Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

El convento de las franciscanas de Cuevas, en la Lista Roja de Hispania Nostra El convento de las franciscanas de Cuevas, en la Lista Roja de Hispania Nostra
Fachada principal del edificio que albergó el convento de concepcionistas franciscanas de Cuevas de Cañart.

El convento de las franciscanas de Cuevas, en la Lista Roja de Hispania Nostra

La asociación alerta de su deterioro y reclama una intervención para mantenerlo
banner click 236 banner 236

La asociación Hispania Nostra ha incluido en la Lista Roja del patrimonio a convento de las concepcionistas franciscanas de Cuevas de Cañart, que se encuentra abandonado, prácticamente en estado de ruina y corre riesgo de desaparecer.

El convento pertenece a una familia que realiza pequeñas reformas puntualmente, aunque la asociación entiende que son “insuficientes”. Además, la iglesia del complejo, perteneciente al Obispado de Teruel-Albarracín,  “corre grave peligro, tiene el tejado lleno de agujeros que se van agrandando con el tiempo” y puede entrar en estado de “ruina” rápidamente, señala el informe de Hispania Nostra.

La alcaldesa de Cuevas de Cañart, Rafaela Liébana, explicó que el ayuntamiento redactó un informe sobre el estado en que se encuentra el convento y la iglesia y lo remitió al Obispado de Teruel, una vez que Hispania Nostra incluyó el inmueble en el listado de edificios en peligro de desaparición.

“Desde el Obispado nos contestaron que no podían hacer nada, porque no disponen de recursos para hacerse cargo del edificio y nos ofrecieron la posibilidad de quedárnoslo, pero nosotros somos un ayuntamiento pequeño, con muy pocos recursos, y que además estamos ahora centrados en la restauración del convento de los monjes servitas y no podemos asumir la recuperación de todo el patrimonio que se está deteriorando”, comentó la regidora.

Liébana señaló que “una vez que el Obispado nos respondió negativamente a la posibilidad de asumir la restauración, nos dirigimos al departamento de Patrimonio del Gobierno de Aragón para comunicarles la situación y solicitar que intervengan o nos echen una mano para que el patrimonio deje de deteriorarse y, al menos, no se pierda”, enfatizó la regidora. En este sentido, Liébana hizo hincapié en que “nosotros hemos hecho lo que nos correspondía y más allá ya no podemos ir, porque ahora estamos centrados en el convento de los servitas, donde hemos logrado rehabilitar el claustro gracias a una subvención que conseguimos en 2017”.

La alcaldesa de Cuevas de Cañart recordó que “con la borrasca Filomena del año pasado -la segunda que afectó a la zona después de Gloria, en 2020- todos los edificios se han deteriorado muchísimo y nuestro esfuerzo se está centrando en uno de ellos, en el convento de los servitas, donde se ha llevado a cabo la restauración del claustro”.

A continuación, el Ayuntamiento tiene previsto intervenir en la iglesia, que también era propiedad de Obispado de Teruel y Albarracín hasta que el Ayuntamiento se la compró en el año 2013.

Convento concepcionista

El edificio de las concepcionistas franciscanas es un gran conjunto que está formado por una iglesia y dependencias conventuales con una fachada principal que da acceso al convento. Tiene una puerta en arco de medio punto sobre el cual hay una hornacina con un remate en forma de venera. En el interior de la hornacina se sitúa una figurilla de la Inmaculada Concepción y, a cada lado, hay un óculo en el muro.

Las dependencias conventuales son las que tienen la fachada más interesante del convento, en donde se encuentra el cuerpo del claustro a tres alturas, construido con mampostería y tapial, según el informe de Hispania Nostra. En cada lateral se encuentran los torreones que lo  flanquean, con celosías en la parte superior.

La iglesia tiene una cabecera   plana y cuenta con una sola nave que se divide en tres tramos con capillas laterales. La nave está cubierta por una bóveda de cañón atravesada con lunetos, mientras que las capillas, que hacen de transepto, están cubiertas por cúpulas sobre pechinas ornamentadas con relieves vegetales en yeso. La iglesia contaba también con coro y en su lado izquierdo había un balcón barroco donde se situaría el órgano.

En 1678

El monasterio se fundó en 1678 con licencia del arzobispo de Zaragoza, habiendo empezado sus obras en 1669, y fue promovido por Domingo Bellido, quien en su testamento dejó escrito que se empleasen todos sus bienes para fundar el convento.

El convento estuvo ocupado por monjas de clausura franciscanas que vestían túnica y escapulario de paño blanco y manto azul con el bordado de la imagen de la Concepción, hasta el año 1981, cuando se trasladaron a un convento en el municipio de Borja. Desde entonces el monasterio se ha ido deteriorando por su estado de abandono y dejadez. Actualmente está en venta.

 

El redactor recomienda