Síguenos
La consejera de Sanidad asegura que la hospitalización domiciliaria de Alcañiz “no se va a cerrar” La consejera de Sanidad asegura que la hospitalización domiciliaria de Alcañiz “no se va a cerrar”
Algunas de las enfermeras que prestan el servicio de hospitalización domiciliaria en el Bajo Aragón

La consejera de Sanidad asegura que la hospitalización domiciliaria de Alcañiz “no se va a cerrar”

Cacerolada y recogida de firmas para evitar la clausura de la unidad

“No se va a cerrar” la Unidad de Hospitalización a Domicilio del Hospital de Alcañiz sino que "se va a reestructurar y se va adecuar al número de efectivos que se tenga en este momento". Así lo manifestó la consejera de Sanidad, Sira Repollés, en referencia a la alerta que han lanzado las enfermeras ante la paralización del servicio anunciada en primera instancia por la dirección del centro esta semana.

“Ha sido una información excesivamente alarmista”, opinó Repollés, que en declaraciones a los periodistas antes de la inauguración del busto de Santiago Ramón y Cajal en la entrada del Hospital Nuestra Señora de Gracia de Zaragoza aseguró que la reorganización será “coyuntural y temporal, y desde luego no se va a cerrar”.

La responsable explicó que las plazas de facultativo de Medicina Interna del Hospital de Alcañiz, de las que depende el servicio de hospitalización domiciliaria, están cubiertas pero “se encuentran en una situación de un poco menos de efectivos de los que tenemos habitualmente” porque hay “bajas y medias jornadas”.

Repollés anunció que la “voluntad” de su Departamento pasa por la “sustitución inmediata en cuanto tengamos disponibilidad de esos profesionales”.

Por tanto, enfatizó, “no se va a cerrar la atención domiciliaria”, sino que “simplemente se va a reestructurar y adecuar al número de efectivos que se tenga en este momento” que, según informaron las enfermeras, ahora son 6,5 de las 10 plazas de facultativo. “Por supuesto, no querríamos en ningún momento que se cerrase la atención domiciliaria porque ha sido una acción altamente efectiva que ha demostrado su eficacia y ha sido una buena práctica durante la pandemia, y queremos que así permanezca”, apostilló Repollés.

Firmas y cacerolada

Por su parte, las enfermeras han iniciado una campaña porque están seguras de que “quieren cerrar el servicio de hospitalización a domicilio”. En este sentido, este viernes a las 12 horas recogerán firmas en la puerta del hospital y a las 13 horas realizarán una pitada y cacerolada “en protesta por el cierre de la unidad”.

En caso de no poder asistir por no residir en Alcañiz, animan a concentrarse frente a los ayuntamientos y enviar la foto. “Todo el mundo cuenta, todo el mundo suma”, reivindican.

Las enfermeras aseguraron este miércoles que, tal como les expresó la dirección, el servicio dejaría de prestarse el 7 de noviembre en los términos actuales alegando carencia de médicos internistas.

Las oposiciones se celebrarán en febrero de 2021, pero la toma de posesión de las plazas no será hasta meses después, por lo que las enfermeras temen que, con cerca de un año cerrado, el servicio ya no se retome.

Unidad pionera

En un comunicado, las enfermeras recordaron que la unidad de Alcañiz fue pionera en Aragón en 2015, lo que benefició “a muchos pacientes y familias” que han mostrado su “afecto y satisfacción” en este tiempo.

La Hospitalización a Domicilio, aseguran, “ha sido en la crisis sanitaria del Covid una solución” a la saturación del hospital, con un equipo de profesionales “que siempre ha tenido una magnífica predisposición” para evitar “el colapso” del centro sanitario.

Enfermería interna recuerda que la gripe ya está aquí y que los ingresos por esta patología, en su mayoría pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), aumentarán considerablemente.

El servicio ha permitido que parte de estos pacientes puedan pasar el mal trago en casa, evitando con ello “muchos casos de camas cruzadas” en el hospital, con unas instalaciones ya de por sí obsoletas.

Si se consuma la decisión, advirtieron, se perderá “calidad” sanitaria. “No se puede permitir que se pierdan más servicios en nuestro devastado Teruel, necesitamos movilizar a la población para evitar el fin de algo que ha traído muchos beneficios a los habitantes del sector de Alcañiz”, que agrupa a 72.000 usuarios.

El redactor recomienda