Síguenos

297_1200x150-trail-oliete.gif banner click 297 banner 297

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

Galve quiere reivindicarse como punto pionero de los dinosaurios con su nuevo Museo Paleontológico Galve quiere reivindicarse como punto pionero de los dinosaurios con su nuevo Museo Paleontológico
Propuesta de logotipo como símbolo del museo, un dibujo con un dinosaurio que se asemeja a la primera letra de Galve

Galve quiere reivindicarse como punto pionero de los dinosaurios con su nuevo Museo Paleontológico

El proyecto, que ha salido a licitación, propone un recorrido que incide en los hallazgos de mediados del siglo XX
banner click 236 banner 236

El origen de la paleontología de dinosaurios en la provincia de Teruel, e incluso en España, se encuentra en la localidad minera de Utrillas, además de Morella, donde se identificaron en 1872 los primeros fósiles de estos gigantescos vertebrados. No obstante, fue Galve desde mediados del siglo XX, gracias al trabajo realizado con tesón por José María Herrero y su familia y que atrajo a investigadores de varios países, el que puso a la provincia en el punto de mira de la dinosauriología, lo que condujo que a finales de los años 80 del pasado siglo se publicara científicamente Aragosaurus ischiaticus, el primer dinosaurio descrito en España. El Ayuntamiento de Galve aspira a reivindicar ahora el papel pionero de  Herrero y de este municipio a través de las nuevas instalaciones del Museo Paleontológico de la localidad, cuya primera fase del proyecto museográfico acaba de salir a licitación.

Se trata de un proyecto que viene de antiguo y que arrancó a finales del siglo pasado, que se planteó antes incluso de que el Gobierno de Aragón decidiera crear el Conjunto Paleontológico de Teruel y Dinópolis para hacer de la paleontología un recurso de desarrollado provincial que ha dado un impulso determinante al sector turístico. El Ayuntamiento llegó a construir el edificio para acoger en dos plantas el museo y en la tercera un albergue, pero lo primero sigue pendiente.

Según ha explicado el alcalde de la localidad, Francisco Sangüesa, no ha sido hasta hace mes y medio que se terminaron de acondicionar las dos plantas que se reservaron en su día para el museo, actuación que se ha hecho con una inversión de 50.000 euros del Plan de Obras y Servicios de la Diputación de Teruel.

Inversión

Ahora lo que ha salido a licitación es el Proyecto Museográfico del Museo Paleontológico de Galve con una inversión de 119.984,81 euros procedentes del Fite, que según Sangüesa es una primera fase, ya que  el proyecto total esté estimado en unos 320.000 euros.

Con esta fase se podrá poner en funcionamiento la primera planta del museo de unos 160 metros. Desde la década de los 90 del pasado siglo la colección de fósiles de José María Herrero, entre los que se encuentran los primeros restos de Aragosaurus encontrados, se expone en otro local municipal y es la familia la que se encarga de gestionarlo.

El alcalde señala que les gustaría tenerlo abierto este año aunque fuese solo con parte de la colección, ya que están pendientes de algunas gestiones, si bien la licitación del proyecto museográfico está en marcha y es inminente que se acometa pronto cuando sea adjudicado.

El acondicionamiento de la segunda planta dependerá de las subvenciones que pueda conseguir a partir de ahora el Ayuntamiento y por eso lo que se ha licitado ahora se ajusta exclusivamente al equipamiento de una de las plantas, la que está a nivel  de calle, que una vez ejecutado permitiría hacer visitables las instalaciones.

Equipamientos

Los licitadores deberán ajustarse a lo que establece el anteproyecto para toda la dotación expositiva e hilo conductor de la muestra, que incluye vitrinas, paneles y vinilos expositivos, así como el alumbrado y la seguridad del equipamiento.
 

Edificio municipal en cuya planta calle y primera planta se instalará el museo


Según se indica en el anteproyecto, que firma el licenciado en Geología y posgrado en Educación de Museo, Carlos Javier Rubio, “el discurso estará preparado para hacer una visita general completa pero más reducida y adaptada al espacio disponible”.

Las principales ideas a transmitir a través del museo serán la importancia de Galve como lugar emblemático en la paleontología española y europea, la riqueza y diversidad de su registro fósil, especialmente en el tránsito Jurásico-Cretácico y en el Cretácico Inferior, y el hecho de que se registren en una zona pequeña como la subcuenca de Galve paleoambientes muy distintos que reflejan los cambios continuos que sufre el planeta en la geografía, el ambiente y los ecosistemas.

El actual Museo Paleontológico de Galve José María Herrero abrió sus puertas en 1993 junto con el Parque Paleontológico de la localidad, que incluye varios yacimientos de icnitas visitables, así como reconstrucciones de distintos dinosaurios y reptiles mesozoicos en los alrededores de la localidad.

Edificio municipal

Reubicar el museo en otro edificio municipal más grande es un proyecto que se planteó nada más inaugurarse el Parque Paleontológico ante el éxito que suscitó. La obra civil se acometió y se construyó un edificio para acoger un albergue y las nuevas dependencias museísticas, pero estas últimas se han ido dilatando en el tiempo hasta ahora.

Este año se cumplirá una década del fallecimiento de José María Herrero, el pionero de la paleontología de dinosaurios en Galve, que desde los años 50 y con su familia  excavó y encontró más de 60 yacimientos de vertebrados fósiles en el municipio, algunos de forma fortuita y otros en prospecciones, habiendo colaborado en ese tiempo con campañas llevadas a cabo con investigadores españoles y europeos, según destaca el anteproyecto.

Entre las ideas a transmitir, según el anteproyecto que firma Javier Rubio, está la importancia de destacar el patrimonio paleontológico descubierto por José María Herrero, a quien se deben los primeros hallazgos, y cuyos fósiles más significativos articulan los distintos ámbitos de la exposición de lo que pretende ser la muestra permanente.

Se incluyen entre esos fósiles los saurópodos Aragosaurus y Galvesaurus, junto a otros géneros de dinosaurios descritos en la localidad como los ornitópodos Delapparentia y Gideonmantellia, además de otros vertebrados como el cocodrilo Bernissartia o el reptil volador Dsungaripterus, junto a distintos fósiles de invertebrados marinos hallados en la localidad, desde ammonites, belemnites y bivalvos a braquiópodos.

Fondos de la colección

Dos años antes de su fallecimiento, José María Herrero publicó un artículo en la revista Aragón, en el número 368 de mayo de 2010, titulado Galve, una villa alrededor de la paleontología, en el que expresaba su deseo de que algún día los fondos de su colección pudieran ir al museo proyectado en el nuevo edificio cuyo proyecto museográfico acaba de salir ahora a licitación el Ayuntamiento de la localidad.

Al final del artículo expresaba su “gran deseo” de que además de seguir excavándose en los diferentes yacimientos de la localidad, “se termine el edificio proyectado para el museo y se apoye su creación, convirtiéndolo en un lugar donde poder continuar con la investigación y donde toda mi colección pueda ser depositada junto con los materiales que hay dispersos en otros lugares y que por diversas razones no volvieron a su lugar de origen”.
 

Distribución de los distintos espacios expositivos en la planta calle del edificio, según el anteproyecto

 

Siete bloques expositivos
 

El anteproyecto del nuevo Museo Paleontológico de Galve se estructura a través de siete bloques y cinco ámbitos temáticos, a partir del hilo conductor de que todo se transforma, y contempla aspectos que van desde el estudio de los fósiles y la paleontología en Galve y su lugar en el mundo, hasta los diferentes ambientes que hubo en el municipio durante el Mesozoico y las distintas faunas de dinosaurios y otros vertebrados que lo poblaron.

El hilo conductor de la exposición serán las transformaciones que tienen lugar en el tiempo geológico, según el anteproyecto de contenidos, que si bien reconoce que la exposición parte del modelo básico de un museo de piezas por los fósiles existentes, no se ha querido hacer un recorrido que únicamente responda a la presentación de estos materiales, sino que el visitante “experimente por sí mismo la sensación de cambio y evolución”.

En este sentido, el documento base para llevar a cabo la museografía explica que “los visitantes realizarán un recorrido a lo largo del museo en el que descubrirán los diferentes ‘mundos’ que han quedado registrados a lo largo de la secuencia mesozoica de Galve, siempre a través de sus protagonistas: los fósiles de dinosaurios y otros animales de su entorno que habitaron Galve en cada momento”.

Esa idea de que todo se transforma y de la evolución de los entornos donde surge y se desarrolla la vida se transmitirán a tres niveles: la geografía por el movimiento de los continentes; el medio por el avance o retroceso de la línea de costa; y el ecosistema por los cambios en la asociación biológica.

En total se proponen siete bloques expositivos tal como se muestra en el plano superior. El ámbito 1 se centraría en el patrimonio paleontológico y se dividirá en tres bloques, el primero (1.1 en el plano superior) giraría en torno al estudio de los fósiles; el 1.2 abordaría la paleontología en Galve desde los primeros hallazgos de José María Herrero; y el 1.3 trataría sobre la importancia de Galve en la paleontología mundial.

Los otros cuatro ámbitos expositivos tratarían sobre los nuevos saurópodos descritos en la localidad, los arcosaurios y otros vertebrados coetáneos, y los ornitópodos. En los dos primeros casos la exposición girará en torno a Galvesaurus herreroi y Aragosaurus ischiaticus, mientras que en el dedicado a los arcosaurios se centrarán en los cocodrilos, y el últimos espacio estará dedicado a los ornitópodos encontrados en la localidad con el protagismo de los fósiles de Gideonmantellia, Delapparentia y otros iguanodontios.
 

Herrero, flanqueado por paleontólogos, en el museo que creó en la localidad

 

Varios taxones descritos en cuatro décadas

El anteproyecto para el desarrollo museográfico del Museo de Galve destaca la trascendencia de la paleontología de dinosaurios en este municipio turolense, e incide en que desde la descripción en 1987 de Aragosaurus ischiaticus se han descrito otros nuevos taxones en el término como son Galvesaurus herreroi, Delapparentia turolensis, Guideonmantellia amosanjuanae e Iguanodon galvensis.

El documento destaca la trascendencia de José María Herrero y su familia por la “importancia e influencia que ha tenido sobre el desarrollo de los trabajos paleontológicos en la localidad de Galve, y su aprovechamiento social y económico”. Señala en este sentido que todo arrancó cuando en 1957 el joven José María Herrero encontró los primeros restos de dinosaurios en una partida denominada La Maca.

El redactor recomienda