Síguenos

297_1200x150-trail-oliete.gif banner click 297 banner 297

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

La cuarta aduana medieval de Aragón en tráfico de mercancías era la de Albentosa La cuarta aduana medieval de Aragón en tráfico de mercancías era la de Albentosa
En la imagen, los asistentes a la visita guiada al castillo y la ermita de Pradas. Rubén Sáez

La cuarta aduana medieval de Aragón en tráfico de mercancías era la de Albentosa

Los expertos muestran la importancia de algunos bienes que ahora están en estado de ruina
banner click 236 banner 236
Cruz Aguilar

Las Casas de la Jaquesa, en el término municipal de Albentosa, es la única aduana medieval que se conserva en todo Aragón. Era la más importante, en lo que respecta a tráfico de mercancías, del sur y la cuarta en Aragón, donde había muchas, pero todas se han perdido. La de Albentosa está en grave peligro y parte de los edificios se han perdido y así se puso de manifiesto en las VI Jornadas de Patrimonio de Gúdar-Javalambre, celebradas el pasado sábado en San Agustín.

La aduana estaba compuesta de varios edificios, incluyendo dos hostales, era un núcleo de servicios donde se cobraba el denominado impuesto del General. En los años 80 se demolieron edificios que incluso tenían troneras y los expertos en patrimonio alertaron del riesgo de ruina que corre el resto del conjunto.

Javier Ibáñez, coordinador de las jornadas, arqueólogo y presidente del Centro de Estudios de Gúdar-Javalambre, habló de la aduana y de otros monumentos que, si bien tenían elementos defensivos, no pueden considerarse masías fortificadas como tal puesto que su fin no era residencial y agrícola. Otro de los monumentos que salieron a relucir son las Salinas de Arcos de las Salinas, “que también corren grave peligro”, alertó el experto.

Manzanera

El especialista habló de la Torre de Alcotas, en Manzanera, una torre de grandes dimensiones que podría compararse con las casas fuertes de la zona de Huesca, aunque en este caso de menor altura y mayor antigüedad.

Javier Ibáñez hizo una valoración muy positiva de las jornadas, que contaron con cerca de medio centenar de participantes durante las sesiones técnicas y un público mayor en la visita al Castillo de Pradas de San Agustín. Aunque buena parte de los participantes eran del propio municipio, el coordinador de la actividad destacó que se acercaron personas tanto de localidades cercanas como de la capital turolense o de segorbe.

Precisamente el presidente de la comarca de Gúdar-Javalambre, Ángel Gracia, destacó ese interés despertado durante las jornadas y anunció su continuidad en el año 2022, cuando se centrarán en el legado andalusí en la zona.

La visita al Castillo de Pradas generó una gran curiosidad entre los asistentes y es que se trata de una masía fortificada que en su origen fue castillo. Javier Ibáñez explicó que se trata de un castillo vinculado a la aldea de Pradas,  finalmente abandona por problemas sobre su titularidad. Los habitantes se desplazaron hasta San Agustín, dejando el castillo y la ermita, que pasaron luego a ser propiedad de los Sánchez Muñoz y se modificó el uso de la fortaleza, convirtiéndola en una masía fortificada.

Alto Aragón

Otra de las ponencias que se realizaron durante el sábado fue la del presidente de Arca, la Asociación para la Recuperación de los Castillos Aragoneses, José Manuel Clúa, quien habló de las casas fuertes en el Alto Aragón en los siglos XVI y XVII.

Por su parte el arqueólogo José Francisco Casabona se centró en la legislación foral que afectaba a las masías fortificadas y mostró algunas de las autorizaciones concedidas en el Maestrazgo para su construcción, así como una orden de demolición en la Sierra de Albarracín.

Durante la sesión también intervino el presidente de Arcatur, la Asociación para la Recuperación de los Castillos Turolenses, Rubén Sáez, quien mostró las estrategias para asediar una masía fortificada en la Edad Media.

En la sesión de San Agustín, al igual que ya ocurrió en la de Puertomingalvo, surgió el tema de la conservación de estos monumentos e Ibáñez recordó que “no hay ayudas específicas pero sí existen desgravaciones”, comentó. Por otro lado, en cuanto a los posibles usos para estos edificios, Clúa manifestó la reconversión en hoteles que, aunque no es una solución generalizada, sí puede ser una opción “puntual” para algunas de ellas.

El redactor recomienda