Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Alejandro Palomas: “Tenemos derecho a perseguir nuestros sueños hasta el último suspiro” Alejandro Palomas: “Tenemos derecho a perseguir nuestros sueños hasta el último suspiro”
Imagen de algunos de los asistentes a los actos de la primera jornada del encuentro con el escritor, en la mañana del sábado. Mi Pueblo Lee

Alejandro Palomas: “Tenemos derecho a perseguir nuestros sueños hasta el último suspiro”

El autor de ‘Un amor’ cerró en El Castellar el ciclo literario Siete Grandes para Siete Pequeños

El escritor barcelonés Alejandro Palomas, Premio Nadal y Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, cerró durante este fin de semana en El Castellar el ciclo Siete Grandes para Siete Pequeños, organizado por Mi Pueblo Lee. Allí tuvo ocasión de conocer el pueblo, su riqueza paleontológica o su entorno paisajístico gracias un paseo por el Bosque de Los Resineros, y también de compartir con sus vecinos su obra literaria, que en los últimos veinte años alcanza otras tantas novelas, entre ellas la exitosa trilogía formada por Una madre (2014), Un perro (2016) y Un amor (2018), que además obtuvo el Premio Nadal, Un hijo (2015), que le valió el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, o Un país con tu nombre, su último libro. Santiago López, de la asociación El Castellar Pueblo en Acción, fue el encargado de moderar la presentación de esta obra.

Además Palomas inauguró la nidoteca, un buzón instalado en la calle a modo de biblioteca callejera cuyo primer inquilino será un ejemplar de Un amor, firmado y dedicado por el propio Palomas. “Me han tratado estupendamente y la nidoteca, con frases mías escritas en sus paredes, me ha parecido una cosa muy chula”, explicaba ayer el propio autor. “En El Castellar no tienen biblioteca, y la idea es que esa nidoteca se vaya llenando de libros, la gente los coja y deje otros y se los vayan intercambiando. Me parece una idea preciosa”, aseguró.

Alejandro Palomas pasó el sábado y el domingo en El Castellar después de haber presentado su última novela en Monreal del Campo, el viernes, y justo antes de emprender viaje a La Coruña y Pontevedra. El catalán reconoce que la promoción es “una de las partes más duras de dedicarse a escribir”, y eso que es uno de esos autores a quienes les gusta el barro y las distancias cortas. “Y además prefiero recorrer los pueblos a las ciudades”, matiza Palomas. El escritor, que ambienta su último libro en una aldea abandonada con sólo dos habitantes, afirma que “a los pueblos llegamos muy poco, por lo que cuando lo haces la relación con los lectores es muy distinta, más estrecha y divertida”. Según el escritor, pese a todo lo que se diga la cultura sigue sin “llegar a todas partes por igual”. “En un pueblo pequeño cuesta mucho más trabajo invitar a un escritor, pero cuando acudes se monta una pequeña fiesta”, explicó halagado.

Parece que necesariamente se vayan a vender menos libros en un lugar como El Castellar que en la presentación en una gran ciudad. “No te creas”, responde Palomas. “En las ciudades hay muchas personas, pero no sé si hay muchos lectores”. Y por diferenciar al lector de los pueblos con respecto al de las ciudades, el barcelonés explica que “el lector medio en los pueblos es de edad más avanzada que en la ciudad, con menos oportunidades de acceso a la cultura por lo que, cuando tiene acceso a ella, la consume mucho más intensamente”.

Alejandro Palomas, junto a la ‘nidoteca’ que inauguró el sábado en El Castellar

‘Un país con tu nombre’

Palomas define su última novela, Un país con tu nombre, como una historia coral, protagonizada por tres sujetos de muy diferente índole, con un tinte mágico y que supone, en parte, un alegato contra el maltrato animal y a favor de la persecución tenaz de los sueños, sean cual sean la edad y las circunstancias.

Un país con tu nombre habla de la historia de una viuda de 76 años que vive sola en un pueblo abandonado y que terminará forjando una amistad muy especial con Jon, veinte años más joven que él, y a quien al principio toma como un invasor al llegar a su aldea. Jon empieza a trabajar en un zoológico, pese a que aborrece esos lugares, para tener la oportunidad de trabajar con la elefanta Susi. Y una serie de acontecimientos inesperados romperán el tranquilo presente de la aldea, haciendo que Jon y la viuda se unan y abracen sus viejos sueños, competibles entre sí, que tenían abandonados por utópicos.

El personaje de la elefanta Susi, “una de las grandes protagonistas de la novela”, es el único inspirado en la realidad, ya que hace referencia a la elefanta que “desde hace 13 años languidece en el Zoo de Barcelona”, explica Palomas. “Los elefantes viven en familia y las tres que están en el Zoo de Barcelona proceden de manadas diferentes. Susi nunca se adaptó y no interactúa”.

El autor de Un país con tu nombre explica que desde hace tres años se espera que Susi sea liberada, “se cambió la normativa en Barcelona para que así fuera”, pero siempre que va a ocurrir “llega alguien y pone una nueva traba para que no suceda”. “Los zoológicos son un gran negocio de trata de animales, y hay un gran lobby y gente con grandes intereses económicos interesados en que eso no cambie”.

Y aunque la despoblación no pretendía ser uno de los temas de Un país con tu nombre, “porque ya se ha tratado mucho desde muchos ámbitos”, al final termina siéndolo en parte porque las oportunidades que ofrece lo rural y aquello que lo amenaza es uno de los conflictos esenciales de la novela. Eso, y los sueños. “Este libro también es un alegato sobre la persecución de los sueños, por locos que parezcan. No hay edad para soñar, hasta nuestro último suspiro tenemos derecho a perseguirlos”, asegura Palomas.

Lo que no tiene tan claro el escritor es que su última novela sea el inicio de una nueva trilogía, o de un mundo literario de quien acostumbra a relacionar de algún modo  sus libros. “La verdad es que la gente me relaciona con trilogías, y quizá yo mismo al escribir doy pie a ello, pero mi intención no es esa”. Alejandro Palomas asegura que concibió esta novela como “un libro cerrado”. “Hay gente que me está preguntado sí habrá continuación, pero en realidad este libro es una mirada desde arriba sobre las circunstancias de dos personas y una elefanta, en un momento muy concreto de sus vidas. Y cuando acaba ese momento yo aparto el foco y ya no se qué pasará con sus vidas. No sé si será lo suficientemente interesante como para escribir otra novela”.

El redactor recomienda