Síguenos
Encuentran otra fosa con restos de al menos cinco personas en Alcañiz Encuentran otra fosa con restos de al menos cinco personas en Alcañiz
Uno de los cuerpos hallados en una zanja en la que han sido localizados los restos de cinco personas

Encuentran otra fosa con restos de al menos cinco personas en Alcañiz

De cuatro cuerpos solamente se han hallado fragmentos sueltos

El equipo de arqueólogos vinculado a la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (Arico) ha localizado  en la parte vieja del cementerio de Alcañiz una nueva fosa común con los restos de al menos cinco personas, de las que solamente una mantenía el cuerpo completo. Del resto de individuos solamente quedan fragmentos sueltos, entre ellos un cráneo, un torso, varios pies y una mano.

Así lo confirmó ayer el arqueólogo Javier Ruiz, que ha dirigido las excavaciones que promueve la Asociación Pozos de Caudé y que el martes dio por terminada esta fase de excavación con la cubrición de la zanja.

Este último trabajo ha permitido a los investigadores conocer mejor el sistema de enterramientos del cementerio de la capital bajoaragonesa y en especial el que se corresponde con esta parte, conformada por una gran explanada en la que los arqueólogos estiman que todavía puede haber nuevas fosas relacionadas con la guerra civil 1936-1939.

La fosa donde se han encontrado estos restos fue localizada a finales de este mes de octubre  y tiene unas dimensiones de 7,5 metros de largo. Al ser excavada, vieron que se encontraba llena de cal, igual que la fosa encontrada en diciembre de 2019 en esta misma explanada y en la que se localizaron los cuerpos de 10 hombres. Según Javier Ruiz, “la cal es una característica que se da poco en fosas comunes en el resto de Aragón y en este caso nos sorprendió la primera vez, en 2019; sin embargo ya no ha sido tanta sorpresa esta vez, puesto que teníamos un precedente y en el mismo lugar”.

Alianza de oro encontrada en el interior

Francisco Zueco Ferrer

El mismo equipo de trabajo ya localizó otra fosa común con dos cuerpos en otro punto del cementerio de Alcañiz a principios de octubre. Esta prospección se realizó a instancias de la familia de Francisco Zueco Ferrer, alcañizano arrestado en 1948 y desaparecido de la cárcel de Alcañiz, donde había sido confinado y torturado durante días, según su familia, que fue la que indicó el lugar donde podrían haberlo enterrado. Para sorpresa de los investigadores, en lugar de un cuerpo aparecieron los restos de dos personas.

Nuevos sondeos

Después de esa primera localización, los arqueólogos de Arico iniciaron dos sondeos en la parte vieja del cementerio en un proyecto promovido por la Asociación Pozos de Caudé, en el mismo cuadro donde en el invierno de 2019 se localizaron los cuerpos de 10 personas. Como resultado de estas prospecciones, salió la semana pasada una fosa común que se encontraba parcialmente vaciada. En el interior quedaba un cuerpo completo y restos de al menos otras cuatro personas.

Según explicó el arqueólogo Javier Ruiz, “al fondo de la fosa había un cuerpo completo, otro cuerpo que se conservaba parcialmente y fragmentos dispersos de otros  (dos pies y una mano, además de un torso). Asimismo, ha aparecido un cráneo que presentaba un impacto de bala en la cabeza”, lo que evidencia la muerte violenta de las personas que fueron enterradas aquí.  También el esqueleto conservado al completo presentaba un impacto de bala en la cabeza.

En total, en esta nueva fosa hay restos de cinco personas. La explicación de que los cuerpos se encuentren fragmentados es que “en algún momento en la década de los años 40 fueron trasladados de lugar y que los enterradores no realizaron una exhumación precisa”, señaló Ruiz.

Según el responsable de la exhumación, excavando la fosa “ha terminado saliendo un fragmento de bala, una alianza de oro que lleva grabada la fecha de 1907 en la parte interior y algunos objetos personales de las personas que habían sido asesinadas.

La fosa excavada en diciembre de 2019 y la encontrada esta semana pasada son “muy similares, ya que en ambas se encontraron restos de cal junto a los restos humanos. En el interior se encontraron, además, distintos objetos personales” como alianzas de oro, botones y hasta una medalla religiosa. Además, varios cuerpos presentaban puentes de oro en las muelas.

En Valderrobres

El equipo de trabajo ha tapado la fosa y espera recibir permiso de Patrimonio para realizar una prospección en Valderrobres, donde se buscan los restos de Joaquín Ferrer Alaber, secretario del Comité Revolucionario de Ráfales, fusilado por los franquistas en la primavera de 1938.  A petición de la familia, de los nietos del desaparecido, la Asociación memorialista Pozos de Caudé ha recibido una subvención para intentar encontrar su paradero, que podría estar junto a la tapia del cementerio de Valderrobres. Se cree que junto a Joaquín Ferrer Alaber se fusiló al presidente del Comité Revolucionario de Ráfales, Salvino Gisbert Demar.

La familia espera dar con su paradero, 83 años después de su desaparición, tras ser detenido por las tropas franquistas durante la ofensiva de Aragón.

El redactor recomienda