Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

146_banner-aragon-negro-1200x150.png banner click 146 banner 146

Aula de la escuela de Alacón. Samuel Nacar

Apadrinaunolivo.org salvará la escuela de Alacón con una familia de agricultores

El proyecto de recuperación del olivar yermo, que ya apuntaló el colegio de Oliete, repotencia la conservera
La escuela de Alacón volverá a abrir en septiembre pese a que en este momento tan solo cuenta con dos alumnos gracias a la solidaridad de la comunidad de Apadrinaunolivo.org, a la que ha bastado un fin de semana para conseguir el objetivo del micromecenazgo que la asociación para la recuperación del olivar yermo de Oliete lanzó para comprar el material necesario con el que potenciar su proyecto de conservas vegetales en la localidad vecina y crear empleo. Ayer mismo comenzó el proceso de selección de una familia de agricultores con hijos que salven la escuela y llenen de vida y esperanza la lucha contra la despoblación.

No iban de farol. Necesitaban al menos 6.200 euros para equipar 2,5 hectáreas del huerto municipal para la producción de alcachofas, pimientos y puerros que asar y envasar con aceite de oliva virgen extra Mi Olivo en la conservera de Alacón y lo han duplicado en tres días. Así que han reformulado el proyecto para “asegurar el salario de una persona y comprar más máquinas”, explicó el cofundador de Apadrinaunolivo.org Alberto Alfonso.

“Estamos muy contentos y la verdad es que la Fundación Triodos -plataforma donde se ha lanzado el crowdfunding- nos ha felicitado porque es la primera vez en la historia en que se consigue el objetivo tan rápido”, añadió Alfonso, quien aseguró que estaba previsto modificar ayer mismo el objetivo hasta los 18.000 euros “para que podamos maximizar el impacto y ampliar la sostenibilidad” de la iniciativa. Si pueden ser dos familias, mejor.

Tal es la velocidad a la que va el redimensionamiento del proyecto conservero -en el que desde abril trabajan dos personas que se suman a la decena que lo hacían en la recuperación del olivar de Oliete- que ayer mismo Apadrinaunolivo.org, de la mano del consistorio de Alacón, recibió a una primera familia de Barcelona, con experiencia en campos e invernaderos, que tiene nada menos que cinco hijos en edad escolar.

Están recibiendo decenas de currículos y “ahora se trata de encontrar unos candidatos que realmente sean buenos”, es decir, que reúnan experiencia profesional y todas las garantías de adaptación para que su presencia no sea flor de un día.

“No podemos dar pasos en falso. Nos comprometimos a que con el dinero generado intentaríamos salvar la escuela y vamos a luchar por ello. Queremos que esto no sea un suspiro, sino el acicate para que la conservera tire para adelante. Ya que se nos ha presentado esta oportunidad hay que aprovecharla y consolidarla”, dijo un convencido Alfonso, que ayer mismo mantuvo contactos con varios responsables del Departamento de Educación del Gobierno de Aragón para que no duden de que el ratio mínimo de alumnos se cumplirá.

Fuentes de esta consejería confirmaron que la voluntad del Ejecutivo es no cerrar ninguna escuela hasta el último minuto, siempre y cuando haya un mínimo de tres alumnos.
 “El departamento tiene toda la intención de apoyar la escuela rural, y si así lo quieren las familias que vayan a llegar y en colaboración con el ayuntamiento, así será”, concluyeron las mismas fuentes.

Y es que “mantener la escuela es mantener la esperanza para que lleguen nuevas familias”, relató Alfonso.

Motivados por el “milagro” conseguido en 2016 de salvar la escuela de Oliete, los ideólogos de Apadrinaunolivo.org han vuelto a la carga con una campaña de micromecenazgo para conseguir los recursos económicos necesarios para poner en funcionamiento una parte de la huerta abandonada de Alacón.

En Oliete, municipio en el que la asociación lleva siete años recuperando olivos abandonados, lograron crear un nuevo puesto de trabajo para la nueva almazara. Cinco años después, la escuela ha pasado de cuatro a 12 estudiantes.

Hoy la historia se repite y Apadrinaunolivo.org apuesta por una solución similar: contratar a un agricultor con familia que cultive la tierra y se quede a vivir en el pueblo.

Con el resultado del cultivo de alcachofas, pimientos y puerros se elaborarán conservas vegetales en la industria que Apadrinaunolivo.org abrió hace tres meses en Alacón aprovechando una instalación municipal que había acogido ya tres talleres de empleo sin conseguir inculcar el gen del emprendimiento a ninguno de sus alumnos.

Las conservas, regadas con aceite de oliva virgen extra Mi Olivo, se venden también a través de la plataforma online Miolivo.org. Una sinergia que, según asegura la asociación en la web de micromecenazgo de la Fundación Triodos, “garantiza la estabilidad económica de la familia que se instale en el pueblo”.

“Y si todo marcha bien, como ya pasó en Oliete con el binomio olivos-almazara, lograremos poco a poco ir incrementando las necesidades de personal del proyecto de Alacón y afianzar ya no solo el colegio, sino su economía”.

Media semana después de poner en marcha el proyecto de micromecenazgo, éste ya ha rebasado sus objetivo mínimo y óptimo. Lo mínimo era lograr 6.200 euros para gastar en riego (800 euros), motocultor (2.500 euros), azada de rueda (200 euros), plantador (60 euros), herramienta de mano (300 euros) y abono (840 euros), así como planteros (1.500 euros). El nivel óptimo añadía a lo anterior un pequeño tractor (2.500 euros).

De modo que el proyecto se iniciará en agosto para que dé tiempo a la escolarización en Alacón de los nuevos estudiantes y en septiembre empezarán las labores de adecuación de la finca, así como la compra precisa de maquinaria, útiles y planteros.

Como todo proyecto de micromecenazgo, quien aporte (entre 10 y 300 euros) tiene a su alcance una serie de recompensas, desde conservas vegetales a noches de hotel en Madrid, Menorca o Asturias; y obtener una desgravación fiscal de hasta el 80 por ciento.

 

El redactor recomienda