Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

El XIII Simposio de Escultura en Alabastro llega a su ecuador en Albalate El XIII Simposio de Escultura en Alabastro llega a su ecuador en Albalate
La coreana Yunmi Lee es una de las participantes que llegan desde fuera de España. Darío Escriche

El XIII Simposio de Escultura en Alabastro llega a su ecuador en Albalate

La rusa Tanya Preminger o la coreana Yunmi Lee, entre los nueve participantes de este año

El Centro Integral para el Desarrollo del Alabastro (CIDE) de Albalate del Arzobispo acoge, desde el pasado día 15 y hasta el 28, de noviembre la decimotercera edición del Simposio Internacional de Escultura en Alabastro, una cita en la que están participando nueve escultores procedentes de cinco países.

Durante dos semanas los escultores tendrán la ocasión de trabajar la piedra blanca propia del Bajo Martín, primero en el propio CIDE de Albalate y, durante los últimos días, por las calles y plazas de la localidad. Las piezas que realicen pasarán a formar parte de la colección del Ayuntamiento de Albalate. El próximo domingo se expondrán en el Centro Cultural Municipal, y después formarán parte del programa Alabastro In Itinere, mediante el cual el CIDA las expone por salas e instituciones de todo Aragón con el objetivo de promocionar una piedra de gran calidad y cualidades artísticas, de la que la Comarca del Bajo Martín es principal productor mundial.

Una de las ventajas que ofrece a estos artistas el simposio, que cada vez atrae a creadores de mayor prestigio y trayectoria, es que “les da la oportunidad de trabajar con alabastro de gran calidad y con piezas de gran tamaño, lo que no siempre es posible en este tipo de citas”, explica Santiago Martínez, coordinador del CIDA y del simposio.

La catalana Noemí Palacios desbasta con la radial el alabastro turolense. Darío Escriche

Hasta este año las empresas proveedoras de la piedra con la que esculpen los artistas era Exportadora Turolense (La Puebla de Híjar) y Yesal (Albalate), y en la XIII edición se ha sumado Alabastro Blanco Europa (Fuentes de Ebro). El alabastro se extrae en forma de bolos de tamaño variable, recubierto de una costra que no siempre es aprovechable por el escultor. “Este año nos han proporcionado una serie de piezas muy grandes y de gran calidad”, lo que en manos de escultores como los que se encuentran reunidos en Albalate son auténticas peritas en dulce.

Especialmente impresionante es la pieza que está esculpiendo la rusa Tanya Preminger, una piedra de 1.400 kg (sin peana) y más de metro y medio de altura, que probablemente sea instalada en algún espacio público de Albalate.

Participación de lujo

El Simposio Internacional del Alabastro de Albalate es bianual, por lo que no se vio obligado a suspender el pasado año por culpa de la covid-19, aunque la convocatoria de 2021 ha acusado la incertidumbre y los problemas en la movilidad internacional, ya que de las 140 solicitudes de participación se ha pasado a 80.

Dadas las circunstancias ese dato no sorprende a la organización, que se muestra muy satisfecha porque “se nota que este simposio tiene cada vez más prestigio en el mundo de la escultura, porque de hecho cada año nos llegan propuestas de artistas de mayor calibre”, asegura Martínez.

Entre los nueve participantes de la edición de 2021, cinco de ellos procedentes de Europa y Asia, hay nombres tan destacados como el de la artista rusa Tanya Preminger, los italianos Lara Steffe y Francesco Paglialunga, la coreana Yunmi Lee o Yannick Robert, procedente de Francia. Además participa Noemí Palacios, de Sabadell, Mariano Pastor, de Albalate del Arzobispo, el madrileño Borja Barrajón o Jesús Melero, de Badajoz.

Preminger es una veterana escultora y una de las referencias internacionales en arte ambiental, escultura paisajística y land art, aunque su obra abarca campos tan amplios como la fotografía, la instalación y las piezas de sala o la escultura en hielo y nieve, entre otros muchos. Formada en la Academia de Artes Surikov de Moscú, desde 1972 está afincada en Israel, donde da clases y desarrolla sus proyectos artísticos. Preminger llega a Albalate del Arzobispo tras haber participado este mismo año en dos simposios de escultura, en Ucrania y Francia, y entre sus galardones más recientes destacan el Premio Estímulo del Ministerio de Cultura de Israel (2016), el Premio del II Simposio de Escultura de Mercosul (Brasil) en 2013; el Premio de Escultura en Piedra de Eslovenia (2011); o el premio Mifal Hapais de Israel (2003), entre otras muchas referencias. La obra pública de Tanya Preminger puede verse en plazas y calles de Ucrania, Francia, Nepal, Rusia, Argentina, Rumanía, Turquía, Chile, Italia, Montenegro, Brasil, India y numerosas ciudades de Israel. A partir de finales de noviembre una de sus piezas podrá verse además en Albalate del Arzobispo.

Durante la primera semana los escultores realizan el trabajo de desbastado. D.E.

Por su parte, la surcoreana Yunmi Lee se formó en la Universidad de Seul y en la Academia de Bellas Artes de Carrara (Italia). Ha participado en varias ocasiones en la Feria ARCOI del Instituto Cultural de Roma, y en numerosas exposiciones de arte, preferentemente en Italia.

De ese país proceden los escultores Lara Steffe y Francesco Paglialunga. La primera procede de la Academia de Bellas Artes de Milán y repite participación en la cita del Bajo Martín, después de participar en la última edición celebrada en noviembre de 2019, en la que resultó ganadora honorífica -el premio no tiene dotación económica- con su escultura Y el alma vibra. Comenzó su trayectoria artística hace treinta años, con especial atención a la figura de la mujer y al del ser humano como un nexo entre el concepto sólido de la Tierra y lo etéreo del cielo, que trata de fundir en sus piezas. Paglialunga, por su parte, se formó en la Academia de Bellas Artes de su Lecce natal. Ha participado en tres exposiciones individuales, entre 2014 y 2017, y en media docena de colectivas. La participación internacional la cierra el francés Yannick Robert, escultor que desde los años 90 explora continuamente los diferentes tipos de mármol, y que además de contar con dos premios de escultura en el Salón APEP de Montreal y en Lacrouzette, tiene obra pública en diferentes ciudades de Francia y en Calatorao, en cuyo simposio escultórico participó en 2016.

La representación turolense en el XIII Simposio del Alabastro llega con Mariano Pastor Bernad, marmolista de Albalate del Arzobispo. Cuenta con casi 40 años de experiencia trabajando con el mármol, tanto en el ámbito de la construcción como en el de proyectos decorativos, y se declara un “enamorado” del alabastro, en cuya talla profundizó este verano pasado, durante un curso de la Universidad de Verano de Teruel organizado junto al CIDA.

Además participan en la XIII edición del Simposio del Alabastro del CIDA la catalana Noemí Palacios, artista con una enorme proyección que desde 2008 ha expuesto en Francia, Italia, Alemania y por toda la geografía española. Palacios tiene obra pública y en colecciones privadas distribuida por todo el país, y ha obtenido numerosas distinciones en certámenes de escultura con piedra.

Por su parte, Borja Barrajón repite en el simposio turolense tras su participación en la edición de 2008, cuando empezó su licenciatura en Bellas Artes por la Complutense de Madrid. Desde entonces ha desarrollado una trayectoria que le ha llevado a exponer de forma individual en tres ocasiones, en Madrid, y en la Galería Cafmeyer de Bélgica.

Por último, Jesús Melero Torres, procedente de Zafra (Badajoz) es el participante más joven, y a sus 26 años tiene ya cierta experiencia en la escultura con piedra y con alabastro, particularmente, gracias al cual ya ha ganado alguna distinción como el Premio R-crea2021, convocado en Granada.

Algunos de los participantes en el simposio que está teniendo lugar en Albalate, en las instalaciones donde trabaja el CIDA. Darío Escriche

Jornadas maratonianas en torno al arte y la creación

Los artistas, que tienen que completar su proyecto antes del 28 de noviembre, trabajan en jornadas maratonianas. Aunque el horario del simposio va de 8 a 13.30 horas y de 15 a 18.30 horas, habitualmente se prolonga bastante más allá, gracias a la iluminación artificial de que disponen. Durante los primeros días las radiales generan gran cantidad de polvo, por lo que el trabajo se desarrolla en el exterior del Centro Integral para el Desarrollo del Alabastro, excepto en días como el de ayer, en el que la lluvia les obligó a trasladares al interior de la nave que tienen acondicionada. Durante la próxima semana, a medida que los escultores tengan que hacer el tallado más fino y generen menos polvo, desarrollarán su actividad por las calles y plazas de Albalate, e incluso realizarán actividades con la participación de los escolares de la localidad, para impulsar la actividad artística a través de la piedra autóctona del territorio.

Acciones para promocionar el valor artístico de la piedra blanca turolense

El objetivo del simposio, que organiza el Ayuntamiento de Albalate con la colaboración de la Comarca del Bajo Martín, la Diputación de Teruel y diversas empresas del sector, es consolidar la piedra ornamental genuina del Bajo Martín, vinculada a la historia del arte desde la antiguedad.

La idea es poner en contacto a la piedra con escultores de gran trayectoria, para intercambiar conocimientos artísticos y experiencias entre creadores de diferentes procedencias y generaciones, que a su vez promocionen a través de sus obras el uso del alabastro turolense, que además de diferentes usos industriales tiene unas enormes posibilidades decorativas y escultóricas gracias a su textura, su translucidez, su escasa dureza y la naturaleza de sus vetas y tonos cromáticos.

Las piezas escultóricas que resultan del simposio pasan a formar parte de la colección del Ayuntamiento de Albalate del Arzobispo, que se exponen en la localidad y que mediante cesiones y préstamos itineran a lo largo del año por toda la Comunidad Autónoma. El CIDA quiere, además, poner en marcha un programa en el que las instituciones de Teruel y el resto de Aragón se impliquen exponiendo en algunas de sus sedes esta colección de escultura en alabastro, cada día más extensa y de mayor calidad.

El redactor recomienda