Síguenos
El Grupo Arcoiris terminará la construcción de una residencia en Valderrobres que una empresa no concluyó El Grupo Arcoiris terminará la construcción de una residencia en Valderrobres que una empresa no concluyó
Edificio adquirido por la Fundación Arcoiris para construir la residencia de 68 plazas

El Grupo Arcoiris terminará la construcción de una residencia en Valderrobres que una empresa no concluyó

Impulsa el proyecto, que contará con 68 plazas, a través de su Fundación

La Fundación Grupo Arcoiris ha  adquirido en Valderrobres un edificio de tres plantas destinado a residencia que una empresa constructora dejó sin terminar tras entrar en concurso de acreedores. A través de su Fundación, el Grupo cooperativo ha anunciado que inicia las obras para concluir la construcción de la residencia el próximo año y ponerla en marcha en 2024.

El edificio se encuentra abandonado desde que la empresa impulsora se declarara insolvente. Finalmente, ha sido la Fundación del Grupo Arcoiris, constituida en 2021 para este proyecto, la que adquirió el edificio el pasado mes de agosto y la que se está haciendo cargo de las obras, que se retomaron el pasado mes de noviembre con la limpieza de los accesos.

Según explicó el gerente del Grupo, Juan José Moles, el edificio “se quedó al 60-70% de construcción”. Ahora “hay que hacer los suelos, reformar la planta baja, donde se ubicarán las cocinas, entre otros servicios; equipar la residencia y terminar algunas cuestiones de albañilería, porque hemos introducido algunas modificaciones en la distribución de la planta baja”, comentó.

Asimismo, también resta pendiente el ajardinamiento de la parcela. El solar en el que se inserta el edificio tiene una superficie destinada a zonas verdes de unos 1.500 metros cuadrados . Según especificó el gerente de la Fundación promotora, “nuestra intención es que éste sea un edificio lo más agradable posible, con zonas amplias de paseo para las personas mayores y con habitaciones que cuenten con terrazas y balcones”.

Edificio

El edificio cuenta con una planta baja, donde se ubicarán diferentes servicios y las cocinas más el comedor de la futura residencia. Asimismo, dispone de otras tres alturas en las que se ubican las habitaciones. En el sótano, según detalló Moles, estarían diferentes estancias, entre ellas las  salas de reuniones y los vestuarios del personal que trabaje en el inmueble, que se estima en unas 35 personas, entre profesionales de atención a mayores, especialistas de distintos cuidados y dirección. Asimismo, está previsto realizar cursos de formación el año que viene previamente a la contratación del personal.

Para la puesta en marcha del proyecto, la Fundación del Grupo Arcoiris llevará a cabo una inversión que rondará los cuatro millones de euros, uno que aportará de fondos propios y el resto se financiarán “mediante las ayudas públicas que podamos conseguir y con créditos bancarios”, manifestó Juan José Moles.

El proyecto residencial que quedó suspendido años atrás contemplaba 100 plazas, pero la Fundación Arcoiris ha reducido este número hasta las 68 plazas debido a que algunas de las habitaciones serán individuales, en concreto 30. El resto, 19, serán habitaciones dobles. Se adapta así el inmueble a las “nuevas demandas sociales y normativas legales”, además de que esta residencia est´´a “basada en un modelo de atención centrada en la persona, con estancias abiertas y espacios personalizados”, señalaron desde el Grupo.

Para la gestión del servicio, la Fundación Arcoiris se apoyará en la Fundación Ramón Rey Ardid, referente en la prestación de servicios a las personas más vulnerables, con la que ha llegado a un acuerdo para que se encargue de la gestión integral de la residencia. No obstante, el personal dependerá de la Fundación promotora.

Proyecto social

Moles manifestó que este es “un proyecto eminentemente social que se impulsa desde la Fundación, que es una entidad sin ánimo de lucro vinculada a la cooperativa Guco”, empresa que “pertenece al sector de la economía social”. La Fundación se constituyó en agosto de 2021 y está orientada al fomento y desarrollo de obras sociales, asistenciales, docentes y culturales”, de manera que este proyecto “supone un  paso adelante más en el cumplimiento de estos fines fundacionales”. En este sentido, señaló que el proyecto  tiene como objetivo “ofrecer a la población del Matarraña y otras comarcas cercanas un servicio que en el mundo rural no ofrecen entidades privadas, de manera que contribuímos así a mejorar la calidad de vida de los futuros usuarios”. En este sentido, enfatizó que el Grupo y su Fundación están “dispuestos a colaborar con otros proyectos sociales similares que los ayuntamientos del Matarraña  quieran poner en marcha”.

Por su parte, el alcalde de Valderrobres, Carlos Boné, valoró de manera positiva la reactivación de este proyecto. No en vano, recordó que “este tipo de iniciativas contribuyen a crear empleo, no solo durante el periodo de construcción, sino cuando la residencia esté en marcha”. En este sentido, indicó que “generan, además, mucho empleo femenino, lo que asienta población”, añadió. De la misma manera, hizo hincapié en que “en este momento hay demanda, porque en la residencia municipal vuelve a haber lista de espera”.

 

 

El redactor recomienda