Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

Patrimonio ultima la sustitución de la dañada cubierta de la Loma del Regadío de Urrea de Gaén Patrimonio ultima la sustitución de la dañada cubierta de la Loma del Regadío de Urrea de Gaén
La instalación de la nueva cubierta está casi finalizada. Ayuntamiento de Urrea de Gaén

Patrimonio ultima la sustitución de la dañada cubierta de la Loma del Regadío de Urrea de Gaén

La nueva protección de los restos bajoimperiales de la lluvia y el viento cuesta 130.000 euros

La Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón ultima los trabajos de sustitución de la cubierta del yacimiento romano de la Loma del Regadío, en Urrea de Gaén, tras una adjudicación directa por 91.000 euros después de que el concurso lanzado el pasado verano quedara desierto.

La tramitación de emergencia “ha permitido adelantar los trámites y realizar una adjudicación directa”, explicaron fuentes del Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, “de manera que se acelerará la actuación” y e evitará que “las inclemencias meteorológicas” tengan “más efectos” sobre los restos arqueológicos. Los trabajos tienen un periodo de ejecución de 75 días y, según las mismas fuentes, están cercanos a su finalización.

Los trabajos han sido adjudicados a Ferroblesa SL, la única empresa que licitó en su día pero que no adjuntó correctamente toda la documentación requerida, por 91.546,58 euros (75.658,83 euros más IVA). La compañía de Royuela se encargará de la sustitución completa del panelado de la techumbre por un nuevo sistema que impida que el viento y las precipitaciones acaben por estropear los restos de este complejo habitacional e industrial en el que se instalaron las élites romanas del siglo III al V.

La actuación incluye también el saneamiento y reparación de patologías en la cimentación de la techumbre, adjudicadas por 21.947,46 euros (18.138,40 euros más IVA) a Construcciones Carrillo Magallón SL, una empresa local que tiene dos meses para acometer los trabajos.

Además, las actuaciones arqueológicas previas y la supervisión arqueológica durante las obras de sustitución de la cubierta han sido adjudicadas por 6.043,95 euros a la empresa Acrótera, mientras que Enrique Rabaza llevará la dirección de ejecución de obra y coordinación de seguridad y salud por 5.324 euros. La dirección de obra (4.961 euros) se la reparten José Ángel Gil y Marta Clavería al 50%. De esta forma, el presupuesto total de las obras asciende a 129.822,99 euros.

El proyecto de adecuación fue redactado por la propia Clavería y supervisado favorablemente por la arquitecta del Servicio de Protección, Conservación y Restauración del Patrimonio Cultural, Beatriz Olona, con fecha 24 de mayo de 2021.

Patologías y soluciones

En las visitas técnicas realizadas a la Loma del Regadío se verificó que los paneles traslúcidos de policarbonato de 5x1 metros instalados en 2009 habían tenido un comportamiento inadecuado para su función, debido a una ejecución deficiente de las sujeciones y solapes en el sistema constructivo elegido.

La estructura de metal bajo los paneles también había sufrido desperfectos a causa de los fenómenos meteorológicos, lo que dejó aberturas que comprometen el estado de los restos de la villa romana, un potente centro agroindustrial donde se producía aceite y vino y que constituye uno de los testimonios mejor conservados en Aragón de una explotación rural con vivienda de aquella época.

Como solución, la arquitecta redactora de la intervención propone en el proyecto técnico la sustitución de toda la cubierta de policarbonato (alrededor de 1.653 metros cuadrados) por chapa grecada conformada en frío de acero galvanizado, con un 10% de material de cobertura translúcido, que también será de policarbonato.

El objetivo de la actuación es garantizar la estanqueidad, la durabilidad, mantener la iluminación natural del yacimiento y mejorar las futuras actuaciones de mantenimiento.

Además del elemento de cobertura, el edificio también presenta un claro problema en el sistema de evacuación de aguas pluviales. Para resolverlo, el proyecto amplía la capacidad del canalón perimetral de chapa metálica galvanizada e incrementa el número de bajantes a ocho unidades.

La cubierta de La Loma del Regadío se construyó en 2009 gracias a 300.000 euros sufragados al 25% por el Gobierno de Aragón y al 75% por el entonces 1% Cultural del Ministerio de Fomento.

Durante los años 2010 y 2011 fueron necesarias algunas actuaciones de reparación en la cubierta, vinculadas principalmente al sistema de evacuación de aguas. Pero el problema de su estado actual radica en que en los últimos años se ha producido una importante degradación de la estructura que afecta al yacimiento.

Intervenciones previas

En marzo de este año, la Diputación de Teruel, a través de los técnicos del Museo Provincial, llevaron a cabo distintas actuaciones de urgencia para la conservación y restauración de algunos restos arqueológicos afectados por el agua que entró por el mal estado de la cubierta.

Bajo criterios de máximo respeto a la integridad estética, histórica y física de todos los elementos originales, se intervino en la mampostería; el mortero del encofrado; los pavimentos de opus signinum, opus spicatum y canto rodado; los revestimientos de mortero blanco; los revestimientos murales de la pars urbana; un tapial y el borde e interior de las cisternas.

Los daños o alteraciones detectadas eran de degradación y desplazamiento, desmenuzamiento o desagregación, colonización biológica, vaciado de las juntas, cuarteado, pérdida de adherencia, desprendimiento de placas, eflorescencias salinas o exfoliación y fractura de los elementos, informó la DPT.

Los tratamientos que se llevaron a cabo fueron de remoción de los elementos degradados, de consolidación y reconstrucción de otros, de reubicación previa instalación de capa de intervención que señaliza la intervención, de relleno e inyección de mortero, de  limpieza manual, mecánica y química, y de aplicación de biocida.

Un potente centro agroindustrial de aceite y vino

La Loma del Regadío es una villa romana bajoimperial en la que se han identificado, al menos, cuatro fases de ocupación entre los siglos III y V.  Se trata de un potente centro agroindustrial donde se producía aceite y vino y que constituye uno de los testimonios mejor conservados en Aragón de una explotación rural con vivienda de esa época.

Las primeras excavaciones se realizaron en 1959 como consecuencia del descubrimiento fortuito de un mosaico, depositado en el Museo de Teruel, que se ocupa de la preservación del yacimiento. En 1997 se retomaron los trabajos de excavación de forma continuada y sistemática a lo largo de 14 campañas arqueológicas sobre un espacio de unos 1.500 metros cuadrados, que permitió rescatar 25 estancias.

La Loma del Regadío fue declarada Bien de Interés Cultural en 2004 y su musealización se inauguró en 2012, con el apoyo del Gobierno de Aragón. Se invirtieron unos 700.000 euros, que sumados a la cubierta superan el millón de euros, más ampliamente con los actuales trabajos de sustitución.

El yacimiento se integra en la Red de Villas Romanas de Hispania.

El redactor recomienda