Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

Demolición de las torres. Antonio García

Más de 270 kilos de explosivo echan abajo las tres torres de refrigeración de la central térmica de Andorra

Lambán ve "lógica" lo que considera un decisión empresarial y el PP tacha el hecho de espectáculo "lamentable"
banner click 236 banner 236

Más de 270 kilos de explosivo han echado abajo este viernes las tres históricas torres de refrigeración de la central térmica de Andorra, que se levantó hace 40 años y que cesó su actividad en 2020. Para la ocasión, Endesa, propietaria de la central, ha utilizado un dispositivo especial para que la detonación se llevara a cabo con todas las medidas de seguridad. Más de doscientos profesionales, encargados de los trabajos de desmantelamiento, se han encargado de un operativo técnico sin precedentes para llevar a cabo la demolición.

Las tres torres de refrigeración, con una altura de 173 metros y un diámetro de 83 metros en la base y 50,7 en la coronación, han pasado a la historia al filo de las 11.30 horas. La voladura de las tres torres, según las previsiones, ha generado un impacto notable, no solo a nivel sentimental para los andorranos sino también a nivel medioambiental. Un total de 260.000 toneladas de escombros van a ser ahora recogidos para reducir en todo lo posible las afecciones al entorno.

La postal andorrana ya no será la misma. No obstante, los vecinos del municipio todavía podrán contemplar la chimenea principal de la central, de 343 metros de altura, que será demolida en el año 2023.

Valoraciones e interpretaciones

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha afirmado que el derribo de las torres de la central térmica de Andorra es algo "absolutamente lógico" y una decisión de la empresa, ya que a pesar de que manera bienintencionada haya quien quiera que permanezcan, nadie ha dicho para qué iban a servir ni cómo pagar su mantenimiento, que sería "carísimo". Precisamente este viernes es la voladura controlada de las tres torres de refrigeración de la central y el presidente ha subrayado que Endesa no se iba a hacer cargo de su mantenimiento y que "no sería razonable" que el Ayuntamiento de Andorra destinada sus recursos a mantener unas torres que progresivamente se irían deteriorando.

En todo caso, ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad a los andorranos porque su futuro "poco a poco se va despejando". En ese sentido, ha destacado que a pesar del retraso en la firma en los convenios de transición justa, cuya tramitación está siendo más complicada de lo que se pensaba inicialmente, "tarde o temprano llegarán".

Ha agregado que el proyecto para la localidad anunciado por la empresa Oxaquim con la creación de 384 empleos supondrá superar las cifras de puestos de trabajo de la térmica, y serán más del doble de los que existían cuando el carbón estaba plenamente vigente sumados los que generará el nudo Mudéjar.

Espectáculo lamentable para el PP

El diputado del PP, Juan Carlos García Suso, ha lamentado el "espectáculo" que a su juicio se ha generado en torno a la voladura, este viernes, de las torres de refrigeración de la Central Térmica de Andorra (Teruel), en un "día triste" para el Bajo Aragón, que ve cómo se borra la historia de la instalación "que más empleo, riqueza y desarrollo" ha dado a esta parte de la provincia. Suso, en una rueda de prensa, ha lamentado que se haya convertido el definitivo fin de la central en un espectáculo con la colocación de gradas para que la gente "disfrute" viendo "cómo se destruye un emblema".

El parlamentario ha enfatizado, sin embargo, que aunque haya quien quiera borrar este símbolo, "nadie olvidará bajo qué gobierno se cerró y se demolió". La voladura de las torres, ha recordado, se produce después de tres años de "falsas promesas" relacionadas con el convenio de transición justa, que aún no se ha firmado a pesar de que en febrero de 2020 el presidente aragonés, Javier Lambán, anunció que la rúbrica se produciría al mes siguiente.

En estos tres años, según Suso, se han demostrado, por tanto, varias cosas: que "es muy fácil destruir pero es muy complicado construir"; la "incompetencia" del Gobierno de Aragón y que quienes verdaderamente creen en el territorio son solo los habitantes y las empresas turolenses.

"Ni una empresa nueva ni un solo puesto de trabajo creado" desde que se anunció el cierre, ha lamentado, y las gentes de la comarca, por tanto, "siguen sin alternativas" cuando en otros países de Europa, como por ejemplo Alemania, las térmicas seguirán abiertas hasta 2038.

La "catastrófica política energética" del gobierno de España, ha zanjado el diputado popular, es la responsable de los "desorbitados" precios de la electricidad. 

  • 381_dsc04057.jpg
  • 381_dsc04000.jpg
  • 381_dsc04030.jpg
  • 381_dsc04024.jpg
  • 381_dsc04045.jpg
  • 381_dsc04057.jpg
  • 381_dsc04000.jpg
  • 381_dsc04030.jpg
  • 381_dsc04024.jpg
  • 381_dsc04045.jpg

El redactor recomienda