Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

146_banner-aragon-negro-1200x150.png banner click 146 banner 146

Gargallo pone en valor el descubrimiento de una tortuga fósil en la mina La Pintada

La asociación local promueve una exposición y un sendero interpretativo para atraer visitantes

En 1957, el minero José Hernández Mellado encontró en la mina La Pintada de Gargallo un fósil de caparazón de tortuga con una antigüedad de 110 millones de años. Gracias a la implicación de la Asociación Amigos de Las Calderas de la localidad y el apoyo de la Fundación Dinópolis y el Gobierno de Aragón, se inauguró una exposición con la que el municipio espera ganar visitantes junto a un sendero interpretativo y la casa museo.

La muestra incluye fotografías del fósil, explica las circunstancias de su hallazgo y de su estudio y el contexto geológico: las minas de lignito que se han manifestado fructíferas para la localización de tortugas prehistóricas, como también se puso de manifiesto en el cielo abierto Santa María de Ariño.

La especie de Ariño, inicialmente bautizada como Trachyaspis turbulensis, es prima hermana de la Aragochersis lignitesta de Ariño, lo cual demuestra que al menos dos tortugas terrestres distintas convivieron en el área de la actual Comarca Andorra-Sierra de Arcos en el Mesozoico.

La primera descrita en España

Del hallazgo de Hernández Mellado tuvo conocimiento el célebre investigador francés Albert-Félix de Lapparent, que a su vez se puso en contacto con el especialista en tortugas fósiles Frederic Marie Bergounioux, por aquel entonces el principal referente en el estudio de estos reptiles a nivel europeo.

El fósil sirvió para definir la primera tortuga mesozoica de España, si bien posteriormente se ha conocido que no es de género Trachyaspis porque no es marina. Está actualmente reconocida como un heloquelídrido, es decir, un miembro de un grupo de tortugas totalmente terrestres. Se trató de especies con una apariencia muy diferente a la de cualquier tortuga actual y con caparazones que podían superar los 60 centímetros de diámetro. Unos buenos ejemplares.

Según apunta la exposición, el registro de tortugas fósiles de España es uno de los mas abundantes y diversos de Europa, con casi veinte nuevas especies del mesozoico descritas. La de Gargallo tiene la peculiaridad de que “fue la primera tortuga fósil que se describió en toda España”, puso en valor el director gerente de la Fundación Dinópolis, Luis Alcalá.

“La tortuga de Gargallo tendría el mismo aspecto que la de Ariño”, resumió Alcalá, que valoró el trabajo de la Asociación Amigos de Las Calderas. “Nos produce especial satisfacción que sea la gente del lugar la que se interese por la paleontología en lugar de ser nosotros, los paleontólogos, los que le propongamos que haga acciones” de puesta en valor, dijo el investigador. “Le da un valor añadido”, apostilló.

Ruta senderista

Dinópolis se ha encargado de diseñar la exposición y una ruta senderista que se ejecutará en una segunda fase, tal como explicó Julia Mateo, perteneciente a la junta de la asociación. “Colocaremos unos atriles con diez códigos QR” a lo largo de los cuatro kilómetros de senda, que coincide en parte con el PR-TE 93 Ejulve-Gargallo que la Comarca Andorra-Sierra de Arcos llevará próximamente hasta el Monasterio del Olivar. Al acercar el móvil, aparecerá un vídeo en el que un experto explicará los pormenores del descubrimiento del fósil y otras curiosidades. La senda morirá en la bocamina de La Pintada, donde se colocará un letrero.

El alcalde, Javier Gargallo, deseó que tanto la exposición como la ruta sean un reclamo para visitantes, en colaboración con la Casa Museo Miguel Gargallo.

El presidente de la asociación, Isidoro Almena, esperó que Gargallo “se levante un poco y prospere”, y agradeció la financiación del Fondo de Cohesión del Departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda.

La ayuda ha sido cercana a los 6.000 euros, según explicó el director general de Ordenación del Territorio, José Manuel Salvador, que recordó que el plazo de la convocatoria para la misma línea de actividades culturales del Fondo de Cohesión finaliza el 21 de junio. Se pueden pedir subvenciones hasta 6.000 euros.

Salvador puso en valor la “discriminación positiva hacia los pueblos pequeños” de estas ayudas y aseguró que fomentan el “orgullo rural” y las ganas de promover actividades a nivel local.

El redactor recomienda