Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

El Ayuntamiento y los vecinos de Cucalón se vuelcan con una familia ucraniana a la que ofrecen vivienda y trabajo El Ayuntamiento y los vecinos de Cucalón se vuelcan con una familia ucraniana a la que ofrecen vivienda y trabajo
El Ayuntamiento de Cucalón y sus vecinos se han volcado para ayudar a la joven familia ucraniana a la que ofrecen vivienda y trabajo

El Ayuntamiento y los vecinos de Cucalón se vuelcan con una familia ucraniana a la que ofrecen vivienda y trabajo

La pareja y su bebé, originarios de la ciudad de Járkov, se encontraban en Alemania cuando las tropas rusas invadieron su país
banner click 236 banner 236

El Ayuntamiento de Cucalón y sus vecinos se están volcando en ayudar a una joven familia de refugiados ucranianos ofreciéndoles vivienda, trabajo, enseres, comida y ropa. La joven familia de Járkov estuvo primero en Alemania y luego marchó a España para hacerse cargo la organización humanitaria Accem en su centro de acogida de Burbáguena, donde les salió la oferta de vivienda y trabajo en Cucalón, pequeña localidad del Jiloca en la que están encantados y muy agradecidos por la ayuda y solidaridad que reciben.

El alcalde de Cucalón, Alberto Gimeno, y el concejal José Vicente Herrera, explicaron que fue a través de la gerente del bar y centro social municipal de la localidad, Estela, la que primero gestionó con la ONG Accem de Burbáguena la ayuda a la joven familia ucraniana, que estaba residiendo en el centro de acogida de Burbáguena.

Tras la solicitud de ayuda tanto el Ayuntamiento como los  vecinos e hijos del pueblo de Cucalón que viven fuera se han volcado en ayudar a la joven familia de refugiados ucranianos, integrada por el matrimonio y una bebé de 9 meses. “Se elaboró una lista de necesidades de ropa, alimentos, utensilios que los vecinos iban aportando y el Ayuntamiento les ofreció  una vivienda que teníamos vacía en la antigua casa  cuartel de la Guardia Civil. La misma gerente del bar y centro social ha ofrecido trabajo para ayudar a la familia”, indicó José Vicente Herrera.

Refugiados

La joven  familia de refugiados  ucranianos integrada por Viktor Birmov, Jryna Jpuha y su  bebé Lilya, reseñaron que estaban en Alemania con unos familiares cuando invadió  el Ejército ruso su país y ya no han regresado a Ucrania. De Alemania partieron a España, Madrid, donde les acogió la ONG Accem, que los trasladó a Zaragoza y de la  capital aragonesa al centro de acogida de Accem en Burbáguena. Todo ello entre el 28 de febrero al 28 de abril, que la familia ucraniana llegó a Cucalón.

Tanto Viktor como su mujer, Jryna daban las gracias a los vecinos y Ayuntamiento de Cucalón por la ayuda que estaban recibiendo y confesaban que se encontraban muy a gusto en el pequeño municipio de Cucalón donde “hay mucha paz y muy bonitos paisajes”.

El alcalde de Cucalón, Alberto Gimeno, y el concejal José Vicente Herrera, indicaron que aunque no saben el idioma castellano la familia refugiada ucraniana aprenden con rapidez y a través de la aplicación del traductor del móvil el matrimonio va solventando los problemas de comunicación.

Jryna también comentaba que conocía el estado actual de  su ciudad, Járkov, con los bombardeos rusos y  más concretamente el estado de su vivienda, un piso reventado por las bombas. Jryna trabajaba de bailarina de danza clásica al igual que su marido, que también trabajaba de masajista.

Solidaridad

Alberto Gimeno valoraba la presencia de la familia  de refugiados ucranianos porque, aparte de la solidaridad que se tiene, también supone una mayor vida para el municipio. “Si hay gente y niños en los pueblos hay vida”, afirmó.

Los ediles apuntaron que habría que aprovechar la  llegada de familias refugiados ucranianos  para  ayudar a que  los pueblos se repueblen y den vida pero para ello es necesario más apoyo real de las instituciones, no solo de palabra, “porque al final son los vecinos y los Ayuntamientos los que más aportan”.

El Ayuntamiento de Cucalón con sus propios recursos y la ayuda del Plan de Obras y Servicios de la Diputación Provincial tiene acondicionadas tres viviendas ocupadas en la antigua casa cuartel de la Guardia Civil, una de ellas habitada por la familia de refugiados  ucranianos, y quiere acondicionar 4 viviendas más, de las que dos tiene aprobadas por parte del Fondo de Inversiones de Teruel. “Con las viviendas se puede atraer nuevos pobladores”, dijo el alcalde. El municipio de Cucalón cuenta con apenas 80 habitantes.

En esta línea, el primer edil de Cucalón reclamó ayuda para la terminación del albergue municipal, una obra que se inició hace más de dos lustros y que faltarían unos 300.000 euros para su finalización. “Si estuviera el albergue terminado podrían venir tres o cuatro familias de refugiados como ha pasado en Romanos, Zaragoza. El Ayuntamiento de Cucalón ha venido  solicitando ayudas para terminar el albergue al Fondo de Inversiones de Teruel pero siempre nos las niegan”, lamentó.

El redactor recomienda