Síguenos
El Bajo Aragón refrenda su arraigo histórico hacia la cultura de la olivera El Bajo Aragón refrenda su arraigo histórico hacia la cultura de la olivera
El presidente de la Comarca del Bajo Aragón, Luis Peralta (centro), junto a los encargados de llevar a cabo el proyecto Tierra de Centenarias

El Bajo Aragón refrenda su arraigo histórico hacia la cultura de la olivera

El proyecto Tierra de Centenarias pretende potenciar el valor natural y patrimonial de la especie
Hablar del Bajo Aragón es sinónimo de hablar de una tierra arraigada a la cultura en torno a la olivera. Con ese pretexto surge el proyecto Tierra de Centenarias, con el que la Comarca del Bajo Aragón pretende promover el valor natural y patrimonial oculto de un árbol propio de la zona.

Luis Peralta, presidente de la Comarca, encabezó la presentación de un ambicioso proyecto que se llevará a cabo durante todo el año y que tiene su origen en el Área de Patrimonio del Consejo Comarcal. De hecho, fue María José Gascón, consejera de Patrimonio, la encargada de dar a conocer una iniciativa que se llevará la mayor parte del presupuesto de la consejería, con un total de 20.000 euros.

El programa pretende convertir la olivera y todo lo que la rodea en un reclamo turístico tanto para visitantes como para vecinos de los municipios que componen la comarca del Bajo Aragón. “Vamos a patear los quince pueblos que tienen oliveras y almazaras dentro de la comarca. Además, los cinco pueblos que no tienen oliveras también tendrán su participación en el proyecto”, comentó Gascón.

Rutas para conocer el terreno


Tierra de Centenarias pretende dar a conocer todo el patrimonio que engloba a las oliveras de la zona por medio de diferentes actuaciones. La actividad principal del programa será la compuesta por una serie de rutas entre algunos de los ejemplares más característicos del territorio, como la primera olivera catalogada en Aragón como Árbol Singular en Belmonte de San José o la variedad local, conocida como Manzanella, entre los municipios de Torrevelilla y La Codoñera.

La intención de la Comarca Bajo Aragón es convertir esas rutas en un legado para que la gente las pueda explotar tanto a nivel individual, como en grupo o de la mano de un guía turístico. En ese aspecto, Montse Thomson, guía de turismo, jugará un papel fundamental para el proyecto: “Buscamos que la gente no solo disfrute de las percepciones a través de los sentidos sino también todo lo que nace a raíz de la cultura del olivo”.

Fernando Zorrilla, experto en la materia, también pondrá de su parte para que el proyecto salga adelante: “Hemos enfocado el programa desde un punto de vista que pueda fortalecerse tanto el patrimonio como el turismo”.

Además, las cinco rutas programadas por el momento no tendrán coste alguno e incluirán una degustación gastronómica de algunos de los productos típicos del Bajo Aragón procedentes del olivo.

La puesta en marcha del proyecto será una vez pase la Semana Santa. En concreto, el día 8 de mayo está programada la primera ruta denominada Ruta de la Olivera de Cervera.

Distintas actuaciones


Tierra de Centenarias, además, contará con diversas actuaciones  a lo largo del año. Entre ellas se encuentra la publicación de una guía de las rutas, que incluirá relatos y fotografías relacionadas con la cultura olivera tradicional del Bajo Aragón.

Más allá de la guía, el proyecto también pretende sacar a la luz una exposición itinerante, que por medio de paneles sencillos permitan conocer algunas de las cuestiones básicas sobre las oliveras. El objetivo principal de esta muestra es que llegue a los colegios y escuelas rurales para que los más jóvenes del territorio puedan permanecer conectados a una tradición con muchos años de historia en la comarca.

Entre los otros eventos que incluye el proyecto figuran el habitual concurso de fotografía, que en esta edición cumplirá dieciséis años, y el de relatos cortos. Ambos se centrarán en el mundo del olivar bajoaragonés con el objetivo de mostrar la esencia de la cultura en torno a esta especia tan propia de la zona.

Desde la Comarca Bajo Aragón se confía en que el proyecto puede suponer un gran impacto a la zona, por lo que se pide la colaboración de los municipios para llegar a cada rincón.

 

El redactor recomienda