Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La ocupación hotelera ronda el 100% en los alrededores del circuito de Motorland La ocupación hotelera ronda el 100% en los alrededores del circuito de Motorland
Moteros procedentes de Madrid, el viernes a su llegada a La Ginebrosa

La ocupación hotelera ronda el 100% en los alrededores del circuito de Motorland

Andorra y Alcorisa están al 60-70% y todavía tienen plazas libres en sus alojamientos
La ocupación hotelera en Alcañiz y los pueblos más próximos al circuito de velocidad de Motorland roza el 100% en un año en el que, a pesar de que se ha autorizado la venta de entradas (hasta 20.000), el sector hostelero del Bajo Aragón no tenía grandes expectativas en el Gran Premio de Aragón de MotoGP. Sin embargo, después de que la última prueba del Mundial celebrada en Alcañiz fuera sin público, la posibilidad de recibir aunque sea un 20% de aficionados ha animado a los empresarios del sector turístico y de servicios de la localidad anfitriona.

El fin de semana motero se ha salvado, según parece, en el último momento, en las dos últimas semanas, gracias a las reservas de última hora que han vuelto locos a muchos gestores de casas de turismo rural y establecimientos turísticos, pero que han dejado a los alojamientos con una ocupación que, sin ser del 100%, prácticamente roza ese porcentaje en Alcañiz y está muy próxima en las viviendas de turismo de los municipios situados en las proximidades.

A medida que nos alejamos del circuito la ocupación va en descenso, según confirmó el presidente de la Asociación Provincial Teruel Empresarios Turísticos, Roche Murciano, quien señaló que “Alcorisa y Andorra no están llenos, pero sí rozan el 60 o el 70% en algunos establecimientos, lo cual es positivo en
un año tan especial como éste”. No en vano, en ediciones del Gran Premio anteriores a la pandemia de coronavirus “se llenaba hasta Zaragoza de gente que iba y venía al circuito, así que en esta edición en que se han puesto a la venta muchas menos entradas se ha ocupado prácticamente al 100% Alcañiz y cerca de esa cifra los pueblos de los alrededores”.

El balance es positivo, según la gerente de la Asociación Turismo Bajo Aragón, Nieves Ballestero, sobre todo si se compara con la edición anterior, con una prueba desangelada, celebrada en plena pandemia de coronavirus, con los datos sanitarios cada vez más preocupantes tras las consecutivas oleadas de covid-19 y en la que faltó el calor del público en el circuito y en las calles.

Reservas y cancelaciones


Ballestero explicó que “las reservas de última hora son las que han salvado el fin de semana”.

Aunque los equipos deportivos ya tenían reservados sus hoteles desde septiembre del año pasado, quedaban muchas plazas todavía por cubrir “y se han ido llenando en el último mes”, algo que no solía suceder en las ediciones del Gran Premio previas a la pandemia. “Se han producido cancelaciones de reservas y renovación de las mismas plazas a los pocos días y conozco algún establecimiento al que le han cancelado hasta cinco veces la reserva de un apartamento, y finalmente ha acabado teniendo una reserva de nuevo”. Algo nunca visto, según Ballestero.

La gerente de la Asociación Turismo Bajo Aragón encontró una única explicación a este comportamiento: la pandemia y la incertidumbre que han generado las sucesivas oleadas de Covid-19 y las medidas restrictivas establecidas por el Gobierno de Aragón para frenar los contagios. “Muchos establecimientos de Alcañiz están reservados desde el final del último Gran Premio, porque tienen como clientes a equipos de competición, con mecánicos y personal de las empresas que vienen a trabajar al circuito, así que lo que queda libre se ha reservado con antelación, pero también se han producido cancelaciones y nuevas reservas”, comentó la gerente de la Asociación Turismo Bajo Aragón. Esta práctica, por otra parte, “la facilita el hecho de que muchos de nuestros establecimientos asociados no cobren por las prerreservas”.

Por otra parte, se ha dado otro fenómeno que en otras ediciones de MotoGP no se producía. Al haber pocas entradas a la venta y quedar plazas libres en Alcañiz y los municipios más próximos al circuito, muchos aficionados han decidido cancelar las reservas que tenían en municipios más alejados y buscar alojamiento lo más cerca posible de Motorland. Según explicó Nieves Ballestero, “nos consta de gente que había hecho la reserva en el Forcall (Castellón), y cuando se dio cuenta dónde estaba el circuito de alejado del lugar donde iba a alojarse nos llamó para preguntar si quedaban plazas libres en la zona”.

De última hora


En cualquier caso, en los últimos días ya no es tan sencillo cerrar operaciones como al principio, porque las plazas son más específicas, quedan menos camas libres. También ocurre que “en la última semana se reciben muchas solicitudes de gente que quiere una habitación para un fin de semana, o para una noche o dos y solo para dos personas, cuando los establecimientos asociados que tenemos, las casas de turismo rural, por ejemplo, están acostumbrados a vender la casa completa y para grupos que se quedan muchos más días, como pueden ser los trabajadores de los equipos, periodistas que vienen a cubrir el evento, etc”. Los alojamientos rurales, apuntó la gerente, “no pueden atender ese tipo de peticiones”.

En cualquier caso, la venta de entradas para el Gran Premio “ha sido fluctuante todos los años y creemos que aún podría animarse mucha más gente a última hora, porque el hecho de que Rossi haya anunciado su retirada puede suponer un aliciente para los aficionados que quieran verlo correr en su último año”, enfatizó la gerente de la Asociación Turismo Bajo Aragón.

Con todo, recalcó que en su asociación “estamos satisfechos, porque después de un año tan malo y complicado como el pasado esto es un aliciente para seguir adelante”.


Impacto de la pandemia


Por su parte, el presidente de la Asociación Teruel Empresarios Turísticos afirmó que “sabemos que llevaban unas 11.000 entradas vendidas”, así que “pensamos que no se llegará a las 19.000, salvo que se anime mucho el aficionado a última hora. No en vano, “en el circuito tienen mucha ilusión con que venga gente a última hora, aunque disponemos de poca información adicional”, según señaló.

Según Roche Murciano, “Alcorisa y Andorra no están llenos, pero sí sobre el 60 o 70% de ocupación”, lo que consideró positivo para el sector, que vivió un 2020 muy complicado”.

El presidente de los Empresarios Turísticos de Teruel también valoró “que se empiecen a abrir las puertas para la llegada de público, porque a la hostelería le viene de maravilla, a la restauración y al hospedaje también” y “a pesar de no tener mucho público, que lo haya siempre es satisfactorio”, añadió.

La pandemia y las restricciones han limitado, en su opinión, la venta de entradas. “Pienso que si hubiera habido algo más de ambiente, como aquel al que estábamos acostumbrados, quizá habría mejorado la venta de entradas”.

El redactor recomienda