Síguenos
Más de 30 personas participan en un jornada de anillamiento de aves en Andorra Más de 30 personas participan en un jornada de anillamiento de aves en Andorra
Osácar muestra un ave durante la jornada de anillamiento celebrada este fin de semana

Más de 30 personas participan en un jornada de anillamiento de aves en Andorra

Actividad ambiental que se enmarca en los actos conmemorativos del Día del Árbol

Petirrojos, carboneros, jilgueros, algún ruiseñor bastardo, mirlo y alguna especie de currica capirotada fueron anilladas este sábado por la mañana durante la salida ornitológica organizada por el Centro de Estudios Ambientales (Cea-Ítaca) de Andorra en la que participaron más de 30 personas entre niños y adultos y que estuvo dirigida por el ornitólogo Santiago Osácar, un experto en educación ambiental  y espacios naturales.

La jornada se enmarcó dentro de los actos conmemorativos del Día del Árbol que se celebrará en Andorra el próximo 26 de febrero. Será el próximo sábado, cuando, entre otros actos, está prevista la plantación de encinas en la parte posterior del edificio del Cea-Ítaca.

El anillamiento de aves que tuvo lugar ayer por la mañana junto al río Regallo de Andorra “ha sido una actividad ambiental cuyo objetivo no era otro que acercar el espacio natural a las personas que están interesadas en éste y en conocer las aves que tenemos en nuestro entorno”, enfatizó Olga Estrada, coordinadora de actividades del Cea-Ítaca, que también participó en la iniciativa.

Anillador oficial

El anillamiento ornitológico de aves propiamente dicho corrió a cargo de un anillador oficial, en concreto de Santiago Osácar, licenciado en Bellas Artes y Teología, que, a su vez es escultor, dibujante y divulgador del medio natural, un referente en el estudio y en la difusión de los parajes naturales. Osácar dirigió ayer por la tarde  un taller de dibujo y pintura naturalista en Andorra titulado ‘Aprende a dibujar aves’ que se celebró entre las 16.00 y las 18.00 horas.

El anillamiento matutino tuvo lugar junto al cauce del río Regallo. A primera hora de la mañana del sábado se colocaron redes en distintos espacios del entorno para que los pájaros que vuelan más bajo quedaran enganchados y pudieran ser anillados. Luego, a lo largo de la mañana, Santiago Osácar enseñó a los participantes cómo se colocan las anillas identificativas, todas ellas homologadas, en las patas de las aves. Después, cada pájaro fue liberado.

Conocer el trayecto

“Las anillas que se les colocan a los pájaros están homologadas por el Ministerio de Medio Ambiente, de manera que cuando el ave en cuestión sea localizada en otro país se sabrá qué camino ha seguido hasta llegar allí”, comentó Olga Estrada al término de la actividad.

En esta iniciativa participaron 34 personas. “Ha sido una experiencia muy bonita, porque se han podido ver especies diferentes, algunas características de la zona y otras que están en este momento de paso por aquí”, explicó la coordinadora del Cea-Itaca. “Hemos conseguido el objetivo, que no era otro que dar a conocer aspectos de cada una de las especies que se nos han mostrado”, indicó. En este sentido, valoró que “el anillador nos ha explicado cuáles son las características de cada una de ellas, qué les gusta comer, en qué zonas se encuentran, si es más frecuente que estén en la zona o en otra, es decir, se nos ha aportado una información muy interesante”, enfatizó Estrada.

Buena alimentación

Por otra parte, Osácar detalló durante la jornada que las aves que habían sido capturadas estaban muy bien nutridas. “El ornitólogo nos ha explicado que el hecho de que los pájaros tuvieran unas plumas muy coloridas era un síntoma de que estaban bien nutridas y de que tenían una buena alimentación”.

Según valoró al final del día la coordinadora de actividades del centro, “la jornada ha sido muy bonita y los asistentes se han quedado muy satisfechos con la experiencia, porque no solo han visto cómo se lleva a cabo todo el proceso y conocido el sentido del anillamiento, sino que, al final del día, han tenido la oportunidad de poder coger los pájaros y echarlos a volar, de liberarlos”. Además,  explicó que “Santiago Osácar -que como se ha dicho, además de divulgador ambiental es también dibujante- ha repartido láminas a los niños  para que se las lleven a casa y se fijen en cada uno de los pajaritos y aprendan para saber identificarlos”, añadió.

El redactor recomienda