Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

El estudio para la restauración de La Estanca  propone mejoras en los accesos y en los usos El estudio para la restauración de La Estanca  propone mejoras en los accesos y en los usos
Presentación del borrador del documento, en el Palacio Ardid de Alcañiz, ante distintas asociaciones locales

El estudio para la restauración de La Estanca propone mejoras en los accesos y en los usos

El borrador del documento se presentó a asociaciones, que formularon nuevas propuestas

Mejorar los accesos para viandantes a La Estanca de Alcañiz, habilitar zonas concretas en el embalse para determinadas actividades, potenciar sus posibilidades como espacio para la educación ambiental y concretar los posibles usos deportivos que puede tener el embalse y su entorno. Estas son algunas de las propuestas del borrador del Estudio de posibilidades de restauración integral de La Estanca, redactado por la asociación AEMS-Ríos con vida por encargo de la Confederación Hidrográfica del Ebro (Che).

La asociación presentó este documento preliminar a distintas asociaciones locales ciudadanas, deportivas y de tipo social, reunidas en el Palacio Ardid, una jornada de participación ciudadana destinada a informar del contenido del documento y a recabar nuevas propuestas que puedan incorporarse al documento definitivo.

Hasta ahora se han recibido más de 200, según fuentes municipales. Dirigieron la presentación de los resultados de este estudio inicial Javier San Román, comisario adjunto de Aguas de la CHE, Cesar Rodríguez, secretario general de la asociación AEMS Ríos con vida, e Ignacio Urquizu, alcalde de Alcañiz.

El estudio, que todavía no se ha dado por concluido, trata de analizar qué actividades son compatibles con el uso principal que tiene el embalse de La Estanca, el regadío. En este sentido, tal y como señaló César Rodríguez, secretario general de AEMS-Ríos con vida y coordinador del estudio, el documento que se está elaborando pretende analizar la viabilidad de distintos usos, entre ellos el agrícola, el social, el recreativo y el medioambiental. “Todos tienen cabida y viabilidad”, apuntó, y “hay que intentar que todos los valores y demandas que hemos recogido sean reconocidos, ordenados y planificados a partir de unas propuestas básicas que ya se han identificado”.

Aunque se convocó a varias decenas de asociaciones locales de distinto ámbito (alrededor de 50 acudieron a la convocatoria), se ha contado con la participación de distintas personas y entidades desde el inicio. Las propuestas recogidas hasta ahora a las que hacía referencia Rodríguez más arriba son las que distintos expertos o colectivos han planteado durante los últimos meses. “Hemos realizado un diagnóstico del estado de la situación y se ha trabajado mediante participación ciudadana con personas particulares y colectivos —a través de encuestas y entrevistas— que nos han ayudado a identificar necesidades y valores”, comentó el coordinador del estudio.

Varias posibilidades

César Rodríguez señaló que “distintos usos son viables, incluido el ambiental es compatible con el regadío, puesto que este embalse está reconocido por el Gobierno de Aragón como un humedal singular”. Junto a estos dos, el ámbito recreativo y deportivo también cobra fuerza.

En los últimos años algunos de esos usos han tenido un claro retroceso y parecía que la compatibilización no era posible. No obstante, el secretario general de AEMS matizó que “esas posibilidades se han visto mermadas, porque ha habido bastantes actuaciones de mantenimiento y de obras en la presa del embalse, donde se instaló un ciclo invertido y se arregló la zona de la toma de agua de riego, lo que provocó una disminución del nivel del agua”. En este sentido, se mostró partidario de que estas oscilaciones en el nivel de almacenamiento del líquido elemento deberían equilibrarse, “atenuarse, con el fin de mantener el valor medioambiental y los usos que son compatibles pudieran ser estables en el tiempo”. No en vano, ya hay experiencias de uso recreativo y deportivo, por lo que “de lo que se trataría ahora es de consolidar esta situación y de adoptar medidas”.

Propuestas

Entre algunas de las medidas que propone el estudio y que Rodríguez trasladó a las asociaciones locales está la zonificación de La Estanca. Especialmente interesante es “la parte oeste de la laguna, donde se encuentra el canal de toma de agua de Valmuel y Puigmoreno, lugar en el que se dan unas condiciones “de mayor naturalidad, de vegetación, con observatorios para las aves que ya se construyeron”. En puntos como este, comentó, “vamos a proponer una zonificación que proteja zonas mediante la aplicación de algunas limitaciones de uso y accesos.

Por otra parte, el actual sistema de accesos al embalse “no está bien articulado”, especialmente para los viandantes, por lo que sería necesario “contar con zonas peatonales claras desde la zona de la presa hasta el camping, lo que mejoraría su uso público”.

Otro aspecto a mejorar es la gestión de residuos sólidos urbanos en el entorno, así como la de la masa arbórea. Asimismo, el entorno del embalse “ha dejado de usarse como zona de ocio ciudadano como ocurría hace dos o tres décadas, cuando era el lugar al que se solía acudir a pasar la tarde de los domingos y a merendar”.

Por otra parte, el estudio plantea alternativas al camino de servicio de la CHE que circunda la laguna. “El uso de las barreras no está bien definido, y habría que plantear cuándo este tipo de barreras se usan con el fin de tener un espacio peatonal más claro”, señaló.

Entre las propuestas que incluye el documento preliminar figura la adecuación de barbacoas que puedan utilizarse en épocas en las que haya un riesgo bajo de incendios, la habilitación de mejores accesos desde Alcañiz de tipo peatonal, de forma que “la comunicación a pie o en bicicleta desde la ciudad al embalse fluya de manera natural. Asimismo, se incorporan propuestas para los usos deportivos, puesto que “existe una demanda por parte de distintos colectivos y es bueno ordenar estas actividades en espacios concretos y con el fin de invertir en infraestructuras de uso público”, añadió Rodríguez. Otra de las ideas está dirigida a lo educacional y pasaría por aprovechar el entorno para realizar actividades de educación ambiental.

Abierto a todo el público

La concejal de Participación Ciudadana, María Milián, explicó que el Ayuntamiento ha abierto el proyecto a la ciudadanía “con el fin de que aporte ideas nuevas que ayuden a completarlo y mejorarlo”. Para ello, enfatizó que “se ha enviado invitación a distintas asociaciones y colectivos que están en activo, a entidades deportivas, sociales, culturales ciudadanas, así como a las asociaciones de madres y padres de los centros educativos, a empresas de restauración e incluso a técnicos de distintas especialidades. “El proceso participativo está abierto a todo aquel que quiera aportar”, añadió Milián.

El redactor recomienda