Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Urquizu no destituirá al  jefe de la Policía Local de Alcañiz y evita hablar de la sanción incoada Urquizu no destituirá al  jefe de la Policía Local de Alcañiz y evita hablar de la sanción incoada
Ignacio Urquizu y Kiko Lahoz, tras la rueda de prensa. M. N.

Urquizu no destituirá al jefe de la Policía Local de Alcañiz y evita hablar de la sanción incoada

El alcalde defiende que el Ayuntamiento se ajusta a la legalidad y asegura que no ha perdido el juicio con Obón

“Si mañana terminara la baja laboral de don Pedro Obón, aplicaríamos el reglamento de la Policía Local y, al ser el oficial de mayor antigüedad, volvería a ser el jefe accidental”, aseguró el alcalde de Alcañiz, Ignacio Urquizu, quien afirmó que no ha destituido formalmente -por escrito- al agente y garantizó que el único interés del consistorio es aplicar la legalidad para resolver el vacío que existe en la Subinspección del cuerpo de seguridad desde 2017. Para ello, el Ayuntamiento acaba de convocar la tercera oposición en lo que va de legislatura para cubrir una plaza “importantísima para la ciudad”.

“No hay ningún juicio de valor sobre ninguna persona y no estamos hablando de puestos de confianza”, dijo Urquizu, quien asumió que como alcalde no puede poner y quitar discrecionalmente jefes de la Policía Local. “Hay una normativa -el reglamento de la Policía Local de Alcañiz- y es la que se aplica”, zanjó el primer edil en rueda de prensa después de que en las últimas semanas el entorno de Pedro Obón haya aireado que Urquizu despidió verbalmente al agente el 14 de julio, mismo día en que le informó de que le abría expediente disciplinario.

“Nadie ha destituido por escrito”, dijo Urquizu, que apeló a que se trató de una “conversación privada” para no confirmar ni desmentir si llegó a despedir de palabra a Obón como jefe accidental de la Policía Local pese a estar de baja laboral. Según el reglamento de la Policía Local, “si mañana terminara su baja, volvería a ser él”, afirmó, el máximo responsable del cuerpo policial, hasta que finalizara el concurso-oposición al que Obón ni siquiera podrá concurrir por no tener titulación universitaria.

Ni palabra sobre el expediente

Urquizu evitó hacer comentarios acerca del expediente sancionador que el Ayuntamiento ha incoado contra Obón por la comisión de una infracción “muy grave” por "desobediencia abierta a las indicaciones realizadas” por el alcalde, así como por la concejala delegada de Personal y el concejal delegado de Seguridad Ciudadana, Irene Quintana y Kiko Lahoz, “en cuanto a la organización del servicio”, especialmente “con los respectivos refuerzos” durante la última Semana Santa.

Con esta última actuación, argumenta la resolución de apertura disciplinaria a la que ha tenido acceso este periódico, finaliza “un cúmulo de situaciones que por parte del jefe de la Policía vienen a desoír las órdenes efectuadas por este alcalde”.

Por otra parte, concluye el texto, “se ha procedido a requerir en innumerables ocasiones la presentación de la liquidación de la caja de efectivo que está depositada en las oficinas de la Policía Local”, la última vez y por escrito el 11 de marzo, “sin que haya sido atendido”.

Mucho menos de 30.000 euros

Ambas comunicaciones le llegaron a Obón dos semanas después de que el 29 de junio el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Teruel estimara parcialmente la demanda del agente de percibir mayores emolumentos por haber desempeñado, durante cinco años, un trabajo de subinspector cuando en realidad su plaza es de oficial.

“El derecho al percibo de las retribuciones correspondientes al puesto de trabajo desempeñado se corresponden con las complementarias, porque las retribuciones básicas, como señala la Administración demandada, están ligadas al grupo al que pertenece el funcionario y, por tanto, a la titulación requerida para el ingreso”, recoge la sentencia. El grupo de Obón es el C1 nivel 22, cuando para ser subinspector se exige al menos titulación universitaria (A2) y nivel 23. “No hemos perdido ningún juicio”, destacó Urquizu, pues la sentencia “recoge los argumentos que sostiene el abogado del Ayuntamiento”, que pasan precisamente por que Obón tiene derecho a cobrar las retribuciones complementarias pero no las básicas.

Por otra parte, Urquizu rebajó a “mucho menos de la mitad” los 30.000 euros que el consistorio le adeudaría a Obón. Según la sentencia, “no consta ni en sede administrativa ni en la demanda una reclamación de cantidad determinada”.

Los servicios jurídicos del consistorio determinaron en enero de 2022 que Obón no tenía derecho a percibir todo lo que demandaba por vía administrativa, a lo que el oficial respondió llevando el asunto a los juzgados.

Tercera oposición en tres años

“Siempre hemos cumplido la ley”, resumió Urquizu, “no solo como equipo de gobierno” sino “como Ayuntamiento”, aseveró.

El alcalde puso el acento en que en los últimos años (2020 y 2021) ha habido dos convocatorias de oposición para cubrir el puesto de subinspector, la primera por acceso libre y la segunda por promoción interna entre todos los oficiales de los cuerpos de Policías Locales de todo Aragón. En ambos casos, ningún candidato superó las pruebas, afirmó.

Ahora “hemos optado por la promoción interna entre los oficiales de la Policía Local de Alcañiz”, explicó. “Todo esto lo hemos hecho siempre en diálogo y coordinación con el Gobierno de Aragón, aplicando la legalidad”, subrayó Urquizu en referencia velada a las críticas de la Unión Nacional de Jefes y Directivos de Policía Local (Unijepol), que la pasada semana exigió al Ayuntamiento y al Ejecutivo autonómico que cumplan “escrupulosamente la legalidad” y “respeten los derechos” de Obón.

En este momento, la plantilla de la Policía Local de Alcañiz cuenta con 27 plazas, de las cuales cinco corresponden a oficiales, algunos con titulación universitaria. De estos agentes, tan solo realizan servicio a pie de calle entre 20 y 22, en función de cómo se aplican a diario las reducciones de jornada y otras atribuciones a las que tienen derecho algunos de ellos, informaron fuentes del consistorio.

Por último, Urquizu mostró “respeto absoluto” a las decenas de ciudadanos que se concentraron el 20 de agosto para denunciar las “mentiras y artimañas” utilizadas, según la opinión de los manifestantes, por el alcalde para destituir a Obón. “Están en su derecho de protestar si no están conformes con las decisiones que se toman”, pero “hemos cumplido la ley”, recalcó.

Urquizu valoró la labor de la Policía y deseó que se cubra el puesto más alto, pues ejerce “una función importantísima”.

El redactor recomienda