Síguenos

297_1200x150-trail-oliete.gif banner click 297 banner 297

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

La Rondalla de Albarracín llena el aforo de la iglesia de Santa María en el Concierto de Navidad La Rondalla de Albarracín llena el aforo de la iglesia de Santa María en el Concierto de Navidad
La rondalla de Albarracín está integrada por personas de diferentes generaciones

La Rondalla de Albarracín llena el aforo de la iglesia de Santa María en el Concierto de Navidad

Los músicos interpretaron villancicos que fueron alternados con otro tipo de músicas populares
banner click 236 banner 236
Cruz Aguilar

La rondalla de Albarracín completó el aforo en el tradicional, pero atípico, concierto de Navidad que ofreció el pasado sábado en la iglesia auditorio de Santa María. Allí los villancicos populares alternaron con pasodobles, rancheras, tangos o boleros y, por supuesto, con música pop y rock. El contraste entre Adeste Fideles, el pasodoble Francisco Alegre o el bolero Deuda arrancaron muchos aplausos entre un público totalmente entregado que llenó las 250 plazas disponibles.

Entre el repertorio también hubo piezas como Pero a tu lado o El día que me dijiste que han sido reinterpretadas por el director de la rondalla, Julen van Ellen Sáez. “Unas piezas cantadas y otras solo musicales. Es el concierto de Navidad porque se hace en torno a la Navidad pero no son solo villancicos, ni mucho menos. Cada año metemos un repertorio distinto y procuramos que sea muy variado”, explica Amparo Sáez, que es una de las integrantes de la rondalla.

Albarracín recuperó este año el tradicional concierto de la rondalla aunque el brindis de cava con el que vecinos y músicos se felicitaban las pascuas deberá esperar a 2022.

De todas las edades

En la rondalla de Albarracín hay integrantes de todas las edades y, según explica Amparo Sáez, “entre el más mayor y el más joven hay casi 60 años de diferencia”. A todos les une su pasión por la música y con sus laúdes, bandurrias y guitarras –en ocasiones acompañados por las voces del coro– son capaces de hacer sonar desde las piezas más clásicas al pop más moderno sin olvidar, por supuesto, las jotas.

El concierto es un clásico de la Navidad de Albarracín ya que se celebra desde hace unos 30 años y marca el inicio de las fiestas. El encargado de llevar la batuta durante años fue Pedro Fuertes y ahora está al frente  Julen van Ellen Sáez.

Hay varias familias que tienen a músicos de dos generaciones distintas tocando e incluso hay una con representación de tres generaciones diferentes. Además, según manifiesta Amparo Sáez, en los últimos años han entrado un buen número de chavales jóvenes con muchas ganas, por lo que Albarracín tendrá su particular Concierto de Navidad durante, al menos, otros 30 años más.

El acceso al concierto fue libre, hasta cubrir el aforo, pero a los asistentes se les pidió un donativo, como es costumbre, para una causa solidaria. En este caso lo recaudado se donará a los damnificados por el volcán de La Palma.

El redactor recomienda