Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Localizan 160 pesas  de cuatro telares en dos viviendas excavadas en el yacimiento de La Caridad de Caminreal Localizan 160 pesas  de cuatro telares en dos viviendas excavadas en el yacimiento de La Caridad de Caminreal
Algunas de las pesas localizadas en el yacimiento de La Caridad de Caminreal en una imagen tomada el martes por la tarde. M.C.A.

Localizan 160 pesas de cuatro telares en dos viviendas excavadas en el yacimiento de La Caridad de Caminreal

La campaña arqueológica se centra este año en dos viviendas de la ínsula cinco y en una cocina de la siete
banner click 236 banner 236
Cruz Aguilar

Dos pequeñas viviendas gemelas con al menos dos telares en cada una de ellas y un total de 160 pesas de tipología variada es el principal hallazgo realizado durante la presente campaña de excavación en el yacimiento de La Caridad, en Caminreal, en el que  un equipo de seis expertos en arqueología y restauración de piezas del Museo de Teruel lleva un mes trabajando y continuará hasta finales de septiembre.

Junto a las numerosas pesas, de barro sin cocer y con inscripciones y dibujos, se han localizado varias piezas metálicas, entre ellas una fíbula o broche decorativo de bronce y el mango de un cazo. Además, se ha descubierto una fusayola, que es una pieza utilizada para el hilado de la lana, con una inscripción que se está analizando para conocer su significado. También han aparecido cardadores de lana y unas tijeras, elementos todos ellos vinculados con la confección textil.

El presidente de la Diputación de Teruel, Manuel Rando, visitó el yacimiento acompañado por el diputado de Cultura y Turismo, Diego Piñeiro y el director del Museo de Teruel, Jaime Vicente, que es a su vez co-director de la excavación junto a Beatriz Ezquerra. El responsable aprovechó la visita para encontrarse con los técnicos de la empresa Artyco SL, a la que se ha adjudicado la conservación de todos los restos de la ciudad romana y cuyos trabajos comenzarán en las próximas semanas. Rando indicó que la inversión, que rondará los 400.000 euros, está más que justificada porque supondrá la conservación de todo lo hallado en las 38 campañas arqueológicas realizadas desde el año 1984 y además es el paso previo a la musealización, “un sueño cada vez más cercano”, argumentó el presidente.

Rando destacó sobre la presente campaña arqueológica que se han descubierto “dos casas con características muy peculiares” puesto que estaban destinadas a la confección de tejidos. En ese sentido, Jaime Vicente especificó que a los cuatro telares localizados podría sumarse alguno más puesto que hay pesas en otras estancias que podrían indicar que ahí había otro telar y, por otro lado, quedan algunos habitáculos de la segunda casa sin excavar todavía.

Jaime Vicente (izq.), Diego Piñeiro, Nuria Lázaro y Manuel Rando

La co-directora de los trabajos arqueológicos, Beatriz Ezquerra, precisó que las pesas detectadas son de todos los tamaños y tipologías, tienen multitud de marcas –algunas circulares y otras en forma de letra– y concretó que se trata de un hallazgo “significativo” puesto que nunca antes se habían encontrado tantas piezas de telares juntas. Entre las pesas, todas ellas de barro secado al sol, hay de pesos diversos que van desde los 80 a los 700 gramos.

Pese a la profusión de elementos vinculados a la confección textil, Vicente especificó que la producción no sería industrial, aunque los propietarios de las viviendas sí destinarían buena parte de lo hilado a la venta porque los restos hallados denotan que la actividad “supera la normal de una familia”.

Las dos casas excavadas tienen una planta de 48 metros cuadrados cada una y son construcciones gemelas situadas en uno de los extremos de la ínsula o manzana número 5, junto a una plaza. Se sabe que se trata de un espacio abierto porque se han realizado catas que han desvelado que no hay muros. En la planta baja –posiblemente tendrían dos alturas como se ha constatado en otras construcciones estudiadas en Caminreal– había cuatro estancias, entre ellas una cocina.

El co-director de la excavación precisó que no es la primera vez que aparecen telares en La Caridad, aunque detalló que nunca habían localizado tantos juntos –hay al menos cuatro en las dos casas– y con tanta profusión de elementos vinculados a ellos.

Planificación milimétrica

La Caridad es una ciudad perfectamente planificada urbanísticamente, con todas las calles de la misma anchura, al igual que las viviendas. Cada ínsula tiene unas dimensiones de 30 por 70 metros y, en la actualidad, se han excavado poco más de 8.000 metros cuadrados de una superficie total de doce hectáreas. La Diputación de Teruel está cerrando tratos con los propietarios para la adquisición de los terrenos que rodean a la excavación realizada hasta la fecha, con el fin de seguir avanzando en su estudio.

Uno de los elementos hallados en esta campaña en Caminreal es un trozo de madera, un material orgánico poco habitual en esta ciudad, que fue atacada durante las guerras sertorianas, en torno al año 74 antes de Cristo. La mayor parte de la madera que ha aparecido está totalmente calcinada porque la ciudad fue incendiada, como se aprecia en el color gris ennegrecido de los restos que aparecen. Por ello, y como apuntó la arqueóloga Sara Azuara, es muy difícil encontrar restos sin calcinar. Detalló que la madera forma parte de una de las vigas que componían la techumbre y su localización permitirá un análisis más exhaustivo que el que permite la madera quemada.

Entre los elementos de estas dos casas gemelas han aparecido numerosos fragmentos cerámicos, como cuencos o dolias (que eran tinajas destinadas al almacenaje) la mayor parte de ellos despedazados, pero también un pequeño vaso que está prácticamente entero. “Es cerámica ibérica, la hacían los indígenas pero imitando la romana”, detalló Azuara sobre el recipiente.

La restauradora Pilar Punter fijando con una venda la pesa para evitar su fragmentación en el traslado al Museo

La campaña de este año también completará la excavación de una cocina situada en una vivienda de la ínsula 7. Se trata de la cocina mejor conservada de las que se han localizado hasta la fecha en La Caridad y los técnicos creen que ampliar los trabajos arqueológicos a la última de las tres estancias de las que se compone puede arrojar información importante sobre el tipo de elaboración de los alimentos. Jaime Vicente Redón manifestó que todas las viviendas excavadas presentan cocinas con la misma tipología, que es una estancia central donde se ubicaba el hogar y dos más, una a cada lado, que podrían ser utilizadas como bodega o despensa.

En las diferentes casas se han localizado estas dependencias asociadas al ámbito culinario que se reducían a dos en aquellos domicilios de menor tamaño. A juicio del responsable de la excavación, esta tipología domiciliaria responde a la perfecta planificación que presenta la ciudad romana y que también queda patente en la simetría de las calles y manzanas y en las dimensiones de las mismas.

La musealización supondrá un revulsivo para la zona

El proceso que lleva consigo una excavación arqueológica es largo y complejo y no solo por el trabajo de campo que conlleva. Una vez localizadas las diferentes piezas hay que geolocalizarlas y fotografiarlas, además de catalogarlas para poder estudiar el contexto en el que han aparecido.

Todo ese trabajo es lo que permite investigar el significado que tenían y estudiarlas en su contexto, algo que, en el caso de la excavación de las dos viviendas gemelas con al menos cuatro telares puede ayudar a saber el número exacto de estas máquinas de confección textil.

La excavación conlleva, como apunta la restauradora del Museo de Teruel Pilar Punter, toda una “metodología arqueológica”. El martes, en el yacimiento prácticamente todas las piezas estaban en el lugar en el que habían sido halladas y Pilar Punter colocaba vendas en las pesas agrietadas para garantizar su seguridad en el transporte al museo. “Son intervenciones temporales que hay que hacer rápido para poderlas llevar al laboratorio sin que se produzca ninguna pérdida de datos”, especificó.

Esa necesidad de preservar los restos es lo que hace que a lo largo de las diferentes campañas se hayan hecho trabajos de conservación que ahora se aplicarán a todo el yacimiento. Lo hará la empresa Artyco SL, a la que se han adjudicado las labores que se prolongarán durante seis meses.

El presidente de la Diputación de Teruel, Manuel Rando, especificó que el objetivo es que toda la consolidación de los restos, entre los que hay tanto muros como hogares o mosaicos, esté lista en el mes de abril y que partir de ahí será momento de planificar la musealización de la ciudad romana de La Caridad.

En opinión de Manuel Rando, la musealización del espacio, que calificó de “sueño cercano”, permitirá a “escolares, turolenses y visitantes” una parte de la historia y el patrimonio provincial, además de que será un importante reclamo para atraer turismo y “dará un plus a la comarca del Jiloca”.

El responsable provincial reconoció que se trata de “fuertes inversiones” pero que “merecen la pena”, concretó porque supone potenciar el patrimonio, la cultura y la historia de la provincia. Destacó que estos trabajos de investigación arqueológica no solo se han llevado a cabo en La Caridad de Caminreal, sino también en los yacimientos del Alto Chacón, en la capital turolense, y de San Pedro, en Oliete.

El redactor recomienda