Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El Movimiento de Acción Rural de las Cuencas Mineras reclama cambios legislativos para atender bien la sanidad rural El Movimiento de Acción Rural de las Cuencas Mineras reclama cambios legislativos para atender bien la sanidad rural
Manifestantes convocados por el MAR el sábado a las puertas de la Delegación del Gobierno de España en Zaragoza

El Movimiento de Acción Rural de las Cuencas Mineras reclama cambios legislativos para atender bien la sanidad rural

Unas 150 personas se concentran frente a la Delegación del Gobierno en Zaragoza
El Movimiento de Acción Rural (MAR) de las Cuencas Mineras de Teruel reivindicó este sábado a las puertas de la Delegación del Gobierno central en Zaragoza un cambio legislativo a nivel estatal que permita mejorar la sanidad en el medio rural. Alrededor de 150 personas, según explicaron los convocantes, acudieron a esta nueva acción del MAR para denunciar la problemática sanitaria por la falta de profesionales que padece esta comarca turolense, especialmente en el Área de Salud de Utrillas.

El acto era continuación de otros que está impulsando este movimiento ciudadano para demandar una sanidad al 100% en las zonas rurales y en los hospitales turolenses, puesto que sus reivindicaciones las hacen extensivas al resto del territorio, al igual que piden a la población de otros sitios con idénticos problemas que se movilicen en la misma línea.

Anteriormente el MAR de Cuencas Mineras ya había hecho una marcha reivindicativa caminando desde los distintos centros de salud de la comarca para coincidir en Utrillas y en la que participaron 600 personas, además de la carrera de relevos hasta Teruel que se hizo en primavera y la comparecencia en las Cortes de Aragón que realizaron sus portavoces para denunciar la falta de profesionales sanitarios.

El sábado se desplazaron a Zaragoza para trasladar sus quejas a la Administración central, ya que aunque la sanidad está transferida a la Comunidad Autónoma, reclaman al Estado que realice cambios normativos que permitan mejorar la asistencia en las zonas rurales con más profesionales.

Antonio Jiménez, portavoz del MAR, explicó que frente a la Delegación del Gobierno en Zaragoza escenificaron una misa de difuntos con un ataúd que simbolizaba la agonía del sistema sanitario en los pueblos con el lema “Sanidad rural, descanse en paz”. A continuación leyeron un manifiesto y se lo entregaron simbólicamente al presidente de la Comarca de Cuencas Mineras, José María Merino, para que se lo entregue a la nueva delegada del Gobierno en Aragón.

Movilización ciudadana


Merino fue uno de los representantes políticos que participó en la movilización después de que la semana pasada los portavoces de los grupos políticos comarcales se solidarizaran con estas reivindicaciones y anunciaran que la institución estaría representada en el acto por su presidente. Además, según explicó Jiménez, participaron también mostrando su apoyo la secretaria general de CHA, Isabel Lasobras; Anabel Gimeno en representación de IU; y los dos senadores de Teruel Existe, Joaquín Egea y Beatriz Martín.

La escenificación de la misa funeral se cerró con una plegaria en la que simulando el rezo de un Padre Nuestro se rogó mejorar el estado de la sanidad y “perdonar a nuestros gobernantes, como también nosotros perdonamos a los que no han querido venir”, además de pedir que “no nos dejes caer en la mala legislación, y líbranos de los recortes... Amén”.

Durante la lectura del manifiesto se reivindicó “un nuevo modelo sanitario  para el mundo rural, no una reforma encubierta que reste derechos con el recorte de más servicios”. Apostaron en este sentido “por una nueva ley a nivel estatal que suponga una nueva visión y un planteamiento radicalmente diferente que ponga a las personas en el centro de todo el sistema sanitario”, puesto que sin ello es “imposible asentar población”.

En el manifiesto se pidió la potenciación de la figura del médico rural con incentivos, y el impulso de un modelo sanitario que garantice unos servicios dignos y de calidad en los pueblos, para lo cual se urge a dotar estas zonas de las plantillas necesarias, así como de solucionar la continua sangría de especialistas en los hospitales provinciales y garantizar la igualdad de derechos con independencia de dónde se viva.

El redactor recomienda