Síguenos

297_1200x150-trail-oliete.gif banner click 297 banner 297

303_1200x150-controlglass.gif banner click 303 banner 303

Las excavaciones de la Fundación San Roque de Calamocha en el martinete de cobre hacen aflorar numerosos restos arqueológicos Las excavaciones de la Fundación San Roque de Calamocha en el martinete de cobre hacen aflorar numerosos restos arqueológicos

Las excavaciones de la Fundación San Roque de Calamocha en el martinete de cobre hacen aflorar numerosos restos arqueológicos

Un yunque, cepos de martillo, escorias y una moneda del siglo XVII, entre los hallazgos
banner click 236 banner 236

La excavación arqueológica que está realizando la Fundación San Roque de Calamocha en el antiguo martinete de cobre de la localidad está aflorando numerosos restos de la antigua industria del siglo XVII como los cepos del martillo o el yunque, además de escoria de la fundición. Los restos del martinete de cobre se encuentran debajo del nivel de fábrica de jabón, que se instaló en el mismo lugar y que estuvo  activa hasta principios del siglo XX. La siguiente fase del proyecto de recuperación del martinete de cobre será la musealización con la reconstrucción de la maquinaria hidráulica y que sea visitable.

La arqueóloga de la excavación del martinete de cobre de Calamocha, Lourdes López, destacó el buen número de restos arqueológicos que están aflorando bajo el primer nivel del suelo de la fábrica de jabones que ocupó con posterioridad el espacio del martinete y que duró hasta principios del siglo pasado.

Lourdes López recordó que en la excavación del primer nivel de la fábrica de jabones apareció el sistema de producción con la caldera y depósito de grasas,  toneles metálicos y de madera, además del almacén.

En el segundo nivel de la excavación que se está llevando a cabo en el martinete de cobre de Calamocha, siglo XVII, está aflorando en los suelos de arcilla aprisionada las estructuras con  restos de todo el mecanismo industrial como es el yunque y los cepos del martillo, restos de cobre, diferentes agujeros de postes de vigas de maderas que seguramente sirvieran para la techumbre, una moneda de 1870 cuando reinaba Amadeo de Saboya, entre otros elementos, apuntó Lourdes López.
 

Moneda de 1870 encontrada en la excavación arqueológica del martinete


La instalación industrial del martinete de Calamocha se componía de un pequeño taller construido en torno a una enorme fragua en la que se fundía el cobre ayudado por una trompa de soplado movida por agua. Las planchas obtenidas pasaban posteriormente al martinete, un gran martillo hidráulico que les proporcionaba la forma definitiva. Actualmente la fundidora está en ruinas pero limpia, conservándose el gran cárcavo de piedra en arco de medio punto en donde iba alojada la rueda o noria que movía el martillo y la trompa de soplado, así cómo la balsa, situada en la parte superior del cárcavo. Paralelamente a la excavación arqueológica se están llevando a cabo trabajos de restauración y de conservación de los muros del edificio del martinete.

La arqueóloga de la excavación avanzó que los trabajos en el martinete de cobre se terminarán en las próximas semanas para que el proyecto entre en la siguiente fase de musealización y que sea visitable.

En este punto, el técnico del Ayuntamiento de Calamocha e historiador, Emilio Benedicto, señaló que con el apoyo del Fondo de Inversiones de Teruel se reconstruirá las máquinas de madera que hacían que funcionara el martinete de cobre, así como buscar una forma de cubrimiento para proteger los restos arqueológicos que se están encontrando. “Se quiere reconstruir las máquinas de madera y musealizar el martinete de cobre para hacerlo atractivo a los visitantes”. Recordó que el martinete de cobre está dentro del proyecto del conjunto etnológico hidráulico que está en el entorno del Puente Romano. “Proyecto etnológico que por una parte incluye el patrimonio hidráulico con el lavadero de lanas y, por otro, el patrimonio medioambiental con la recuperación de los paseos que están realizando los talleres de empleo para disfrutar del río Jiloca a su paso por Calamocha”, explicó Benedicto. El lavadero de lanas ya ha recuperado la noria de agua y se han protegido unas pinturas.

 

El redactor recomienda