Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

David Barrera denuncia el estado de abandono en el que las administraciones tienen a la aldea de El Collado de la Grulla

Localidades olvidadas: El Collado de la Grulla pide asfaltado y control sobre la población de cérvidos y jabalíes

La aldea pertenece a Albarracín y a ella se accede a través de un camino de tierra

El Collado de la Grulla es casi un despoblado de la Sierra de Albarracín que se siente abandonado. Pertenece a Albarracín aunque el municipio más cercano es El Vallecillo. Pide que se asfalte el acceso a la aldea como lo están los vecinos núcleos de población de El Membrillo y San Pedro. También reclama un mayor control de los cérvidos y jabalíes  por medio de la caza, ya que su gran número produce graves mermas en las cosechas de cereal.

En El Collado de la Grulla están censados media docena de personas que se desplazan de otros municipios para trabajar los campos de esta aldea pegada a la provincia de Cuenca y al inaccesible valle y castillo de Torrefuerte. A mediados del siglo pasado vivían en El Collado de la Grulla un centenar de vecinos. En agosto vuelven descendientes de la aldea que emigraron a las ciudades y viven una veintena de personas.

El joven agricultor, 29 años, David Barrera Lapesa, es uno de los vecinos que está censado en El Collado de la Grulla, que reside en el vecino municipio de El Vallecillo, pero todos los días va a su aldea y la de sus padres y abuelos para trabajar la tierra en la profesión que se siente feliz. “Como yo hay algunos más en El Collado de la Grulla, que viven en Teruel pero que suben los fines de semana a trabajar los campos. Aquí venimos a trabajar”, afirmó.

En El Collado de la Grulla también hay un ganadero de ovejas pero que reside en El Masegoso y que en invierno lleva el ganado a pastar a Torrevieja, Alicante.

En esta línea, David Barrera destacó que aunque El Collado de la Grulla sea casi un despoblado siempre personas trabajando por sus campos y montes y en verano, agosto, se reabren casas y viven una veintena de personas. Hacia 1950 llegó a haber cerca de 100 personas viviendo en El Collado de la Grulla y en los años sesenta del siglo XX se comenzó a despoblar. La gente emigró por falta de recursos con una tierra muy pobre, pedregosa, a Barcelona, Valencia y Castellón principalmente.

Despoblación

En El Collado  de la Grulla por su despoblación se sienten abandonados. Así, el acceso a la localidad desde la carretera provincial que une El Toril y Masegoso con El Vallecillo es de tierra con baches, unos 4 kilómetros. Esto hace que en invierno con la nieve no se limpie, salvo en la última nevada gracias a la intervención que hicieron tanto el alcalde de Albarracín como el alcalde de El Vallecillo para que pasaran las máquinas quitanieves y abrieran el acceso a El Collado de la Grulla. “Reclamamos que el acceso a El Collado de la Grulla esté asfaltado como lo están El Membrillo y San Pedro, aldeas también de Albarracín como nosotros”, apuntó David Barrera.  En el casco de El Collado de la Grulla además no tiene ninguna calle encementada por lo que las hierbas superan el medio metro de longitud.

En esta línea de mejora de infraestructuras, el portavoz de El Collado de la Grulla dijo que la Diputación Provincial de Teruel tiene que arreglar los caminos que se usan en los desplazamientos para los trabajos agrícolas y que están abandonados. “Hace falta que pase la motoniveladora para arreglar los caminos de El Collado de la Grulla y no se estropee la maquinaria”, dijo David Barrera.
 

En Collado de la Grulla existe un grave problema con la excesiva población de cérvidos y jabalíes


Otro grave problema que se padece en la zona es el elevado número de animales, cérvidos y jabalíes, que producen graves daños a las cosechas. “Aquí no recibimos compensaciones por los daños de los animales y hay un número excesivo de animales de caza que diezman las cosechas. Tiene que haber un mayor control de estos animales”, comentó Barrera.

En Collado de la Grulla tampoco se tiene señal de televisión ni línea para el teléfono fijo, aunque sí funciona bien la telefonía móvil.

En El Collado de la Grulla no entra ni el camión de la basura en verano. El contenedor está puesto en la carretera provincial entre El Vallecillo y El Toril y Masegosto. Tampoco entra ni el panadero ni la venta ambulante, ni el servicio médico, que está en Albarracín.

El joven agricultor David Barrera Lapesa reseñaba la contrariedad que tiene El Collado de la Grulla de ser tan pobre y abandonado justo tan pegado al valle de Torrefuerte con su castillo y al que van de cacería y de relajamiento grandes personajes, que se desplazan a este escondido e inaccesible  valle en helicóptero.

Castillo de Torrefuerte

El privado castillo de Torrefuerte, que data del siglo XIII, cuenta con un enorme arco de medio punto, a modo de entrada, por el que, antaño, se accedía al gran patio interior con diversas viviendas distribuidas alrededor del interior de la fortaleza.

La gran finca particular del valle de Torrefuerte, en la provincia de Cuenca, tiene más de mil hectáreas protegidas por una valla y vigiladas por tres guardias de caza. El corte de un camino con la compra de la gran finca de caza y su vallado en 1992 obliga a dar un gran rodeo para ir a Salvacañete (Cuenca) desde El Collado de la Grulla  cuando antes se iba en tractor en apenas 20 minutos.

El futuro de El Collado de la Grulla para el joven agricultor David Barrera lo ve incierto. “Se aguantará hasta que duren las ayudas de la PAC o que el precio del cereal suba para poder vivir. Se lucha por los abuelos, los padres que trabajaron estas tierras tan pobres. Ahora vivimos gracias a la PAC, porque si no existieras estas ayudas no se podría subsistir”, confesó.

 

El redactor recomienda