Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

Atruter inicia los trámites para obtener una IGP para la Trufa Negra de Teruel Atruter inicia los trámites para obtener una IGP para la Trufa Negra de Teruel
Última asamblea de Atruter, la asociación provincial de Truficultores, que cuenta con más de 400 asociados

Atruter inicia los trámites para obtener una IGP para la Trufa Negra de Teruel

Cuenta con el respaldo de la Diputación Provincial y de la Cámara de Comercio
Cruz Aguilar

La Asociación de Truficultores y Recolectores de Trufa de Teruel, Atruter, ha iniciado los trámites para lograr una Identificación Geográfica Protegida (IGP) para la Trufa Negra de Teruel, una marca que ya está registrada y que ahora buscar obtener el marchamo de calidad.

La decisión se tomó en la última asamblea general de Atruter, celebrada el pasado 17 de julio. En esa reunión, la primera tras la pandemia sanitaria, se sometió la decisión a votación y nadie se posicionó en contra. La propuesta planteada en la reunión sirvió a su vez para despejar numerosas dudas que surgieron y que fueron respondidas por la asesora que la entidad ha contratado para gestionar todo el proceso.

Desde la Asociación de Truficultores de Teruel consideran que contar con una IGP “supondrá la defensa de un producto de calidad frente a otras especies”. Además de ayudar a diferenciar una Tuber Melanosporum de otras variedades, será un distintivo de prestigio para la provincia y un impulso al trabajo de los recolectores turolenses, que fueron los impulsores del cultivo de la trufa en España hace algunas décadas. Los responsables de Atruter consideran que la obtención de esta IGP beneficiará a todo el sector.

No es la primera vez que se habla de la obtención de una marca de calidad, ya que el tema ha estado sobre la mesa en diversas ocasiones en los últimos años. Sin embargo, ahora se van a iniciar los trámites de cara a su obtención ya que Atruter cuenta con el respaldo de la Diputación Provincial de Teruel.

El vicepresidente de la Diputación de Teruel, Alberto Izquierdo, indicó que la institución va a brindar el apoyo necesario para la obtención de ese marchamo y señaló que ya están trabajando con el fin de aumentar la cuantía económica del convenio que firman con este producto “para ayudarles en la promoción y también a costear los estudios preliminares” para la obtención de la marca de calidad.

Un reconomiento merecido

A juicio de Izquierdo es “inconcebible” que “el lugar del mundo donde más y mejor trufa negra  se produce” no cuente con una marca de calidad, “un distintivo que potencie esas características especiales”, dijo.

No obstante, la obtención de la Identificación Geográfica Protegida deberá apoyarse principalmente en los valores culturales, económicos y sociales del producto puesto que las diferencias organolépticas entre la trufa de Teruel y la de otros lugares del mundo son imperceptibles. De hecho, buena parte de la trufa que se vende en todo el mundo etiquetada en diferentes países procede de las truferas de Gúdar-Javalambre.

La provincia de Teruel tiene una tradición trufera muy relevante. Así, se recolecta el hongo en forma silvestre desde los años 60 y, a partir de finales de los 80 comenzaron a realizarse las primeras plantaciones, que iniciaron la producción ya en los años 90. Teruel no solo es una potencia en producción de trufa negra, sino también en planta micorrizada en viveros especializados. Las carrascas de Teruel han servido para impulsar plantaciones no solo a lo largo y ancho de la provincia, sino también en otras vecinas y en diferentes regiones, como Soria, Cuenca o Guadalajara.

Teruel no solo tiene la mayor extensión de plantaciones truferas, con  7.200 hectáreas, sino que también ha sido pionera en la instalación de riego y al menos 850 hectáreas tienen asegurada el agua, que es fundamental para garantizar la estabilidad en la producción.

Además de la Diputación de Teruel, en el proceso también han contado con la colaboración de la Cámara de Comercio de Teruel y del Consejo Regulador del Jamón de Teruel y precisamente es la empresa que realizó la tramitación de la Denominación de Origen para los jamoneros la que se ocupará de los estudios para la trufa.

El vicepresidente de la Diputación de Teruel se mostró satisfecho con la acogida que tuvo el planteamiento de obtener la IGP entre los truficultores, que se realizó en la asamblea llevada a cabo en julio, donde además se eligió al nuevo presidente, Daniel Brito, que sustituye a Julio Perales. “Vamos a trabajar y vamos a conseguir para que la trufa de Teruel tenga su IGP”, dijo el vicepresidente.

En palabras de Alberto Izquierdo, la Diputación de Teruel “está para ayudar al sector primario y agroalimentario”, que en su opinión son fundamentales “para el desarrollo económico y de la población”, dijo. El vicepresidente matizó que “si hay una actividad capaz de luchar contra la despoblación es la agricultura, la ganadería y la agroalimentación”.

Además, adelantó que confía en que todos los grupos vayan a respaldar este impulso que desde la DPT se quiere dar a la Tuber melanosporum turolense porque “esto no es una cuestión de colores, es cuestión de Teruel y Teruel y la trufa negra son patrimonio de todos”, sentenció.

Un proceso largo

El proceso para la obtención de la IGP es largo ya que una vez recopilada la documentación debe presentarse al Gobierno de Aragón y publicarse para información pública en el Boletín Oficial de Aragón. A partir de ahí pasaría al Ministerio de Agricultura y, posteriormente, a Bruselas, donde tienen la última palabra.

Contar con un consejo regulador de la trufa supondrá un mayor control de las piezas que tendrían ese sello con el fin de proteger la calidad. Pero sobre todo, será un gran paso para dignificar la Tuber melanosporum de Teruel, que lleva décadas vendiéndose al por mayor, dejando en otros lugares todo el valor añadido.

El redactor recomienda