Síguenos
‘Enhebrar’, el crecimiento de lo textil como material, lenguaje y objeto del arte ‘Enhebrar’, el crecimiento de lo textil como material, lenguaje y objeto del arte
Adsuara, Araceli Sancho, Carmen M. Samper, Laura Hernández, Clérigues, Elena Soriano, Silvia Gil, Alex Francés, Gene Martín, Rocío Gil y Clara Lícer (de i. a d.)

‘Enhebrar’, el crecimiento de lo textil como material, lenguaje y objeto del arte

La Escuela de Arte de Teruel expone una colectiva realizada por doce creadores de toda España

La Escuela de Arte de Teruel acoge desde ayer jueves la exposición Enhebrar, una muestra colectiva de arte textil que reunió piezas de doce autores diferentes, de dentro y fuera de Teruel, comisariada por Carmen Martínez Samper y Manuel Adsuara Ruiz, al hilo de las Jornadas de Patrimonio Inmaterial de la Comarca de la Sierra de Albarracín que se organizarán en Tramacastilla este sábado.

Participan en la exposición Rossana Zaera, Alex Francés, Rebeca Morgan, Silvia Gil, Araceli Sancho, Rocío Gil, Encarna Ferrer, Laura Hernández Moreno, Gene Martín, Remedios Clérigues, Elena Soriano y Clara Licer.

La muestra reúne piezas de muy diferente índole, desde un traje de boda o una torera de diseño hasta un libro construido con bordados o pinturas textiles conceptuales, y trata de revalorizar la actividad textil como materia, lenguaje y objeto de arte, pese a que ha estado históricamente denostada como labor secundaria, habitualmente patrimonio de la mujer y como tal más relacionada con las tareas domésticas y la artesanía, en el mejor de los casos.

Imagen de la pieza expuesta por Remedios Clérigues

La exposición estará abierta hasta el próximo 2 de diciembre, en el horario habitual de la sala, de lunes a viernes entre las 19 y las 21 horas. La exposición cuenta con un interesante catálogo que puede consultarse en la propia sala o de forma online, a través de un código QR que también está distribuido por la sala de exposiciones de la Escuela de Arte.

Martínez Samper y Adsuara, comisarios de la muestra, trazan una serie de metáforas que recorren todo el universo conceptual de la exposición. El propio título de la muestra, Enhebrar, hace referencia a los lazos que se establecen entre dos (o más) elementos de diferente índole que se unen, como la aguja y el hilo, para conseguir un objetivo inalcanzable por los elementos individuales por sí solos. Ese sentido de unión, al que también hace referencia el concepto de tejido, traslada mentalmente además a la unión de las sociedad rurales, a su sentido de pertenencia, e incluso al de microcomunidades, como la de las mujeres, dentro de estas. Tejido también hace referencia al material sobre el que se fija la memoria, el conocimiento y el progreso que se conserva como patrimonio cultural, e incluso se juega con el término (h)uso, que según le pongamos o le quitemos la h se refiere a una de las piezas de la rueca utilizadas en el hilado tradicional a mano; o bien al uso, a la utilidad, al factor práctico al que ha estado ligada la producción textil manual, quedando fuera de los cánones académicos de lo que se entendía tradicionalmente por arte. Una de las cosas que trata de demostrar la exposición es que lo útil, lo usable e incluso lo usado -el traje de boda expuesto celebró una boda hace escasas semanas- no esta reñido con lo artístico.

La artista visual y diseñadora Rossana Zaera (Castellón, 1959), que trabaja habitualmente en un estudio que tiene en Cantavieja, se lleva el concepto a uno de sus terrenos preferidos, la memoria. Presenta un díptico formado por hojas de calco antiguas, patrones extraídos de la revista Labores del Hogar que han sido intervenidas estableciendo un juego de palabras entre Memoria y Me moría.

Tres mujeres pasan las páginas del libro de autor de Laura Hernández Moreno

Alex Francés (Valencia, 1962), por su parte, ofrece una muestra de pieza física, testigo de su evolución desde la imagen -fotografía y vídeo- de sus inicios a lo material. Combina lo textil, el tejido, con lo escultórico y lo visual, en 8 cos engachat, una serie de ocho objetos de ganchillo de palangre de cáñamo.

La madrileña Rebeca Morgan sí que ha trabajado lo textil desde sus inicios, y ella misma admite que el tejido ha formado parte siempre de su vocabulario artístico. Presenta tres obras a caballo entre la pintura y la escultura, siempre desde lo textil, de marcado carácter mediterráneo, inspiradas en el Mar Egeo, la navegación -Tocado y hundido es una muestra del sentido del humor de la creadora-, los mitos griegos, la Odisea y Penélope.

La turolense Silvia Gil presenta Semillas II, varias esculturas y volúmenes obtenidos gracias a diferentes trenzados de fibra vegetal, que entronca bien con la curiosidad de esta artista por las tradiciones y las técnicas de creación ligadas a las sociedades rurales y a las personas de avanzada edad y, por ende, en peligro de extinción.

La valenciana afincada en Teruel Araceli Sancho propone diferentes tocados y sombreros salidos de su atelier de sombrerería, donde realiza sus creaciones para cine, televisión y teatro. Muchas de sus piezas recrean sombreros históricos, pero en otras da rienda suelta a su creatividad a través de diseños de fantasia, vanguardistas y con materiales y tendencias poco habituales.

Silvia Gil, Alex Francés y Gene Martín ante la obra de la primera de ellas, ‘Semillas II’

Rocío Gil (Teruel, 1984) presenta varias pinturas matéricas realizadas con fibras y tejidos. Conservan el concepto de cuadro tradicional pero la textura y el volumen acaparan tanto protagonismo como la composición o el color. Su obra también está profundamente ligado a la memoria, al pasado y a la sociedad rural, proyectándolo hacia el futuro a través de un trabajo artístico innovador y transgresor.

Encarna Ferrer (Teruel, 1978) representa bien el espíritu de la muestra, que ya que lo textil está presente en su vida desde su infancia, marcada por compartir labores con su madre y abuela. Después alcanzó el plano formativo y laboral, como diseñadora de indumentaria, y más adelante siguió el camino natural hacia las Bellas Artes. Así que sus trabajos tienen elementos de los tres planos, lo familiar a través de la memoria -y a ello se refiere Genealogías tejidas, la instalación mural que presenta-, lo artesano desde el punto de vista de la pulcritud técnica, y lo artístico, con un discurso narrativo que va más allá de mero objeto mostrado.

Asistentes a la exposición con la pieza de Alex Francés en primer término

Laura Hernández Moreno (Albarracín 1982) presentó una de las piezas que más interés despertó ayer entre el abundante público que se dio cita en la inauguración de la muestra. Por un lado expuso Tejer textos, un libro de artista textil con 29 historias tejidas a través de otras tantas páginas de tela, y por otro Cirugía, una intervención con hilo que alude al concepto de restañar y cicatrizar heridas.

Gene Martín es otro de los artistas turolenses que participan en la muestra, muy vinculado también al arte textil desde hace años, no solo por su labor como diseñador sino porque frecuentemente ha incluido el tejido entre sus materiales expresivos preferidos. Presenta en la colectiva El manto del rey sabio, un estandarte textil a doble cara, realizado con retales de estampados diseñados por él mismo, y con pedazos de tejido blanco con la leyenda El manto del rey sabio, tan distinto todos sin embargo los mismos.

En una muestra textil en Teruel tampoco podía faltar Remedios Clérigues, que presenta Tapices, obra con su estilo características a caballo entre la instalación y lo escultórico, que incorpora materiales textiles reciclados, cosidos, zurcidos, plegados y vueltos a zurcir, como una metáfora de la vida larga azarosa de las personas y de las propias obras de arte. Las piezas están realizadas con unos tapices de gran tamaño que Clérigues realizó en 2009 dentro del proyecto fallido del Museo Nacional de Etnografía, y en cuya creación se implicaron personas vinculadas en su niñez al Hogar Comandante Aguado, donde estaba destinado dicho museo.

Vestido de Elena Soriano y el estandarte de Gene Martín, al fondo

Por su parte Elena Soriano (Teruel, 1989) es modista y creadora de moda a medida. Trabaja dándole un toque artístico, vanguardista y creativo que convierte la prenda en objeto artístico, sin que por ello deje de ser prenda. Presenta Nuella Queen, un vestido de novia de raso que combina dos colores y dos cortes diferentes en la misma prenda, y que fue usado recientemente.

Por último, Clara Licer Gómez (Teruel, 1997) es una modista y diseñadora que inspira su creación en los referentes históricos y culturales de la provincia de Teruel. En concreto expone en la Escuela de Arte Teruel, una torera que forma parte de una serie de prendas inspiradas en los diseños mudéjares de la cerámica y el ladrillo, además de la tradición taurina de Teruel que alcanza incluso su mito fundacional.

 Jornadas de Patrimonio Inmaterial

La exposición forma parte de la programación de las XII Jornadas de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Sierra de Albarracín, que tendrán lugar el este sábado en Tramacastilla y que, con el título De batanes, ajuares... La artesanía textil de ayer y de hoy, se dedicará a la producción artesana textil.

Las sesiones tendrán lugar entre las 10 y las 15 horas, y participarán ponentes como los historiadores del arte Julio César Valle Perulero o Javier Hernández-Gracia, el sociólogo Víctor Lacambra, que además es técnico de Turismo de la Comarca Sierra de Albarracín, y Carmen Martínez Samper, artista, profesora de Bellas Artes en Teruel y miembro del Instituto de Patrimonio y Humanidades.

La jornada se cerrará con una intervención textil en la que participarán varias mujeres de la localidad de Tramacastilla, y una mesa redonda abierta al público.

El redactor recomienda