Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Cuevas de Cañart restaura la ermita que construyó sobre la torre del homenaje Cuevas de Cañart restaura la ermita que construyó sobre la torre del homenaje
Desde la ermita de Los Pueyos se observa una buena panorámica de Cuevas de Cañart

Cuevas de Cañart restaura la ermita que construyó sobre la torre del homenaje

El templo de Pueyos se levantó en el siglo XVII sobre lo que quedaba de los restos del castillo
Cruz Aguilar

La Fundación Santa María está restaurando la ermita de Los Pueyos de Cuevas de Cañart, cuya principal característica es que todo lo que se conserva, que es la cabecera del templo, está construida sobre el antiguo castillo, posiblemente sobre lo que fue la torre del homenaje.

El templo, que se levantó en el siglo XVII, está pegado a los restos de la muralla del castillo y del mismo se conserva la cabecera, el ábside, que tiene forma cuadrangular porque pudo ser la torre del homenaje de la fortaleza, como delatan los muros de mampostería, según explicó el gerente de la Fundación Santa María, Antonio Jiménez.

La puerta de acceso, con un arco de medio punto, conecta con un gran patio de entrada que pudo ser la nave de la ermita, que no está conservada. Actualmente solo se puede ver lo que era la cabecera, que posiblemente fue la torre del homenaje, y los restos de la nave de la ermita. Esta planta estaba construida con muros de tapial y Jiménez destacó que la labor desarrollada durante las últimas semanas por los albañiles especializados en restauración de patrimonio ha sido de “conservación eficiente” puesto que la ermita se encontraba en muy mal estado tanto por el deterioro como por las inadecuadas intervenciones realizadas en ella.

 

Deterioro que presentaba el templo, construido sobre la torre del homenaje

Retirar el hormigón

Así, en las décadas pasadas se hicieron obras poco coherentes a nivel patrimonial y se forró de hormigón el tapial para evitar su caída, “pero lo que hicieron fue devaluar los restos más antiguos”, lamentó el gerente de la Fundación Santa María. Por eso, los albañiles se han centrado en eliminar esa capa de hormigón hasta llegar a los muros de tapial que se han consolidado mediante morteros de cal.

No obstante, no ha sido posible retirar todo el hormigón que forraba el templo, puesto que también estaba recubierta con este material la cúpula sobre pechinas que cubre el ábside así como la linterna y el cupulín que la remata. “Nos planteamos la posibilidad de eliminar ese hormigón pero con las vibraciones y dado el grosor podíamos dañar toda la cúpula”, por eso al final se decidió recubrirlo con una nueva capa de mortero de cal. Todas las fisuras y los deterioros se han recubierto con mortero de cal, un material autóctono que se usaba tradicionalmente y que “por desconocimiento se han sustituido por el hormigón”. Señaló Jiménez.

Lo más complicado de los trabajos ha sido la limpieza y el redescubrimiento de todos los materiales que había debajo, también la consolidación a base de morteros y sobre todo el montaje de los andamios, “que se ha tenido que hacer siguiendo la propia fisonomía de la ermita”. Otro de los aspectos que ha complicado los trabajos es el cupulín de la linterna, porque tenía “faltantes muy serios que lo ponían en riesgo y se han tenido que reponer con morteros” para posteriormente consolidar toda la pieza, según apuntó el responsable de la intervención.

 

Los trabajos ya están finalizados aunque lo idóneo sería acometer una nueva fase para recuperar los tapiales de lo que sería la muralla, con el fin de evitar su deterioro y poner en valor la antigua fortaleza. Otra de las actuaciones que queda para un futuro es la recuperación de las pinturas de grisalla que decoran el interior del templo.

 

Los esgrafiados interiores quedan para una fase de restauración futura

El punto más elevado

La alcaldesa de Cuevas de Cañart, Rafaela Liébana, señaló que se trata de una ermita emblemática para la localidad porque “está dentro del castillo y ademas es lo que se ve desde todo el pueblo porque está en el punto más alto”. Detalló que se trata de una pieza más del gran patrimonio que tiene la localidad, donde además de la ermita de Los Pueyos hay otras dos, la de San Juan y la de San Blas.

Cuevas de Cañart es conjunto histórico y la ermita de Los Pueyos está consideraba Bien de Interés Cultural al estar situada en el castillo, del que se conservan varios tramos de muralla. No obstante Antonio Jiménez matizó que si se llevaran a cabo excavaciones arqueológicas arrojarían informaciones relevantes sobre el pasado de esta fortaleza.

El redactor recomienda