Síguenos
Alcañiz rememora el bombardeo del 38 de la mano de José María Maldonado Alcañiz rememora el bombardeo del 38 de la mano de José María Maldonado
La exposición está compuesta por ocho paneles desplegables que explican los sucesos acontecidos en la ciudad hace 84 años

Alcañiz rememora el bombardeo del 38 de la mano de José María Maldonado

La exposición que recoge los hechos se encuentra en la Biblioteca Municipal hasta final de mes

La ciudad de Alcañiz conmemoró el pasado día 3 de marzo el bombardeo que en el año 1938 dejó medio millar de víctimas mortales y destrozó algunos de los núcleos más importantes de la localidad. Sin embargo, los actos para honrar la memoria democrática se han prolongado durante todo el mes de marzo en la capital bajoaragonesa. La exposición 3 de marzo de 1938: el bombardeo silenciado es una de las joyas que permanecerán hasta final de mes con el objetivo de no olvidar nunca lo que sucedió ahora hace ya 84 años en Alcañiz. De la mano de José María Maldonado, uno de lo grandes expertos de la Guerra Civil en territorio aragonés, los vecinos de Alcañiz pudieron conocer algunos detalles gracias a una visita explicativa.

Ocho roll ups recogen las distintas fases de un bombardeo breve pero devastador para la ciudad de Alcañiz. La suma de todos ellos permite entender la relevancia de un ataque silenciado por todas las partes durante mucho tiempo. “Siempre se nos ha contado una historia que hasta que no se ha realizado un estudio no ha podido verse cómo fue realmente”, comenta el autor de la obra Alcañiz, 1938. El bombardeo olvidado.

La exposición, que permanece en la Biblioteca Municipal de Alcañiz hasta finales del mes de marzo, debía ser explicada en ese mismo emplazamiento. Sin embargo, el poder de convocatoria de un Maldonado admirado en la ciudad obligó a trasladar la actividad al Salón de Actos del Palacio Ardid.

Allí, el historiador se detuvo en cada uno de los desplegables con el objetivo de aclarar dudas y poner encima de la mesa toda la verdad sobre un hecho que marcó el devenir de la capital bajoaragonesa. “Considero que el saber no ocupa lugar y saber qué ocurrió con nuestros antepasados, todavía menos. En base a qué evoluciona un pueblo o una ciudad es básico para entender la ciudad hoy en día”, argumenta Maldonado.

El pasado en el presente

Su inigualable conocimiento respecto al bombardeo de Alcañiz le llevó, durante la explicación de la exposición, a comparar en varias ocasiones los sucesos de su ciudad con los que están teniendo lugar al otro lado del continente, en la batalla entre Rusia y Ucrania. De hecho, podría considerarse que el prestigioso historiador usó la guerra actual como hilo conductor para tratar de concienciar más a los alcañizanos sobre lo ocurrido en su localidad. Desde el papel que jugó la aparición de la aviación hasta el éxodo de ciudadanos bajoaragoneses de sus municipios, José María Maldonado trató todos los temas cercanos al bombardeo. “Cuando veo lo de Ucrania no puedo quitarme debla cabeza lo que ocurrió aquí. Los milicianos hicieron lo mismo que estamos viendo en Kiev. La salida de bajoaragoneses es el mismo éxodo que estamos viendo en Ucrania ahora mismo”, reflexionó Maldonado.

José María Maldonado, durante la sesión explicativa de la muestra

Una situación que entristece enormemente al autor de algunas de las obras más completas sobre la Guerra Civil española en el territorio aragonés. “Me gustaría decir que aprendemos de la historia para que no se repita, pero por desgracia no es así. Es muy triste y muy doloroso, pero es lo que está ocurriendo”, aseguró el alcañizano.

La puesta en contexto

Antes de abordar los hechos acontecidos en Alcañiz, José María Maldonado puso en contexto a la ciudadanía. Precisamente, el primero de los roll ups que componen la exposición trata sobre la importancia de la aviación como arma de guerra. “El avión nace en 1903 con un fin civil pero rápidamente se usa como un arma de guerra. En un principio el hecho de volar era una aventura, pero en el momento en el que se empieza a utilizar eso como arma de guerra se produce un cambio definitivo para la humanidad”, explicó Maldonado.

Antes de centrarse en los detalles del devastador bombardeo a Alcañiz, el historiador repasó otros bombardeos que tuvieron lugar en Aragón, pero que por diversos motivos no supusieron una pérdida humana tan numerosa como la de la capital bajoaragonesa. Además, el historiador contextualizó a la perfección la situación política de Alcañiz en el momento de los hechos: “En esta ciudad estaban los unos y los otros, pero nadie le preguntó a nadie con quién quería ir a la guerra”.

Los detalles de la masacre

Una vez explicado el contexto, el centenar de alcañizanos que acudieron a la cita pudieron disfrutar de las detalladas explicaciones con las que José María Maldonado situaba cada acción de aquel 3 de marzo del 1938. “No hay dudas de ningún tipo sobre lo ocurrido, ya que estaba todo en el parte. La documentación es precisa y clarísima en el archivo”, aseguró uno de los grandes investigadores de los hechos. El discurso de Maldonado, repleto de anécdotas sobre lo que sucedía en las calles, resumió los motivos por los que la masacre fue de tal magnitud: “En alcañiz estábamos en zona de retaguardia, no había ningún tipo de guerra en ese momento concreto, pero también hubo algo de mala suerte porque las bombas cayeron justo en los lugares en los que había más personas”.

Maldonado quiso dejar grabado el suceso en la memoria de los allí presentes a través de algunas fotografías del suceso. La exactitud con la que el historiador conoce la ciudad de Alcañiz le permitió indagar en cada rincón en el que las bombas estallaron. “El bombardeo era por avistamiento. No tenían ningún objetivo concreto. Ni la Iglesia ni el Ayuntamiento se vieron afectados”, explicó el historiador.

Después de repasar lo sucedido en el año 1938, Maldonado quiso incidir en lo devastador que fue el bombardeo que asoló a Alcañiz: “Veamos lo que sufrieron nuestros abuelos. Ahora vemos lo que sucede en Ucrania, pero es que lo de aquí se puede incluso multiplicar”.

El mayor investigador sobre el oscuro episodio que marcó a la capital bajoaragonesa reivindicó la necesidad de conocer el pasado: “El pensamiento que tenemos todos está hecho en base de lo que les ha ocurrido a nuestros antepasados aunque no seamos conscientes de ello”. Con la exposición 3 de marzo de 1938: el bombardeo silenciado, los alcañizanos podrán repasar lo sucedido para no dejarlo en el olvido. “Aprender de lo que ocurrió es básico para saber donde estamos”, confesó Maldonado antes de cerrar el Salón de Actos del Palacio Ardid.

El redactor recomienda