Síguenos
Alacón inicia Alacón inicia
Carlos Sánchez, el maestro de Alacón, toma la temperatura a los alumnos a la entrada de la escuela. M.N.

Alacón inicia "un curso inolvidable" de la mano de la familia Saavedra-Molina con sus ocho hijos

La escuela del pueblo se ha salvado gracias al esfuerzo de Apadrinaunolivo.org y el Ayuntamiento

“Bienvenidos a un curso inolvidable”. Con este mensaje escrito con tiza en la pizarra de la escuela de Alacón recibía el nuevo maestro, Carlos Sánchez, a los seis alumnos con los que este año empieza la temporada escolar en una localidad que lleva un mes con la sonrisa en la boca por el mantenimiento de un servicio que estuvo al borde de perder. Pero gracias al empeño de Apadrinaunolivo.org y al apoyo del Ayuntamiento, en agosto llegó la familia Saavedra-Molina, que aporta nada menos que ocho niños al pueblo -más otro que está en camino- y cuatro al aula, además de un quinto al aula de escolarización anticipada para alumnos de 2 años de edad que acaba de abrir en Oliete.

Mañana de felicidad y nerviosismo en la puerta de la escuela de infantil y primaria de Alacón, perteneciente al Colegio Rural Agrupado (CRA) de Muniesa, cuya fachada lucía recién pintada para recibir a sus salvadores, cuatro niños de 10, 8, 4 y 3 años que se han integrado a la perfección con sus dos predecesores, de 4 y 10 años.

Gresamad dio la bienvenida al aula a sus nuevos amigos, con los que ya han compartido buenos momentos durante el verano. “Me parece genial que estén aquí porque creía que iba a cerrar el colegio, hasta que vinieron estos chicos nuevos y me alegré un montón. Si se hubiese cerrado la escuela habría tenido que ir al colegio de Muniesa”, explicó el veterano alumno, que considera “majos” a sus compañeros de pupitre.

El año pasado llegó a haber nueve niños en el aula de Alacón, pero “se fueron tantos que solo quedamos mi hermana y yo”, explicó el amable anfitrión. Junto a sus compañeros, ahora espera “aprender mucho, estudiar y pasar un nuevo curso”.

Alegría

Este joven representa la alegría de un niño que ve nuevos amigos con quien aprender y jugar. Uno de ellos es Manuel, para quien el cambio de residencia de Tordera (Barcelona) a Alacón es “una experiencia nueva”, así como la escuela unitaria, pues nunca había compartido clase con sus hermanos.

“Estamos bien en el pueblo, tengo amigos. Me gusta más vivir aquí”, dijo Manuel, pues se ve más libre que en su localidad de procedencia, de un tamaño muy similar a Alcañiz.

Lejos de decantarse por las letras o los números, a la pequeña Concha “lo que más” le gusta es “jugar”. Es por ello que su padre, José Saavedra, a quien Apadrinaunolivo.org le ha conseguido un empleo como agricultor en el huerto público de Alacón que estos días surte de alcachofas a la conservera local, preguntaba con sorna al maestro si la paciencia es una de sus virtudes.

Un verano intenso

El proyecto para la recuperación del olivar yermo de Oliete, que ha ampliado sus horizontes adquiriendo la conservera de Alacón, logró este verano más de 19.000 euros de una campaña de micromecenazgo para garantizar los primeros salarios de José y la compra de maquinaria para equipar las 2,5 hectáreas municipales para la producción de alcachofas, pimientos y puerros que asar y envasar con aceite de oliva virgen extra Mi Olivo producido en la almazara de Oliete.

Con raíces en Córdoba, el padre de familia viene de Barcelona con experiencia en invernaderos y agricultura. También se le da bien la construcción.

Gracias al consistorio, encontraron una casa que colma sus necesidades, con amplio corral en el que tienen hasta ovejas.

 

Los niños atienden las primeras palabras de su nuevo maestro en la escuela de Alacón. M.N.


Según dijo el alcalde, Ricardo Alquézar, en el pueblo habrá unas 130 personas empadronadas, por lo que “es una noticia buenísima que de repente vengan 10 más”.

Dado el volumen de peticiones de residencia de familias que han tenido en el último mes y medio para instalarse en el pueblo, Alquézar sueña con poder “traer más, y en eso estamos, pero de momento tampoco podemos ofrecer trabajo en un pueblo pequeño”.

Escuela

En cuanto a la escuela, el regidor confirmó que “teníamos dos niños en mayo y Educación nos avisó de que nos cerraría el colegio si no venía nadie más”. De modo que “fuimos dándole vueltas y, a través de Apadrina un olivo, empezamos a moverlo un poco hasta que conseguimos traer a esta familia”, por lo que “estamos muy contentos”.

Con una subvención del Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, “este año hemos cambiado una puerta que había para entrar al recreo y hemos pintado todo el exterior de la escuela”, además de reparar el tejado. Con todo, “lo hemos dejado adecentado” para el inicio de un curso escolar por el que se temía hace pocas semanas.

Si feliz está el Ayuntamiento de Alacón, más radiante luce Olaya Molina, que está de nuevo embarazada. Para ella es “un descanso” poderse desentender de los chiquillos por unas horas.

Nerviosos, pero contentos

Pasadas las 9 de la mañana, el autobús recogía a un hijo mayor camino al instituto. Con otros cuatro caminando y un quinto en carro que irá a Oliete al aula de infantil de 2 años, Olaya se dirigía a la escuela al encuentro con el maestro.

“Están muy nerviosos pero muy contentos. Es una escuela nueva para ellos, diferente porque tienen dos compañeros nada más y a ver qué tal”, manifestó.

En el mes que lleva en el pueblo, la familia ha podido conocer a algunos vecinos, especialmente en la piscina. Su objetivo no es estar de paso, sino quedarse. “De hecho, nacerá una aquí y esperamos quedarnos”, subrayó Olaya. En Alacón los niños están “a sus anchas”, a diferencia de Tordera, donde “cogíamos el coche para todo”.

“El hecho de abrir la puerta de un colegio en septiembre siempre es importante, pero si además vienen niños para continuar con la escuela todavía lo es más”, dijo el maestro, que asume el reto de dar por primera vez clase en un aula unitaria con confianza porque “en la provincia tenemos muchos referentes”.

Sánchez explicó que en la familia de su padre también son ocho hermanos, por lo que tiene “un hilo del que tirar”.

El redactor recomienda