Síguenos
Día de la Mujer Rural Día de la Mujer Rural
Pixabai

Día de la Mujer Rural

Cruz Aguilar

Las mujeres de pueblo inventaron el término resiliencia, que ahora está tan de moda, ya a comienzos del siglo pasado. No lo hicieron por modernas, ni mucho menos, sino porque no había otra que tirar palante. 

Vivieron rodeadas de machismo pensando que era lo normal, porque para ellas y ellos lo era, no habían conocido otra cosa. Se casaron, en el mejor de los casos con el hombre al que querían y en otros con el que su familia creía conveniente, con un traje hecho por ellas mismas o prestado. Ahora estar soltera o casada es algo voluntario, antes no tener un hombre a tu lado era un signo de fracaso y además resultaba incomprensible que hubiera mujeres que prefirieran vivir su vida sin que un macho alfa les guiara.

Algunas mujeres del Teruel rural de comienzos de siglo parieron a sus hijos solas, sin más epidural que la necesidad de cambiar las sábanas cuanto antes y, tras amamantar a la criatura, ir a lavarlas al río con el agua heladora, esa que dejaba las manos rojas hasta bien entrado el verano.

Se quitaron de la boca la comida para que a sus hijos no les faltará y fueron criadas, a veces esclavas, de unos maridos que, aunque no les llegaban ni a la suela del zapato, siempre las miraron por encima del hombro.

La vida en los pueblos ha cambiado mucho desde que se pisaba tierra por las calles hasta hoy. Ahora a las mujeres que viven en ellos se les valora como lo que son, las mantenedoras de un territorio que sin ellas muere. Pero allí no todo es un camino de rosas, las relaciones sociales están más limitadas y el machismo sigue todavía vivo en alacenas y, en ocasiones, sale a la luz  debajo de algún baúl.

Las mujeres rurales de hoy son las herederas de esas hembras fuertes del pasado y también han copiado el interés por sacar adelante su tierra, con trabajo, tesón y dando saltos para sortear las adversidades.

En ellas está ahora el poder de los pueblos, la capacidad para tirar del carro que lleva hacia el futuro y su implicación, que ha sido siempre máxima en aquellos estamentos donde se les ha permitido, tiene que dar un paso de gigante. Vamos chicas, que nosotras podemos y en el 2023 hay elecciones. 

El redactor recomienda