Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

196_1200x150-valentina.gif banner click 196 banner 196

Agustín Martín rescata del olvido la historia social de Lechago a través de sus vecinos Agustín Martín rescata del olvido la historia social de Lechago a través de sus vecinos
Agustín Martín, natural de Lechago y ex concejal del Ayuntamiento de Zaragoza. EFE/Toni Galán

Agustín Martín rescata del olvido la historia social de Lechago a través de sus vecinos

Recopila en un libro el devenir social y laboral de la localidad

M.Rosa Lorca/EFE

Agustín Martín, natural de Lechago y ex concejal del Ayuntamiento de Zaragoza, ha rescatado del olvido las tradiciones, el patrimonio y parte de la historia social de este municipio turolense, a través de narraciones contadas por sus habitantes y sus propias vivencias.

El Lechago que yo he vivido y el que me contaron recopila en 15 capítulos y 451 páginas el devenir social y laboral de la localidad de Lechago, los oficios y el patrimonio cultural y urbanístico ya desaparecidos, las tradiciones, los juegos y hasta los funcionarios que pasaron por Lechago desde 1871 y hasta que justo un siglo después pasó a formar parte del Ayuntamiento de Calamocha.

Los protagonistas de la historia son los propios habitantes de este núcleo, enclavado entre la vega del río Pancrudo, ahora sumergida bajo las aguas de un embalse, y colinas arcillosas, y que en los años 30 llegó a contar hasta con 700 vecinos, muy lejos de los apenas 40 que resisten en invierno.

Historias que ha recopilado desde que tiene uso de razón, cuenta Martín en una entrevista con Efe, a través de archivos, la transmisión oral contada por padres, tíos y conocidos y sus propias vivencias, de las que tiene memoria a partir de los años 60.

Las formas de relacionarse de sus vecinos, ya sea en los bares -hasta cuatro llegó a tener-, los varios comercios, de los que no queda ninguno, o las fiestas patronales, el patrimonio desaparecido como el olmo, el apeadero, el lavadero, la Casa Lugar (puerta del horno, escuela y escaleras de subida al ayuntamiento), el horno o el Molino o quien se encargaba de hacer la cal evitarán caer en el olvido gracias a esta obra que Martín presentará el sábado 21 de agosto en el municipio.

"Ahora solo queda un bar" y el comercio "se realiza a través de la venta ambulante", resalta Agustín Martín, quien no obstante asegura que "cualquier tiempo pasado no fue mejor, fue distinto".

En este sentido, reconoce que las vivencias, amistades, amores, inquietudes y esperanzas de la niñez y la juventud "marcan toda la vida", al tiempo que destaca la experiencia vital que supone vivir en un pueblo en el que todo el término es espacio de juegos frente a la pantalla del ordenador a través de la que los niños y jóvenes ven ahora el mundo.

Por eso, afirma que no cambia esa "vivencia vital más rica, con más sociabilidad" y otra forma de compartir que le tocó vivir, consciente de que las sociedad evoluciona hacia la "ultratecnología".

De los tiempos que vivió y que le contaron solo perdura el baile de "La Zorra" como "un icono" al final de cada sesión de música de las fiestas patronales y el Rosario de la Aurora la madrugada del día de San Bartolomé, patrón de Lechago, además del tiro de barra y el tiro de bola en el ámbito deportivo y que conforman el "personal patrimonio histórico lechaguino".

Martín está convencido de que en el mundo rural, si se dota de comunicaciones, conectividad y servicios básicos próximos "se puede vivir mejor que en las ciudades". Por eso subraya la necesidad de luchar por ello porque de lo contrario "dar el paso desde la ciudad, será complicado".

Agustín Martín también se siente "muy orgulloso" de su experiencia como concejal en el Ayuntamiento de Zaragoza, que le ha dado un "bagaje importantísimo" en gestión pública, experiencia y contactos para saber cómo llegar a las instituciones y poder aprovecharlo para otros ámbitos de la vida.

Experiencia que le ha servido también a la Asociación de Amigos de Lechago, surgida como oposición a la construcción del pantano, y que ahora continúa para logar otras ventajas para el pueblo.

Por ello, destaca la importancia del asociacionismo como "contrapoder" y para poder ser partícipe de las resoluciones que afectan al pueblo, un diálogo para "el que de forma individual no se tiene capacidad".

Ejemplo de este tesón es el acto que también el día 21 llevará a cabo la asociación para hacer realidad el sueño del escritor y activista cultural, descendiente de Lechago, Félix Romeo Pescador, con la inmersión en el pantano de una biblioteca.

El redactor recomienda