Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

La juez envía a prisión eludible bajo fianza al joven detenido en una pelea multitudinaria en Calamocha La juez envía a prisión eludible bajo fianza al joven detenido en una pelea multitudinaria en Calamocha
El joven ha declarado este miércoles en los juzgados de Calamocha

La juez envía a prisión eludible bajo fianza al joven detenido en una pelea multitudinaria en Calamocha

Está siendo investigado por los presuntos delitos de lesiones agravadas y conducción temeraria

El Juzgado de Calamocha ordenó la prisión provisional, eludible con el pago de una fianza de 5.000 euros, para el joven que en la madrugada del pasado martes embistió con su vehículo contra otra persona en el trascurso de una pelea en la avenida Corona de Aragón de dicha localidad. Ayer ingresó en prisión, aunque se espera que a lo largo del día de hoy salga en libertad tan pronto como haya pagado la fianza. La juez ha abierto diligencias contra el detenido por los presuntos delitos de lesiones agravadas y conducción temeraria, y se descarta el homicidio en grado de tentativa. La investigación judicial sigue abierta y pendiente de la práctica de nuevas diligencias por la pelea multitudinaria que tuvo lugar, en la que hay otro investigado que ayer quedó en libertad con cargos por un presunto delito de lesiones menos graves.

El joven de Fuentes Claras de 27 años, cuyo nombre responde a las iniciales I. S., detenido el martes por una pelea en la que empleó un vehículo para embestir a otra persona, ha pasado la noche en prisión, si bien a lo largo del día de hoy quedará en libertad tan pronto como haya pagado la fianza de 5.000 euros que le puso la juez de Calamocha.

El auto dictado ayer tras ser puesto a disposición judicial incluye otras medidas cautelares como una orden de alejamiento por la que no podrá acercarse a menos de 300 metros de Calamocha, ni podrá estar a menos de esa distancia de la persona contra la que embistió con el coche y que le denunció por tentativa de homicidio.

Además, se ha ordenado la intervención del vehículo, que está a nombre de un progenitor del detenido, y la entrega del permiso de circulación del mismo así como del permiso de conducir del investigado.

En la mañana de ayer fue puesto a disposición judicial el detenido y declaró también otro investigado, de origen marroquí  aunque nacionalizado español, cuyas iniciales son R. Z. y tiene 19 años, que quedó en libertad con cargos por un presunto delito de lesiones menos graves al haber estampado la silla de una terraza en la cabeza de otra persona.

Además de estos dos investigados declararon seis testigos, si bien otros jóvenes que habían sido citados declinaron hacerlo porque anunciaron su intención de personarse como denunciantes, no contra el detenido sino contra la otra parte de la pelea ya que ambas se cruzan acusaciones por el altercado.

Tras las declaraciones de ayer no parece que haya un móvil específico como detonante del enfrentamiento por causas anteriores o una mala relación previa, sino que todo apunta a que pudo deberse a una simple discusión de tráfico que derivó hacia el cruce de amenazas primero y las agresiones después.

Por un lado ayer declararon el detenido y personas allegadas a él, como su hermano, que estaban en el lugar de la trifulca, y por otro un dominicano al que se embistió con el coche y que es el principal lesionado, un magrebí que le acompañaba, y el marro  quí que está siendo investigado por estamparle una silla en la cabeza a otro.

Los españoles estaban de pie en un paso de cebra y pasó junto a ellos el vehículo en el que iban el magrebí (conductor) y el dominicano (acompañante). Tocaron el claxon y pasaron rozando al grupo que estaba en la calzada.

Detonante de la discusión

Todo apunta a que ese fue el detonante de la discusión, aunque las versiones son diferentes según quién lo cuenta. El dominicano, CH. G., al igual que el magrebí, negaron que llevasen armas contusas como asegura la otra parte, y sostienen que fueron provocados por los otros.

El dominicano, que está nacionalizado español y tiene un negocio en Calamocha donde reside desde hace mucho tiempo según explicó, reconoció que al pasar por el paso de cebra pitaron a los que estaban en él para que se apartaran, y que el chico que después fue detenido se ofendió, pero que ellos le ignoraron.

Mientras esperaba a ser llamado a declarar, comentó a los periodistas que aparcaron el coche a unos siete metros del otro grupo, que se les quedó mirando y a los que preguntaron qué pasaba. Le respondieron con insultos, según esta versión, llamándole “inmigrante de mierda”, a lo que le contestó que si tenía algún problema lo resolvían. El dominicano indicó que entonces el detenido salió “como loco” a buscar su coche, entró en dirección contraria y fue a embestirlo, como se ve en un vídeo grabado con un móvil que circuló por las redes sociales.

Comentó que no conocía de nada a esa persona, sobre la que aseguró que iba bebida, y que le golpearon otros además de las dos embestidas que recibió con el coche. Sufre lesiones menores en las piernas y ayer caminaba con dificultad, mientras que está pendiente de que le miren el ojo izquierdo porque asegura que ve borroso con él tras los golpes que recibió. En el vídeo se ve cómo él también golpea en la pelea, al igual que el marroquí que está siendo investigado, y se monta una gran trifulca entre varios, aunque no se produjeron lesiones de gravedad.

La parte del detenido sostuvo en cambio ayer en el juzgado que fue el dominicano y su acompañante quienes les intimidaron a ellos porque salieron del coche con armas contusas como un puño americano y les amedrentaron diciéndoles que no sabían con quién se habían metido. En ese momento no llegó a haber pelea ni se utilizaron esas supuestas armas, sobre las que otros testigos de la parte del detenido sostienen que también vieron cadenas, un punzón y un bate de béisbol. La Guardia Civil no las ha encontrado y el dominicano y su acompañante niegan que las portaran.

El abogado del detenido, Clemente Peribáñez, manifestó que su representado se había visto intimidado y se sintió acorralado, y  que por eso acudió a por su vehículo pero sin intención de causar lesiones. El letrado aseguró que había una desproporción entre lo que se ve en el vídeo, lo que sucedió y los daños, y que su cliente está dispuesto a responder a las responsabilidades personales y civiles. Incidió en que lo que podía ser una provocación y un pique entre ambos devino en un enfrentamiento por un calentón.

Una discusión de tráfico que acabó con una respuesta desproporcionada

No parece que hayan otros móviles como detonante de la pelea de Calamocha, como se ha llegado a rumorear, más allá de lo que en definitiva resultó ser una discusión de tráfico, como estimó ayer la Fiscalía, que acabó en una pelea con una respuesta desproporcionada al utilizar el detenido un vehículo para embestir a su contrario.

El abogado del marroquí investigado no descartó que pudiera existir también un móvil racista por algunos comentarios que se habían vertido durante las declaraciones al haberse referido a ellos como “moros de mierda”.

Desde la Fiscalía no se ha apreciado en cambio ningún móvil racista, y el abogado del detenido descartó también este extremo. Aseguró en este sentido que “nada más lejos” y que todo apuntaba a que había sido un “calentón de fiestas” que había acabado en una riña.

Sobre el supuesto uso de armas contusas y blancas, que no han aparecido pero que varios testigos de la parte del detenido aseguran haber visto, desde el ministerio público se pidió que se busquen puesto que de momento no hay pruebas de que existan ya que la otra parte lo niega. El abogado del detenido abogó igualmente por estudiar con detenimiento las imágenes grabadas con los móviles para intertar determinar si se emplearon en la pelea aunque las grabaciones son borrosas. El detenido, que no tiene antecedentes penales, reconoció haber bebido, al igual que el marroquí investigado.

 

El redactor recomienda