Síguenos
El voto de calidad del alcalde resuelve que una empresa mixta gestione el agua de Alcañiz El voto de calidad del alcalde resuelve que una empresa mixta gestione el agua de Alcañiz
Los concejales del PSOE y de Cs votan a favor de la empresa mixta

El voto de calidad del alcalde resuelve que una empresa mixta gestione el agua de Alcañiz

El PSOE defiende que su modelo mejorará el servicio entre las críticas de PP y PAR por el sistema de votación elegido

Una empresa mixta participada al 51% por el Ayuntamiento de Alcañiz y al 49% por una compañía especialista gestionará el servicio del agua en la ciudad durante los próximos años, según aprobó ayer la corporación municipal con el voto de calidad del alcalde, Ignacio Urquizu, para deshacer el empate entre el equipo de gobierno y la oposición, que prefiere el modelo actual de concesión.

Con la fórmula elegida “mejoraremos la gestión, incrementaremos el control y garantizaremos que lo que se ingrese por el agua se gaste en el agua”, defendió Urquizu, para quien el servicio, gestionado por un gerente y supeditado a un consejo de administración, ganará en calidad.

De esta forma, prevalece la opción de la empresa mixta que, frente a la concesión y la gestión directa por parte del Ayuntamiento, recomendó la consultoría Ingeagua en un informe que se presentó a todos los grupos municipales hace un mes y cuyas conclusiones fueron votadas ayer en pleno, no sin polémica.

Esta vino suscitada por la forma de votación, ya que los grupos de la oposición (PP y PAR) rechazaron que se modificara con respecto al dictamen de la comisión y a última hora, según ellos a conveniencia del principal grupo del equipo de gobierno (el PSOE, que gestiona junto con Ciudadanos y Ganar-IU) para que saliera su opción predilecta.

Una segunda vuelta polémica

En primer lugar, se votó a favor o en contra de la gestión directa del agua por parte del consistorio. En este punto, PSOE, Cs, PAR y PP (16 concejales) votaron en contra, mientras que solo Ganar-IU (1) lo hizo a favor.

En una especie de segunda vuelta, tal como denunciaron los grupos de la oposición, se eligió si ese modelo de gestión indirecta debía ser mediante una empresa mixta (votaron a favor PSOE y Cs -8, la concejal de IU María Milián no quiso participar al no ser sus modelos-) o una externalización del servicio (8, PP y PAR).

Esta última fórmula es la que en este momento tiene el consistorio aunque de manera “anómala” después de que la Justicia considerara nulo el contrato suscrito en 2012 con Aquagest (ahora Aquara) por no ser conforme a la legalidad. “Si hubiese estado una concesión en vigor no se hubiese producido nunca” este debate, aclaró el primer edil.

Ahora, un estudio de viabilidad determinará cuál es el plazo adecuado para optar por esta fórmula, que saldrá a licitación.

El informe de Ingeagua considera que la gestión indirecta mediante empresa mixta no presenta un desequilibrio económico como sí lo hace, en su opinión, la gestión directa, una fórmula que tampoco considera viable desde una visión jurídica, técnica, económica, financiera y de gestión.

El beneficio neto, según una comparativa realizada, es de 62.073,64 euros en el año 10 de explotación en el sistema de empresa mixta, por 14.568,20 euros en el caso de la concesión, mientras que arroja pérdidas de 50.313,38 euros si lo gestiona directamente el consistorio, apunta la consultora.

Urquizu recordó que el modelo de gestión mixto es idéntico al que impera en el tanatorio y defendió su buen funcionamiento, por lo que puso en duda que la oposición actual cambie el modelo del agua elegido ayer “cuando estén en el gobierno”.

Inversiones

Defendió que las inversiones que necesitan los vecinos del casco histórico, la calle San Pedro, Valmuel y Puigmoreno son importantes, pues hay depósitos y tuberías muy antiguos.

Por su parte, el teniente de alcalde y delegado de Promoción Económica, Javier Baigorri, se defendió de las críticas de la oposición, e incluso de Ganar-IU, que deslizaron que el informe estaba encajado “a martillo” para contentar las preferencias del PSOE, y explicó que municipios de mayor y menor tamaño que Alcañiz gestionan con empresa mixta y les funciona.

Por parte del PAR, Berta Zapater acusó al PSOE de pretender “una votación forzada”, pues si el planteamiento hubiera sido a favor o en contra” del modelo de empresa mixta “no sale” porque “somos 17 y 9 (con IU) estamos en contra”.

“Es como si traemos tres presupuestos y votamos a ver cuál nos gusta más”, prosiguió Zapater, que afirmó que subirá la factura de los ciudadanos por las contrataciones públicas que habrá que hacer y aseguró que el debate sobre la gestión del agua “no está en la ciudadanía”.

Por su parte, el portavoz del PP, Nacho Carbó, aseguró que el debate lo trae “un capricho político, un pacto de gobierno” y no “un gran número de quejas por parte de los usuarios”, “gran dejadez por parte de la empresa concesionaria” o “un servicio poco eficiente”. Además, los datos económicos “se llevan muy poco” entre las distintas opciones, dijo Carbó, que sugirió falsedad en las cuentas.

Oportunidad

Milián aseguró que “se va a perder una oportunidad histórica para remunicipalizar el servicio del agua” y criticó que los números que ofrece la consultoría, en su opinión, están hechos “a martillo para que salga una empresa mixta” y que la opción menos beneficiada sea la gestión directa. En cualquier caso, valoró como un avance “recuperar el 51% de la gestión del negocio del agua”, al tiempo que ensalzó el proceso judicial que inició Miguel Ángel Gracia en 2012.

Por su parte, Lahoz (Cs) reconoció que el servicio que ha prestado Aquara es correcto, si bien defendió que el Ayuntamiento entre ahora en la gestión en aras de la calidad.

Por otra parte, el pleno aprobó una moción del PAR para que la UVI móvil de Alcañiz esté siempre cubierta y los trabajadores tengan los medios necesarios, y otra del PP para pedir el cese del ministro de Consumo, Alberto Garzón (PSOE e IU se negaron), y que el Gobierno desmienta sus afirmaciones con respecto a la ganadería intensiva.

El redactor recomienda