Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Celino Gracia publica su tercer disco: ‘Cuántos violines para decir piano’ Celino Gracia publica su tercer disco: ‘Cuántos violines para decir piano’
Grafismo de portada de ‘Cuántos violines para decir piano’, el tercer disco del turolense Celino Gracia

Celino Gracia publica su tercer disco: ‘Cuántos violines para decir piano’

Hoy 23 de julio se publican los nuevos diez temas del turolense, grabados junto a Fernando Pérez

Tras Canciones que serán canciones (2016) y El pobrecito hablador (2018), el cantautor turolense Celino Gracia publica su tercer disco, Cuántos violines para decir piano, que está disponible a través de su web oficial (celinogracia.com) y de plataformas como Spotify desde hoy mismo.

Los diez cortes del trabajo manifiestan la madurez de un corredor de fondo de la música, que hace solo un mes recogió en Andorra el galardón a la Mayor Proyección en los Premios de la Música Aragonesa, de manos de una de las hijas de Antón García Abril.

La producción de Cuántos violines para decir piano ha recogido lo mejor de las experiencias previas del turolense, ya que significa un aristotélico punto intermedio entre el primer LP, grabado íntegramente en su estudio casero de Gea de Albarracín mientras que el segundo se realizó en los estudios madrileños de Borja Montenegro y Patxi Urchegui, responsables de casi todos los arreglos que se hicieron sobre las composiciones originales de Gracia, autor de todas sus letras y músicas. “En esta ocasión”, explica el músico, “no ha sido ni tan casero como el primero ni tal delegado como el segundo”. El disco ha sido producido por el aragonés Fernando Pérez, “y todos los arreglos están hechos entre los dos”. El resultado, según el compositor, “es un disco más redondo, que al menos a día de hoy me gusta más que los anteriores”.

Otro de los asuntos que más llaman la atención del disco es la mezcolanza de sonidos y músicas que ofrece, mucho más que en sus trabajos anteriores. Sin salirse de un estilo melódico que bebe directamente de autores como Silvio Rodríguez, Luis Eduardo Aute o Ismael Serrano, en la decena de canciones pueden escucharse chelos, guitarras flamencas, tango o ecos del manouche de Django Reinhardt en Causas de una muerte repentina. Las razones no responden a la premeditación: “No produjimos el disco para darle esa mezcla de sonidos, pero ha salido por sí sola. Pérez es muy versátil, ha vivido en muchos países y se siente cómodo en muchos estilos diferentes de música. Y conforme hacíamos los arreglos de las canciones íbamos adecuando cada una de ellas a lo que nos pedía el cuerpo y musicalmente era posible”. Según Celino Gracia, “solo cuando estuvieron los temas grabados caímos en la cuenta de que eran una mezcla de estilos distintos. No fue premeditado, pero nos gustó mucho”.

En cuanto al título del disco, Cuántos violines para decir piano, responde a una de las canciones compuestas por Celino Gracia, que curiosamente se quedó fuera del LP cuando Fernando Pérez y él hicieron la selección definitiva. “Me pasó exactamente igual que con Pobrecito hablador, que toma el título de una canción que finalmente no fue incluida en el disco”, explica el músico. “Pero me pareció un verso tan potente que quise conservarlo como título”.

Esa canción, ya que no podrá escucharse enlatada -aunque probablemente sí durante la gira que Celino Gracia ofrecerá a durante este verano y otoño-, habla de los sacrificios, esfuerzos y sinsabores que hay que atravesar para alcanzar un destino, sin ni siquiera saber si es el destino definitivo. “Cuántos violines para decir piano / cuántas soledades para decir mujer / cuántos horizontes para decir barco / cuántos años, cuántos, para decir tal vez”, reza la primera estrofa del poema escrito por Celino Gracia, que como el resto están cocidas en el caldo de la propia experiencia vital del turolense.

Instrumentación

Pese a que en sus inicios, mucho antes incluso de grabar su primer trabajo discográfico en 2016, Celino Gracia se defendía sobre el escenario solo con su guitarra y voz, en este trabajo aparece una rica instrumentación, de la que ya podía presumir el segundo LP. Gracia es de los que opinan que la experiencia del directo es completamente diferente a la del disco, y que tratar de reproducir ante el público lo que se escucha en el LP es un error. Por eso todos los temas con los que gira en directo están arreglados para guitarra y piano, formato en el que actúa, sin prejuicio de que en la grabación estén enriquecidos con muchos más timbres. “Es absolutamente inviable hacer una gira con diez músicos, pero si tienes la posibilidad de hacer un disco grande con muchos instrumentos no hay que dejarla pasar”.

Así, en Cuántos violines para un piano, han colaborado músicos como el contrabajista montisonense Javi Callén, Chloe Bird que aporta las voces femeninas, el percusionista turco Ulas Aksulger, el violín de Manu Clavijo, el piano de Alex Larraga, que será el músico que acompañe a Gracia en los directos, además de un bandoleonista y un cuarteto de cuerda tudelano, entre otros.

En cuanto al formato, hoy mismo se lanza el disco en digital a través de la web oficial de Celino Gracia y de las plataformas de música. El turolense se planteó publicarlo además en formato de CD físico como los dos anteriores, “porque nosotros seguimos vendiendo discos en los conciertos. Hay gente que lo compra como recuerdo, porque ni siquiera tienen en casa reproductor de CD”. En esta ocasión lo que pondrá a la venta en los directos será un pendrive USB -muy bien acabado, con detalles en cuero y esas cosas-, con los tres discos grabados.

Celino Gracia arrancó el 2 de julio una gira en directo que comenzó en Albarracín. De momento cuenta con cuatro citas confirmadas, aunque durante este otoño el músico prevé que sean bastantes más. “Después de la época de la que venimos creo que el futuro es mucho más optimista”, asegura Gracia. El verano será normalito, pero creo que a partir de otoño se va a animar bastante la contratación”. Aunque de momento solo hay una actuación para septiembre en Gea y otra para noviembre en Aínsa, “tenemos muchos bolos a medio confirmar que durante las próximas semanas se irán cerrando”. Entre ellas, con un poco de suerte, podría estar su regreso a Teruel capital.