Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

El Inaga recomienda alejar las turbinas 3 kilómetros del núcleo de Mosqueruela en el macroparque eólico del Maestrazgo El Inaga recomienda alejar las turbinas 3 kilómetros del núcleo de Mosqueruela en el macroparque eólico del Maestrazgo
Alcaldes de la Asociación Viento Alto, concentrados el 24 de abril en la plaza San Juan de Teruel

El Inaga recomienda alejar las turbinas 3 kilómetros del núcleo de Mosqueruela en el macroparque eólico del Maestrazgo

El informe favorable afirma que el proyecto del clúster cumple con la ley ambiental
El Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) recomienda, en su informe favorable sobre los impactos del macroproyecto eólico Clúster Maestrazgo, alejar 3 kilómetros los aerogeneradores del núcleo urbano de Mosqueruela, así como la reubicación de otras turbinas en casos puntuales para la preservación de aves de especial protección como la alondra ricotí y el quebrantahuesos.

Estas son algunas de las puntualizaciones del análisis para la evaluación de impacto ambiental de la iniciativa energética de Forestalia que el Inaga ya ha remitido al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) y que, según destacó el miércoles el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, “es favorable por la simple razón de que la documentación aportada responde y cumple con los criterios de su aplicación”.

El sentido del informe de lnaga, que es preceptivo pero no vinculante, ya lo avanzó en abril Olona cuando dijo que el proyecto, pese a la contestación que ha tenido en algunos sectores de la sociedad por afectar a un territorio con poderosos atractivos naturales y paisajísticos, no presentaba problemas “críticos” que dificultaran su puesta en marcha.

El Clúster Maestrazgo es un proyecto eólico promovido por la empresa aragonesa que consta de 22 parques eólicos para un total de 882,85 megavatios (MW) de potencia instalada capaces de generar una producción anual de 2.643.574 megavatios hora anuales (MWh/año). Para ello, las centrales ocuparán 340 hectáreas en los municipios de Cantavieja, Fortanete, La Iglesuela del Cid, Mirambel, Mosqueruela, Puertomingalvo, Tronchón y Villarluengo.

El proyecto incluye 10 subestaciones eléctricas transformadoras (SET) y 14 líneas de alta tensión para conectar finalmente con la SET Morella de Red Eléctrica de España, así como acondicionamiento de accesos de 5 metros de ancho para transportes especiales.

Se instalarán 161 aerogeneradores que tendrán una altura máxima de buje de 120,9 metros, con un diámetro de palas de 158 metros, por lo que la altura total será de 200 metros. Forestalia pretende tener finalizadas las obras en diciembre de 2025.

Cumple con la ley


Tras analizar el estudio de impacto ambiental que acompaña al proyecto, el Inaga concluye que éste “cumple con lo requerido en la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental y en la Ley 11/2014, de 4 de diciembre, de Prevención y Protección Ambiental de Aragón”.

“El grado de detalle de la información incluida en los capítulos de inventario del medio es adecuado, aportando estudios y datos concretos de la zona afectada por los proyectos, y la profundidad de los análisis realizados permite disponer de criterios para enjuiciar la valoración efectuada”, justifica el Inaga, que no obstante sugiere “una recopilación o texto resumen de, al menos, la valoración de impactos, los efectos provocados por cada parque y línea (de evacuación) que permita conocer los efectos individualizadamente”.

El Inaga considera que la iniciativa “queda justificada en el marco de los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París, que se traducen en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) elaborado por el Gobierno de España en el año 2019, así como en la contribución de la iniciativa al desarrollo de la economía de los municipios en los que se promueve”, resume el organismo ambiental aragonés.


Impacto paisajístico


En relación con el impacto visual que los 161 aerogeneradores van a tener sobre el paisaje, el Inaga se muestra favorable a la alternativa B propuesta por Forestalia para la línea aérea de alta tensión que irá desde la SET Iglesuela a la SET Morella porque aprovecha el corredor de evacuación de los parques eólicos de Renomar en la provincia de Castellón.

Sí hace un llamamiento específico a que el número de aerogeneradores que se avistan desde Mosqueruela, “entre 12 y 40 según cita el estudio de impacto ambiental” de Forestalia se reduzca, por lo que aconseja “considerar para este núcleo de población un perímetro de protección visual” de “unos 3 kilómetros, de modo que se retiren de dicho ámbito los aerogeneradores cuyo rotor resulte completamente visible desde el casco urbano de la localidad”. E identifica en esta situación la central eólica Vacada III, así como tres turbinas de Vacada II y Estrella I.

Para el Inaga, también sería motivo de reubicación de dos rotores que las prospecciones sobre la alondra ricotí en el ámbito del parque Concejo I resulten positivas. Además, en general, sugiere la instalación de dispositivos de detección y parada de molinos en caso de cercanía de aves de especial protección, como también son el milano real, el alimoche, el águila real, el buitre leonado o la grulla común.

El Inaga insta también a reubicar puntos de alimentación supletoria para el quebrantahuesos para hacer viables algunos parques renovables y recomienda hacer seguimiento quincenal de la mortalidad de la avifauna durante un periodo mínimo de cinco años.
Solicita como criterio general no admitir la localización de aerogeneradores a menos de un kilómetro de los nidos y dormideros inventariados en el estudio de avifauna realizado.

En el caso de que se realicen modificaciones en la ubicación de los aerogeneradores, accesos y/o trazados de líneas eléctricas, el Inaga recomienda que “sea admisible un incremento de afección superficial a vegetación natural o hábitat de interés comunitario de escasa entidad”.

Red Natura


En relación con la Red Natura 2000, el Inaga recomienda que se actualicen las conclusiones obtenidas en el análisis realizado incorporando la totalidad de los objetivos de conservación establecidos en el Decreto 13/2021, de 25 de enero, del Gobierno de Aragón, por el que se aprueban los planes de conservación de las Zonas de Especial Conservación (ZEC) y las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

El proyecto concluye que no queda comprometida la integridad de los LIC/ZEC analizados (Muelas Río Guadalope, Maestrazgo y Sierra de Gúdar, Alt Maestrat, Rambla de las Truchas) al ser las afecciones de cada uno inferiores al 10%.

Impactos sociales y económicos


El informe del Inaga, firmado por su director, Jesús Lobera, destaca la contribución del Clúster Maestrazgo “al desarrollo y afianzamiento de la economía local y la generación de empleo” como “impactos positivos más relevantes del proyecto”.

Lobera llega a instar a implicar al tejido social y empresarial del territorio mediante la creación de grupos de trabajo “dada la importante necesidad de operarios, así como de servicios y suministros para la fase de construcción y mantenimiento de las instalaciones”.

También recomienda que la Asociación de Municipios Viento Alto pueda ejercer “como elemento vertebrador desde el punto de vista social del territorio, recomendando fomentar la contratación de empresas y personal local o comarcal”.

Por otra parte, considera que se generará “una mejora de la red viaria de acceso a los municipios, así como la adecuación de la red de caminos que con las obras permitirá mejorar las condiciones de desarrollo agropecuario y forestal”, así como “una importante mejora en la financiación de los entes locales” para acometer inversiones.

El Inaga, que aprueba la generación eólica con recurso abundante cerca de la SET Morella, alaba “el proceso de toma de decisiones” para la selección de la ubicación de los 22 proyectos a cargo de Viento Alto, asociación “que se rige por un protocolo que incide en el equilibrio entre municipios de los beneficios sociales y económicos derivados de la implantación de parques eólicos”.

Antes de las obras, sugiere, debería establecerse “como objetivo prioritario” el “implantar un sistema de comunicación que permita la adecuada conectividad sobre el terreno”. Por último, el director del Inaga recomienda realizar prospecciones arqueológicas y paleontológicas, así como un análisis del riesgo de incendios forestales.
 

El redactor recomienda