Síguenos

487_perolico-1200x150.gif banner click 487 banner 487

Embolados doce toros en un festejo taurino sin precedente alguno en Nogueruelas Embolados doce toros en un festejo taurino sin precedente alguno en Nogueruelas
Las doce cuadrillas de emboladores que tomaron parte en el festejo de Nogueruelas, junto al emboladero de madera

Embolados doce toros en un festejo taurino sin precedente alguno en Nogueruelas

Unos 160 aficionados a los toros de fuego se cocentran en la Sierra de Gúdar
banner click 236 banner 236
Cruz Aguilar

Un total de doce toros se embolaron en la madrugada del miércoles 12 de octubre en Nogueruelas, en un festejo taurino sin precedentes en la provincia de Teruel. Unos 160 emboladores de localidades cercanas participaron en los actos, que se iniciaron a las 12 de la noche y concluyeron algunos minutos antes de las 3 de la madrugada.

“Queríamos hacer algo nuevo, que no se había hecho antes en la provincia de Teruel y tuvimos la colaboración de Luis Fabregat, propietario de la Ganadería El Val, que nos proporcionó los toros muy baratos”, relató Miguel Arcusa, que es uno de los integrantes de la cuadrilla de emboladores de Nogueruelas.

Aunque invitaron a todos los grupos de los pueblos cercanos, los emboladores anfitriones descansaron y su misión, además de organizar, consistió en ayudar a la cuadrilla de las mujeres y a los veteranos, que el pasado miércoles volvieron a sentir el riesgo de prender las bolas al toro.

Los emboladores que acudieron fueron La Argolla, de Alcalá de la Selva; los de Sarrión, La Sierra, de la Sierra de Albarracín; Monosabio, de Villahermosa del Río y Puertomingalvo; La Puebla; Linares y Mosqueruela; la peña Chulelú de Rubielos; Mora de Rubielos; Valbona y Formiche.

Aunque en Nogueruelas es tradición sacar al toro con la soga desde los toriles del Ayuntamiento, este sistema solo se empleó con el primer toro -que fue el que embolaron las mujeres de la localidad– y el sexto, a cuyos cuernos prendieron fuego el grupo de los veteranos. Los otros diez se sacaron del camión que el ganadero aparcó en la plaza.

La misma soga

Arcusa explica que cuando una cuadrilla se desplaza a otro pueblo a embolar lo hace con sus propias sogas, collares y bolas, aunque en el caso de la víspera del Pilar en Nogueruelas se empleó la misma maroma para todos los astados, con el fin de no alargar demasiado cada intervención.

Desde la organización explicaron que el festival concentró a centenares de aficionados y la nave municipal donde se realiza la discomóvil “estaba más llena que nunca”. En total se repartieron en torno a medio millar de bocadillos.

 

 

El redactor recomienda