Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

El parque arqueológico El Cabo de Andorra se revitaliza con las Jornadas de Cultura Ibera El parque arqueológico El Cabo de Andorra se revitaliza con las Jornadas de Cultura Ibera

El parque arqueológico El Cabo de Andorra se revitaliza con las Jornadas de Cultura Ibera

Teatralizaciones, visitas guiadas y demostraciones de oficios corrieron a cargo del grupo de Sedetanos, alma máter de la recreación

El parque arqueológico El Cabo de Andorra cobró vida gracias a las Jornadas de Cultura Ibera, que llenaron de oficios antiguos, de historia y tradiciones las instalaciones al aire libre. Un herrero, un carpintero, una sacerdotisa, un chamán, una costurera, una ceramista, entre otros personajes, aportaron vitalidad a este entorno que recrea a escala natural el antiguo poblado ibérico de Andorra, ya desaparecido, con unas 40 casas de planta rectangular y que cuenta con una gran calle central.

Este espacio cultural de época antigua situado en el paraje incomparable del monte San Macario regresó al siglo V antes de Cristo con la celebración de esta iniciativa cultural que continúa hoy domingo y que anoche tuvo como acto central una representación teatralizada en la que no faltaron ni la magia ni los ritos con fuego propios de la cultura ibérica y que deleitaron al público.

Pasear por las calles de un poblado del siglo V antes de Cristo, ver el atardecer rodeado del sonido de los herreros o de pobladores iberos de la época se convirtió en una experiencia única para quienes no habían asistido a ninguna de las ediciones anteriores.

“Esto es un fin de semana de cultura ibera que organizamos entre el Grupo de sedetanos y el Ayuntamiento y nuestra intención es únicamente dar a conocer el mundo ibero de una forma más amena, explicar de forma divertida y aplicada lo que era la vida en un poblado, reproduciendo en distintos espacios las profesiones que había en la época y facilitando al público que se acerca el aprendizaje, bien visitando los distintos oficios, o bien asistiendo a la visita guiada teatralizada, que es una de las actividades que más gustan, porque preparamos ritos y otras cosas”, explicó Emilio Gracia, presidente de la Asociación Sedetanos de El Cabo.

La tejedora y su ayudante, ayer por la mañana en el poblado

El parque arqueológico abrió sus puertas a las 10 de la mañana al público, que pudo ver in situ cómo trabajaba un herrero, un cantero o una tejedora, entre otros oficios que se repartieron por diferentes zonas del poblado.

Durante un recorrido por las instalaciones, el visitante podía comprobar cómo se elaboran piezas cerámicas y la posterior cocción de las mismas en un horno de barro. Además, en esta edición se ha invitado al cantero y escultor José Manuel Aragonés, que explicó a los asistentes los fundamentos básicos de la cantería y de la talla en piedra.

Una hora después de la apertura oficial del parque se inició una visita guiada, que estuvo teatralizada y en la que se representó un rito funerario.

Por la tarde, las instalaciones siguieron abiertas hasta las ocho para que aquellos que no pudieron asistir por la mañana a las actividades tuvieran también la oportunidad de ver las demostraciones de los oficios y la elaboración de las piezas de barro.

Jornada nocturna

En cualquier caso, el momento más esperado de esta jornada cultural tuvo lugar por la noche con la visita guiada nocturna, también teatralizada, a la que asistieron 40 personas, que se realizó con antorchas y que tuvo como protagonistas al grupo de 25 sedetanos voluntarios que se vistieron, como correspondía para la ocasión, con su indumentaria tradicional ibérica.

La visita nocturna se celebró por primera vez en el año 2019 y tuvo una gran acogida entre el público, según explicó el presidente de la asociación Sedetanos de El Cabo. Desde entonces no se había vuelto a realizar, dado que esta Jornada de Cultura Ibera ha estado dos años suspendida como consecuencia de las restricciones sociales impuestas por la pandemia de coronavirus.

Conferencia de Antonio Madrigal, parte técnica de las jornadas

Después de dos años

El responsable del grupo recreacionista valoró que el evento haya podido volver a programarse. “Cada año en que hemos celebrado la Jornada hemos intentado mejorar e incorporar nuevas ideas para amenizar la fiesta,  en la que ponemos toda la carne en el asador”, afirmó. Igualmente se pronunció la concejal de Educación, Cultura y Turismo, Margarita Santos, quien señaló que “este año ha habido mucha demanda y se espera mucha gente”. No en vano, “después de dos años en los que, por cuestiones de la pandemia, no se ha podido celebrar , la gente tiene muchas ganas de volver a la normalidad y de recuperar los actos culturales, que atraen a mucho público”, enfatizó. Prueba de la acogida que está teniendo este año la iniciativa ibera de Andorra es que las entradas a la visita guiada nocturna, qcon un aforo limitado de 40 personas, se completaron hace días.

La responsable de Educación, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Andorra reconoció que “las jornadas tienen una gran aceptación entre el público, tanto de Andorra como del resto de pueblos de la comarca, porque se preparan una serie de actividades que son muy distintas a las de Lakuerter, la Feria Ibera; en la Jornada Ibera se vive desde dentro la cultura ibera”. En este sentido, recordó que “tienen, además, una vertiente técnica, y en esta edición se ha incluido una conferencia que ya se celebró el jueves y que trató sobre Divinidades, Santuarios y Ritos en la Cultura Íbera. La ponencia corrió a cargo del arqueólogo Antonio Madrigal.

Lucha de dos guerreros en el parque arqueológico

Lúdica y técnica

En este sentido, la responsable municipal enfatizó que “estamos asentando esta parte técnica de las jornadas y es importante que sigamos así, porque atraemos a personas que están interesadas en conocer nuevos aspectos de la cultura ibera y del poblado El Cabo”. Paralelo a ello, añadió, “está la parte lúdica, que consiste en dar a conocer el parque arqueológico y, sobre todo, en recrear de una manera muy aproximada cómo era la vida en un poblado ibero cinco siglos antes de Cristo”.

Margarita Santos agradeció la “colaboración de la Asociación de Sedetanos, la del Consorcio Patrimonio Ibérico de Aragón, así como la del personal municipal que “colabora y hace posible que se pueda visitar el poblado durante el día y por la noche”, enfatizó la concejal.

La ceramista, con sus aprendices

El redactor recomienda