas u obtener otros ingresos que pueda generar la gestión de la planta, previa autorización del Instituto Aragonés del Agua.

Contaminación

Este proyecto tiene como objetivo reducir la carga contaminante del residuo ganadero, por saturación en la aplicación agrícola, a través de un proceso de depuración sostenible con aprovechamiento energético de la materia orgánica residual.

Los residuos en la planta se reducen a través de la valorización energética del purín. También disminuyen las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) derivadas de la gestión agrícola tradicional del purín y se minimiza, a través del tratamiento de nitrificación/desnitrificación (N/DN), la contaminación difusa de acuíferos y  suelos del entorno.

Juan José Moles, director general del grupo Arcoíris, empresa que participa en el capital de Bioselval Gestión Medioambiental SL, explicó que “la planta se pondrá en funcionamiento a medio plazo y tenemos un plan para hacerlo, aunque no será de la noche a la mañana”. Según enfatizó Moles, “evidentemente queremos ponerla en funcionamiento para la generación de biogás y tratamiento de los purines, y será nuestra aportación como empresa a una planta que lleva 10 años paralizada y cuyo coste fue de ocho millones de euros”, comentó el director general de la empresa.

Sobre el plan de puesta en marcha del proyecto “no es el momento de avanzar más”, dijo, sino que “lo haremos en su momento, añadió, porque ahora es un momento muy inicial y la planta, que lleva 10 años parada, hay que ponerla a punto”, añadió Moles.

La instalación, que tiene una capacidad para la gestión de 165.000 toneladas anuales de residuos, podrá gestionar un máximo de 120.000 metros cúbicos de purín.

El redactor recomienda