Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

Los fósiles cobran vida y valor para los pueblos que cuentan con este recurso Los fósiles cobran vida y valor para los pueblos que cuentan con este recurso
La exposición itinerante de los 17 BIC paleontológicos turolenses en Galve, donde ha iniciado su recorrido. FCPTD

Los fósiles cobran vida y valor para los pueblos que cuentan con este recurso

Una exposición de la Fundación Dinópolis sensibiliza sobre su protección
banner click 244 banner 244

Son más de dos mil los yacimientos paleontológicos que hay en la provincia de Teruel, de todo tipo y de una gran variedad de edades geológicas aunque los más populares sean los de dinosaurios. Entre esos dos millares de afloramientos hay un grupo selecto de 17 que están declarados Bien de Interés Cultural (BIC) por el Gobierno de Aragón, en su mayor parte de huellas de dinosaurio, si bien también los hay de mamíferos y otros vertebrados como las aves. Esta figura de protección se debe a su gran importancia en municipios que se han convertido en referentes de la paleontología no solo turolense y aragonesa sino española e incluso mundial. Una exposición itinerante de la Fundación Dinópolis los acerca a quienes viven en esos pueblos para que conozcan su valor, puesto que solo aquello que se conoce bien se sabe proteger adecuadamente.

Estos BIC paleontológicos fueron declarados en su mayor parte por el Gobierno de Aragón a principios de este siglo, aunque el más reciente es del año pasado, el afloramiento de icnofósiles de Bueña. En la mayoría se han hecho actuaciones que permiten visitarlos, sobre todo si se trata de yacimientos de huellas de dinosaurio.

En otros, se han acometido otro tipo de intervenciones, como las asociadas a los yacimientos de mamíferos del Turoliense, con el museo al aire libre de murales de cerámica de Concud y el parque con corpóreos de animales extintos a tamaño natural creado en El Pobo, en el primer caso por iniciativa de los vecinos y en el segundo por la Comarca Comunidad de Teruel.

La exposición consta de 21 paneles informativos y ha iniciado su periplo en Galve, pionera a finales del siglo pasado en la explotación turística de este recurso antes de que se creara Dinópolis. Allí hay cinco BIC paleontológicos, todos ellos de huellas de dinosaurio, uno más de los que están catalogados en El Castellar, también del mismo tipo.

Entre estos dos municipios se reparten más de la mitad de los lugares BIC declarados en la provincia en el ámbito de la paleontología. Pertenecen al Mesozoico, la era de los dinosaurios, y a ellos se suman los afloramientos de icnitas de Miravete de la Sierra, Ababuj, Ariño y Castellote, uno en cada uno de ellos. Sus edades van del Jurásico Superior, hace unos 150 millones de años, al Cretácico Superior, hace unos 95 millones de años.

Además están los dos yacimientos de vertebrados del Turoliense en Concud, el Barranco de las Calaveras y el Cerro de la Garita, de hace unos 7 millones de años; y el del periodo Villafranquiense de La Puebla de Valverde, de hace unos 2 millones de años. Por último, el año pasado se incorporó a esta relación el yacimiento de icnofósiles de invertebrados del  Jurásico que hay en Bueña y que data de hace unos 160 millones de años.

La exposición itinerante ha iniciado su andadura en Galve y después irá a El Pobo coincidiendo con la celebración del Festival de música Poborina Folk, para después recorrer todos los municipios que cuentan con estos BIC.

El director gerente de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis, Alberto Cobos, explica que el objetivo es dar a conocer su existencia por tratarse de la máxima figura de protección desde el punto de vista legal que existe para este tipo de patrimonio paleontológico.

La intención es divulgar también lo que ya se ha hecho con algunos de estos yacimientos, en función de sus diferentes posibilidades de cara a su difusión y el desarrollo territorial. “Muchos de estos lugares pueden ser, y son de hecho, auténticos museos de sitio para visitar in situ los yacimientos”, destaca Cobos, quien valora que los mismos son un recurso de desarrollo de las zonas donde se ubican en pueblos poco poblados, “y que sin embargo atraen a los visitantes cuando se ha hecho una adecuación para la visita”.

Además, el director gerente de la Fundación Dinópolis destaca el contexto histórico y científico que tienen yacimientos como los de Concud, donde se han hecho otras actuaciones por parte de diferentes administraciones de cara a su musealización, “y en otros todavía se podría avanzar y ayudar así al desarrollo territorial de estos pueblos”.

Otros recursos

En la exposición se relacionan todos los yacimientos y se explican sus características, así como si son visitables o no, y los recursos que existen asociados, como el museo de murales de cerámica de Concud, el parque de la Sabana del Turoliense en El Pobo o La Ruta del Dinosaurio de El Castellar.

Cobos considera que más allá de la protección legal que se dio a estos sitios con su declaración como Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto de Interés Cultural-Zona Paleontológica,  los mismos ofrecen la posibilidad de utilizarlos como un recurso para la “dinamización socioeconómica, a diferente escala, desde muy pequeña a más grande en función de cada municipio”.

El paleontólogo opina que en muchos lugares ya se ha conseguido eso, puesto que en diez de esos yacimientos se han hecho labores de distinta índole para hacer adecuaciones museográficas de los espacios, “desde muy básicas a otras más potentes, dependiendo como todo de la inversión que se pueda llegar a realizar allí”.

En este sentido, Cobos asegura que gracias al proyecto de La Carretera de las Huellas de Dinosaurio, la Fundación está haciendo un análisis de cómo se encuentran los yacimientos, qué se podría hacer o las tareas de mantenimiento que habría que realizar. Apunta al respecto que hay una segunda actuación en marcha dentro de ese proyecto para hacer esas tareas de forma periódica.

En el marco de esa actuación hay que enmarcar la exposición sobre los BIC, cuenta el director de la Fundación Dinópolis, que se ofrecerá a todos los municipios que tienen yacimientos así declarados. “La intención es que estos lugares puedan acoger la muestra y que poco a poco las gentes de ese territorio aprendan a valorar lo importante que hay en su municipio, que va más allá de un mero yacimiento paleontológico”, indica, para precisar que la exposición servirá para que los visitantes conozcan estos recursos, si bien aclara que es bueno que este tipo de eventos se realicen a lo largo de todo el año de forma desestacionalizada.

“Es bueno socializar, incluso a través de la paleontología, municipios tan pequeños a lo largo del año, aunque haya muy poca gente, porque tenemos derecho también para poder socializar aunque vivamos pocos en los pueblos o en las ciudades de Teruel”, señala el científico, que recuerda que recientemente ya se celebró el Día de los Museos en el yacimiento de Ababuj entre semana. “Somo los que estamos aquí, sobre todo, los que tenemos que saber valorar el patrimonio paleontológico”.

La exposición es parte del proyecto de La Carretera de las Huellas de Dinosaurio, que discurre a lo largo de unos 50 kilómetros de las carreteras A-228, TE-V-8010 y TE-V-8001 y pasa por municipios con afloramientos de icnitas de dinosaurio de gran importancia científica como se pone de manifiesto por las publicaciones que se han hecho: El Castellar, Galve, Cedrillas, El Pobo, Ababuj, Aguilar del Alfambra y Camarillas.

Leyenda

Financiación del Fite

Esta iniciativa forma parte de un Fite de Presidencia para fundaciones, que permitió a lo largo de todo el año pasado acometer labores de mantenimiento en cinco yacimientos. Con esa financiación se hizo la adecuación y mantenimiento de los yacimientos de Los Corrales del Pelejón y Las Cerradicas en Galve, el de Ababuj, y el afloramiento El Castellar en el municipio del mismo nombre, así como el de Camino El Berzal también en este sitio.

Los cinco yacimientos estaban ya adecuados para poder ser visitados dentro de esa ruta, y además los paleontólogos de la Fundación Dinópolis excavaron en el yacimiento de El Pozo, donde los paleontólogos de esta institución sacaron a la luz más de 400 nuevas huellas. También se hicieron labores de excavación y mantenimiento en el yacimiento El Hoyo de El Castellar, donde además se acometió una adecuación museográfica básica para poder ser visitado.

Esa financiación permitió colocar las señales de La Carretera de las Huellas de Dinosaurio en diferentes pueblos que la integran (Galve, Aguilar del Alfambra, Ababuj, El Castellar y El Pobo), así como la instalación de códigos QR y folletos informativos.  La intención, si se consiguen más fondos, es ampliar esa señalética a otros municipios.

En el marco de estas actuaciones es en el que se ha hecho la exposición que ha empezado su itinerancia en Galve y que llegará después a los municipios que lo soliciten, preferentemente los que tienen BIC paleontológico o que formen parte de la Carretera de las Huellas de Dinosaurio. La Fundación Dinópolis se encarga de todo y lo único que tienen que aportar los ayuntamientos es un espacio donde exhibirla.

La Dinosaur Tracks Road como un proyecto que vertebra el territorio con las icnitas

En la exposición se incide en la Dinosaur Tracks Road, la Carretera de las Huellas de Dinosaurio que discurre a lo largo de 50 kilómetros por distintos municipios con yacimientos de icnitas, algunos de ellos BIC y acondicionados para su visita. Es una iniciativa en crecimiento que contribuye a vertebrar el territorio con los recursos paleontológicos

El redactor recomienda