Síguenos
Concluye el periplo de Tierra y Biela por el Teruel más sostenible Concluye el periplo de Tierra y Biela por el Teruel más sostenible
Las integrantes de Biela y Tierra, junto con el Grupo de Bandeadores San Blas de Alloza

Concluye el periplo de Tierra y Biela por el Teruel más sostenible

Ana y Edurne destacan el sentimiento de orgullo y el talento de pueblos vivos

La gira de 830 kilómetros en bicicleta de Biela y Tierra por Teruel para promocionar el valor medioambiental del territorio y su economía más sostenible finaliza este fin de semana en Alloza tras visitar 47 iniciativas del entorno rural que ya son soluciones reales para los retos que plantea la Agenda 2030. Ana Santidrián y Edurne Caballero destacan el sentimiento de orgullo de un mundo rural vivo que quiere existir conjugando actividades tradicionales y el talento de jóvenes preparados para dar un nuevo aire a sus pueblos.

La asociación aragonesa, que trabaja “por un mundo rural vivo y un consumo consciente y transformador”, ha ensalzado en su periplo por la provincia lugares de alto valor paisajístico y natural, así como proyectos artesanales, artísticos y gastronómicos de calidad.

“Hemos visto el sentimiento de orgullo de los turolenses de pertenecer al mundo rural. Nos han repetido muchas veces que están en su pueblo porque quieren hacerlo, de modo que salimos con mucha esperanza y una diversidad de paisajes y riqueza cultural que nos ha sorprendido por los cuatro costados”, dijo Santidrián.

Segunda edición

Después de pedalear 2.800 kilómetros en 2019 por el norte de España conectando a quienes producen con quienes consumen, promoviendo la alimentación como motor de cambio -proyecto que fue doblemente premiado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en la categoría de comunicación-, este año se decantaron por recorrer la provincia de Teruel a lo largo de 830 kilómetros con 9.000 metros de desnivel.

El objetivo seguía siendo “conocer a las protagonistas de un mundo rural vivo”, con el foco en un territorio que “reúne todos los retos” que habían detectado en su primera ruta y “albergar un elevado número de iniciativas planteando soluciones efectivas”, indica el proyecto en una nota de prensa.

En esta segunda edición, además de la soberanía alimentaria, los ecofeminismos, la movilidad sostenible y la agroecología -pilares básicos del proyecto-, han querido hacer especial hincapié en el papel de la cultura como herramienta de dinamización en los municipios.

A pedales, han recorrido el Jiloca, Sierra de Albarracín, Comarca de Teruel, Gúdar-Javalambre, Cuencas Mineras, Maestrazgo, Bajo Aragón y Andorra Sierra de Arcos, y difundido el día a día de las personas que trabajan para proveer a la sociedad, rural y urbana, de alimentos sanos, justos y sostenibles desde el entorno rural.

Ana y Edurne, en Alloza

El viaje dio comienzo el 10 de julio y concluye este fin de semana con la celebración de las Jornadas Culturales por un Mundo Rural Vivo, en Alloza, donde ya concluyera la edición de 2019.

El encuentro se celebra entre ayer y hoy sábado con todas las medidas sanitarias y un cuidado programa basado en teatro, música, paseo etnobotánico, cine y mercado de productos artesanos. Un espacio para que las iniciativas visitadas se den a conocer y muestren la riqueza diversa de las tierras turolenses, conectando el mundo urbano y el rural, con la alimentación como motor de cambio.

Ayer, recibieron a Santidrián y Caballero el Grupo de Bandeadores San Blas de Alloza. Después, María Sedano y Mariano Mangas dieron un concierto A corazón abierto en la iglesia. Se ‘presentó el proyecto Cinecicleta y se proyectó el vídeo África en Cinecicleta.

Gente con “potencial”

Caballero destacó “el potencial de la gente que se ha formado, especializado y que vuelve con nuevas ideas para desarrollarlas en su territorio de origen pese a las dificultades, como son la falta de conectividad, las deficientes comunicaciones, la reducción de transporte público u otros servicios básicos”.

Las ciclistas ponen de manifiesto también la anquilosada burocracia para la instalación de nuevas iniciativas de emprendimiento, que no se adapta a la realidad del medio rural por no entender su diversidad.

El resultado del viaje han sido publicaciones en redes sociales a diario de los lugares y los negocios en los que se encontraban, y también han escrito cuadernos de campo que están publicados en la web bielaytierra.com. Hay también podcasts en Radio Valdivielso y el domingo se publicará el primer vídeo. Habrá uno por comarca que recogerá todas las iniciativas visitadas.

En las próximas semanas recorrerán también los institutos para dar charlas “para que los jóvenes que viven en nuestros pueblos tengan referentes” de gente que, tras salir para formarse, ha vuelto con “iniciativas inspiradoras, que ya no son utopías y que pueden ser un modelo para no tener que marcharse a la ciudad”, dijo Santidrián.

Por otra parte, “vamos a iniciar una campaña de promoción y sensibilización junto a la Comarca Andorra-Sierra de Arcos, Cultiva saberes, cosecha futuro, con un vídeo que recogerá iniciativas diversas, realizado con más calidad porque hemos contado con una cámara profesional de Teruel”, cerró Caballero. El objetivo de esta campaña específica es vincular la promoción del valor medioambiental de esta comarca con la actividad económica sostenible, la vida saludable y el disfrute de la naturaleza.

Posando en el puerto de Majalinos

Esta campaña de sensibilización será la primera actividad del Plan de Sostenibilidad Turística de la comarca que aprobó la Conferencia Sectorial de Turismo, dotado con 3 millones de euros.

En 2019, tres de los siete galardones otorgados en la primera edición de los Premios Turismo Sostenible Teruel Siente recayeron en empresas o asociaciones de esta comarca, como son Apadrina un Olivo (Oliete), La Ojinegra (Alloza) y el Hotel Balneario de Ariño.

Una mirada hacia la vida de las mujeres en el medio rural

Bajo el título Mujeres y Ruralidades, Biela y Tierra conoció el pasado domingo en Andorra diversas experiencias lideradas por mujeres en el entorno rural.

En una mesa de experiencias, Carolina Llaquet habló sobre su labor como integrante del equipo técnico de la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales de Aragón, reseñando que en esta comunidad autónoma el emprendimiento femenino rural presenta tasas que superan al emprendimiento femenino urbano por la carencia de oportunidades para incorporarse al mercado laboral por cuenta ajena.

Pilar Edo, ganadera y agricultora del Jiloca, subrayó que es una de las pocas mujeres que está al frente de una empresa familiar de cereales y ganadería extensiva en su lugar de residencia, y deseó que en un futuro cercano se desarrolle una economía circular que revierta en el pleno empleo.

Por su parte, Begoña Sierra trasladó su experiencia como gerente de la Asociación de Empresarios Turísticos de la Sierra de Albarracín. Resaltó que el asociacionismo es uno de las principales herramientas para impulsar el desarrollo de todos aquellos proyectos que nacen en el mundo rural y que las mujeres son la pieza clave en la mayoría de asociaciones que existen en los pueblos.

Por último, la dinamizadora de la Era Rural, Cristina Espada, compartió su experiencia en esta red de apoyo al emprendimiento juvenil en el territorio aragonés.

En el debate posterior afloraron reflexiones como la imaginación de las mujeres emprendedoras, y como punto negativo destacaron la presencia minoritaria de ellas en el ámbito político, que es donde se toman las decisiones.

La presidenta comarcal, Marta Sancho, dijo que iniciativas del calibre de Biela y Tierra son necesarias para esta comarca que dirige la mirada hacia lo sostenible, hacia una economía circular y más verde, dando importancia al sector agroalimentario, al turismo y a la cultura.

Hizo de anfitriona la concejala del Ayuntamiento de Andorra Margarita Santos, que valoró muy positivamente el trabajo de visibilización del desarrollo del mundo rural y el papel de las mujeres en él.

 

El redactor recomienda