Síguenos
El Museo del Azafrán de Monreal muestra una selección de la valiosa colección de arte del Jiloca El Museo del Azafrán de Monreal muestra una selección de la valiosa colección de arte del Jiloca
'Sin título', obra donada por Natalio Bayo al Centro de Estudios del Jiloca

El Museo del Azafrán de Monreal muestra una selección de la valiosa colección de arte del Jiloca

El Centro de Estudios muestra 36 piezas de las 107 que forman el total, entre ganadores del José Lapayese y donaciones

El Museo del Azafrán de Monreal del Campo muestra desde el pasado 22 de noviembre hasta el 17 de enero la exposición temporal Colección Artística del Centro de Estudios del Jiloca, una síntesis representativa de las 107 piezas que forman la excelente colección de arte de la Comarca del Jiloca, creada a lo largo de las últimas décadas con las obras ganadoras del Certamen de Artes Plásticas José Lapayese y donaciones de artistas aragoneses y valencianos.

La exposición puede visitarse en el horario habitual del museo, de 11 a 14 horas y de 17 a 20 horas de martes a sábados; y de 11 a 14 horas los domingos y resto de festivos.

Del más del centenar de piezas que forman la colección completa, que abarca desde la pintura en todas sus técnicas hasta la escultura en piedra, metal, madera u hormigón, pasando por la cerámica, el grabado o el collage, la muestra selecciona 36 piezas creadas entre 1987 y 2022 , igualmente de varias disciplinas. Entre ellas están todas las ganadoras de las 23 ediciones que se han fallado José Lapayese -cuyas piezas premiadas son adquiridas por la institución comarcal-. Aunque el listado de ganadores está salpicado por artistas de toda España, supone un interesantísimo catálogo de los autores imprescindibles del arte contemporáneo turolense. No están todos los que son, pero desde luego son todos los que están.

Todos los premiados

Tienen un valor especial Valdehorna, oleó sobre lienzo de gran formato del artista Carlos Pardos, que fue la primera obra de arte premiada en la categoría Comarcal por el certamen creado en 1999. Junto a la escultura en hierro Argos con la que ganó el concurso Diego Arribas y la escultura en piedra de Calatorao Vuelta sinuosa, del darocense José Miguel Fuertes Gil, que forman el grupo de tres primeros autores vinculados a la Comarca del Jiloca premiados en el concurso que, año tras año, y casi un cuarto de siglo después de su puesta en marcha, sigue convocando a algunos de los mejores artistas de Aragón y el resto del territorio nacional. Junto a Pardos en categoría comarcal, aquel primer Concurso José Lapayese de 1999 fue ganado, en su categoría genera, por Carmen Pombo, con En la puerta. Homenaje a E. Galdeano.

Más allá de estas tres primeras piezas, entre las que ganaron el Lapayese pueden verse piezas originales de Beatriz Bertolín, Carmen Escriche o Luis Loras. También se muestran piezas como Asombro (Pablo Quesada, 2023), Max Aub en Viver (Remedios Clérigues, 2022), Cierzo (Luis Pascual Ferrer, 2021) o Inquietud (Diego Aznar, 2020), por citar las últimas piezas expuestas premiadas por el certamen. La exposición no incluye él cuadro que se premió en la última edición del concurso, Refugio IV frente al siglo XXI, de Denislav Mitkov, y que el galardón se entregó en julio y por tanto la pintura fue recientemente expuesta.

Importantes donaciones

La exposición del Museo del Azafrán también se nutre de algunas de las donaciones que se han realizado a la institución comarcal. Algunas de ellas se hicieron como portada de la revista Xiloca, órgano de expresión del Centro de Estudios del Jiloca. Es el caso, por ejemplo, de una acuarela de Natalio Bayo y de un óleo sobre cartón de José Lapayese, que en su día fueron portada de los Xiloca número 17 ( 1996) y (1997) respectivamente.

Otra donación de gran valor artístico e histórico es el acrílico sobre papel Sin título (1989) de Salvador Victoria, que donó para la portada del número 8 de Xiloca de 1991, tres años antes de su repentina muerte. La pintura aparece firmada y dedicada de puño y letra de Victoria “para los amigos del Jiloca con un abrazo”. Esta pieza, junto a otras de las que pueden verse en esta misma muestra, participó a su vez en la gran exposición retrospectiva Doce pintores aragoneses en el Centro de Estudios del Jiloca, que tuvo lugar en el recinto ferial de Calamocha en octubre de 1994.

También es muy destacada la donación que realizó el Museo Provincial de Teruel al Centro de Estudios del Jiloca de la serigrafía El barco naranja, realizada en 1987 por Enrique Trullenque, el importante artista alcañizano. Se trata de una de las 125 copias numeradas y firmadas por Trullenque, que se imprimieron en el Taller de Artes Gráficas Tramax, en Alcañiz.

Otras de las piezas expuestas hasta el 17 de enero corresponden a la donación que realizó Quinita Fogué en 2014 del óleo Carnaval

También pueden verse las donaciones que realizó Diego Arribas una década después de haber estampado su nombre en el palmarés del certamen de artes plásticas, cuando se publicó De minas y derviches (2011) del Colectivo Arte Jiloca.

Selección

Esas 36 obras que se muestran en el Museo del Azafrán es una selección de las más de 100 que forman la colección completa del Centro de Estudios del Jiloca, y que por motivos de espacio no pueden exhibirse juntas. Esa colección le debe mucho al Certamen de Artes Plásticas José Lapayese, obviamente, pero en realidad comenzó a gestarse nueve años antes, cuando desde 1990 el Centro de Estudios del Jiloca decidió comenzar a ilustrar las portadas de su revista anual Xiloca con cuadros y esculturas realizadas por artistas aragoneses. Se pidió colaboración a autores como Natalio Bayo, Peris Carbonell, Antonio Fortún, Maria Eugenia Vall, José Lapayese Bruna, su hijo José Lapayese del Río o Salvador Victoria, y muchas de esas piezas que ilustraron las portadas fueron donadas.

Esa colección permanente de arte contemporáneo propiedad de la Comarca del Jiloca a través de su centro de estudios, incluye además de las ya mencionadas, varias pinturas del pintor de Tornos Ignacio Calvo Berbegal, un retrato titulado Antonio Sebastián pintado por el rubielano José Gonzalvo, una gran cantidad de grabados de Salvador Victoria, piezas de José Luis Lasala, Jorge Gay, Gonzalo Tena, Enrique Trullenque, Fernando Novella, y de artistas extranjeros como Tania Abrile o Cristina Ferreras (Argentina), Virginia Gerstner o Mario Loprete (Italia), Julia Elena Pérez (Uruguay), Sergio Frederick Urzúa (Chile), Benigno Quezada (México) o Paulo Perre (Portugal), entre otros.

Otras referencias turolenses que pueden encontrarse en el catálogo de la colección de arte de la comarca del Jiloca, son Manolo Pascual, Susana Fuertes, Miguel Ángel García Rueda, Gabriel Fuertes Bellido o José Manuel Ramos.

También destaca una amplia nómina de calamochinos y creadores vinculados al Jiloca. Al nombre más conocido, el de José Lapayese, se unen Ricardo Polo Cutando o José Luis Sancho Pamplona, Pilar Benedicto Gimeno, Adriana Sebastián Hernández, Manuel Pascual o Rita Marindo. En este capítulo se echa de menos quizá la presencia de uno de los artistas más reconocidos y con mayor influencia en la actualidad del Jiloca, el fotógrafo Uge Fuertes.

El redactor recomienda