Síguenos
José Ángel Guimerá le sigue la pista a los incunables de Híjar en ‘El legado de Alantansí’ José Ángel Guimerá le sigue la pista a los incunables de Híjar en ‘El legado de Alantansí’
Guimerá (izda.) y Carlos Alonso graban una demostración de impresión en la Sinagoga de Híjar, en las Jornadas de Patrimonio del Centro de Estudios del Bajo Martín

José Ángel Guimerá le sigue la pista a los incunables de Híjar en ‘El legado de Alantansí’

Su ambicioso documental sobre la segunda imprenta hebrea de España se estrenará a final de año

De una pequeña imprenta hebrea de madera situada quizá en el sótano del Castillo del Duque de Híjar, en esa localidad turolense, salió en 1490 una edición de la Torá, la ley judía. Fueron las últimas páginas que Eliezer ben Abraham Alantansí imprimió en ella. Dos años después las coronas de Castilla y Aragón decretaron la expulsión de los judíos de la península Ibérica, la añorada Sefarad. En torno a cien mil judíos se dispersaron por el norte de África, Europa y la actual Turquía. Se llevaron lo que pudieron cargar encima, pero no se olvidaron de sus libros porque, en los albores del revolución que preludiaba la imprenta, estos eran auténticos tesoros que se transmitían de padres a hijos.

Hoy en día, más de 500 años después, esos libros junto con el resto de los que imprimió Alantansí en su imprenta hebrea, primera que existió en Aragón y segunda en el resto de la península Ibérica, están desperdigados por todo el planeta, guardados por algunas de las instituciones culturales más importantes del mundo, donde se estudian y custodian. Han sido testigos de una epopeya monumental y atesoran parte del alma de su creador, un personaje cuya historia sigue rodeada por un halo de misterio.

Su historia; la de los libros y la del impresor, es la que contará El legado de Alantansí, el largometraje más ambicioso hasta el momento del productor, realizador y guionista turolense José Ángel Guimerá. El proyecto es cien por cien turolense pero absolutamente internacional, porque su rodaje se desarrolla en lugares tan dispares como Jerusalén, Nueva York, Cambridge, Florencia o Huelva, y está generando mucha expectación entre la comunidad hebrea de todo el mundo, especialmente entre los descendientes de los sefardís -aquellos españoles expulsados-.

Imagen de uno de los ejemplares de la ‘Torá’ bellamente decorada, de las que salieron hace 500 años de Híjar

El proyecto está ya bastante avanzado y Guimerá calcula que entre abril y septiembre se completará el rodaje de las últimas secuencias, para que en noviembre de 2023 pueda estrenarse en la gran pantalla.

José Ángel Guimerá dirige El legado de Alantansí y coordina el guion, que está escrito por Ignacio Romanos, Asunción Blasco y Lucía Conte, con dos películas en una, la que narra la investigación de Conte tras la pista de los incunables, y la que cuenta la epopeya del impresor Alantansí.

La parte documental seguirá los pasos de los incunables que salieron de la imprenta de Híjar, a través de entrevistas y testimonios con expertos de universidades e instituciones de todo el mundo. Al mismo tiempo, la parte de ficción histórica reconstruirá a través de varios actores la vida del impresor en base a aquellos datos que se conocen sobre la vida de Eliezar Alantansí, nacido en Huesca y establecido en Híjar entre 1482 y 1490, tras lo cual se le pierde en parte la pista hasta su muerte, en algún momento del siglo XV en Lisboa.

Documental e investigación

La parte más documental está escrita y protagonizada por Lucía Conte, experta en cultura hebrea con raíces hijaranas; doctora en Historia, profesora de Historia medieval en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, coordinadora del proyecto de la Red Europea de patrimonio Judio en Híjar y presidenta de Tarbut Sefarad, asociación dedicada a promover la cultural hebrea en España. Conte entrevista en la película a diferentes expertos de todo el mundo sobre las 58 copias, completas o fragmentadas, que se conservan de los cinco libros que se imprimieron en Híjar. Se trata de Tur Orah Hayim, de Jacob ben Asher (1485), Biblia Hebraica con las Cinco Megillot y las Haftarot (1486-1487), Neviim Aharonim (1486-1487), Tur Yoreh De’ah, de Jacob ben Asher (1487) y Torá con Targum Onkelo y el comentario de Solomon ben Isaac (Rashi), de 1490. “Son obras que hablan sobre la religión y las leyes hebreas”, explica Guimerá, “y que tienen un enorme valor, no solo histórico, porque forman parte de la primera jurisprudencia hebrea que quedó fijada gracias a la imprenta, sino también sentimental, para toda la comunidad sefardí, y también artístico, porque son auténticas obras de arte”.

Lucía Conte entrevista para el documental a Avriel Bar-Levav, de la Open University of Israel. JAGui

Lucía Conte -y el resto del equipo- ha viajado y viajará por todo el mundo entrevistando a expertos que han estudiado los libros en la Biblioteca Nacional de España, la Nacional de Israel, la Universidad de Oxford o la Biblioteca de Parma, única institución del mundo que conserva al menos un volumen de cada una de las cinco ediciones que se imprimieron en Híjar.

Algunas de las entrevistas ya están grabadas, aunque entre abril y septiembre el equipo tiene previsto desplazarse a Nueva York, al estado de Connecticut, Florencia, Londres, Cambridge, Amberes, Madrid o Barcelona. “El plan de rodaje estará muy determinado por las agendas de las personas con las que queremos hablar, pero en esos meses nos dará tiempo a completarlo”, afirma el director de Castelnou.

Ficción histórica

Junto a la investigación de los libros de Lucía Conte, el largometraje El legado de Alantansí reconstruirá la vida del impresor. “Evidentemente nos atendremos a los datos que conocemos sobre él. Admito que hay muchas cosas que se desconocen, y que en diferentes momentos se le pierde la pista, pero sí sabemos que fue un personaje peculiar con una peripecia vital muy interesante”.

Se conoce por ejemplo que nació en Huesca, y que “por alguna razón se vio obligado a abandonar su ciudad, estableciéndose en Híjar donde se juntó con otros judíos que, curiosamente, también habían tenido que irse de sus lugares de origen”. La imprenta que dirigió debió de estar vinculada a Juan Fernández, duque de Híjar, y pudo estar instalada en su castillo. A la muerte del noble, entre 1490 y 1491, cesó su actividad.

La catedrática de Historia Asunción Blasco es la asesora de toda la parte que se refiere a la vida de Alantansí. La mayor fuente de información en este sentido es el artículo que publicó en 2002 titulado Eliezer ben Abraham Alantansí y la imprenta hebrea de Híjar (Teruel), y que más recientemente se actualizó con nuevos datos e investigaciones en una publicación financiada por el Instituto de Estudios Altoaragoneses.

Recreación de la reconstrucción que se hará de las pinturas en la sinagoga

El actor aragonés Rubén Martínez (Acacias 38, Cuéntame, Las niñas, Rewind, El último show) será quien interprete a Eliezer Alantansí, y estará acompañado por entre cuatro y siete actores más -todavía están por perfilar algunas de las escenas de esta parte del filme-, entre ellos los turolenses Jesús Cuesta o Leire Zurita, cuyo castin ha dirigido Sixto Abril, de T de Teatro.

Las escenas que recrean la vida del impresor se rodarán en dos o tres semanas de septiembre, en lugares como Híjar, Albarracín, Huesca, Uncastillo o el castillo de Albalate, en cuyo interior se recrearán los sótanos del castillo del Duque de Híjar donde se cree que estuvo la imprenta instalada. También viajarán a Palos de la Frontera (Huelva), donde se grabarán escenas del exilio de Alantansí a bordo de una reproducción de un galeón del siglo XV.

Financiación

El legado de Alantansí es uno de los audiovisuales seleccionados para las ayudas que concede el Gobierno de Aragón a través de Aragón TV y de los Fondos FITE, con 41.450 euros. La producción sigue buscando otras fuentes de financiación, ente ellas el resto de las administraciones públicas, además de instituciones y particulares dentro y fuera de España. En este sentido a lo largo de febrero José Ángel Guimerá tiene previsto regresar a Israel para presentar el proyecto a la Comunidad Sefardí de Telaviv. “La película es ambiciosa porque tiene muchas posibilidades a nivel internacional”, afirma el turolense. “Me di cuenta la primera vez que fuimos a Israel, donde varias televisiones israelís y americanas se interesaron. No hay que olvidar que el público principal al que nos dirigimos está formado por judíos y descendientes de los sefardís. Ellos tuvieron que viajar tanto como los libros de Alantansí, y están por todo el mundo”.

Además de festivales y proyecciones en salas de cine, Guimerá intentará vender la producción a diferentes plataformas televisivas: “Interesará a investigadores e historiadores, pero también a la propia gente de la red sefardí, que sienten mucha curiosidad y pasión por su pasado y su cultura. Promocionar Híjar y Teruel entre esta comunidad puede ser muy importante”, afirma Guimerá. “Esta historia es bastante desconocida y tiene una carga emocional importante. Yo he hablado con descendientes de los judíos españoles expulsados y se les llenaban los ojos de lágrimas hablando de Sefarad”.

Tecnología del siglo XXI para recrear las tipografías del XV

Durante el rodaje de El legado de Alantansí se realizarán una serie de trabajos muy interesantes desde el punto de vista cinematográfico y patrimonial, “que ojalá contribuyan a impulsar la recuperación del patrimonio judío en Híjar y promocionarlo”.

Por un lado se rodarán escenas en las que se recrea el funcionamiento de la imprenta de madera de Alantansí. Se usará una máquina parecida del Museo de la Industria de Aragón. Como la pieza no dispone de los tipos hebreos que usaba la de Híjar, estos se crearán con impresión 3D gracias al Estudio de Arquitectura de José Ángel Gil y la empresa El Hospital de los Móviles, ambas en Alcañiz. “Serán pequeñas joyas que reproducen el alfabeto hebreo, que es precioso”, subraya Guimerá.

También se recreará el interior de la Sinagoga de Híjar a finales del s. XV, para lo que habrá que reconstruir parte de las pinturas murales, parcialmente destruidas por repintes posteriores. “El arqueólogo Javier Ibáñez supervisará nuevas catas en uno de los muros del templo y aportará la interpretación de la reconstrucción de las pinturas, con la finalidad de crear un decorado con una copia lo más idéntica posible a las pinturas originales”, explica el director. “Ese decorado podría quedarse en Híjar cuando finalizara el rodaje, donde se le podría dar uso como recursos turístico, exponiéndolo en la propia Sinagoga”.

Un proyecto internacional profundamente turolense

Pese a la proyección internacional que tendrá El legado de Alantansí -el 80% del filme estará en inglés, con subtítulos en castellano-, José Ángel Guimerá se muestra especialmente orgulloso de que “es una producción netamente turolense”. A la productora JAGui, del propio Guimerá, se unirá Altiplano Audiovisual e Imago Entertainment, de Calamocha y Teruel respectivamente. Otras empresas turolenses se han encargado o encargarán del castin (T de Teatro), la construcción de decorados (Xtropía.Estudio), impresión en 3D) El Hospital de Móviles, así como el alojamiento y manutención de los actores (La Casona Rural y La Maravilla, en Urrea). El arqueólogo Javier Ibáñez supervisará los trabajos para recrear parte de la Sinagoga de Híjar y Raquel Clemente, de Celadas, se encarga de las tareas de gestión.

También forman parte del equipo otras personas procedentes o vinculadas a la provincia de Teruel, como Carlos Alonso (director de fotografía), José A. Martín (cámara y dron), Fran Muñoz (montaje y postproducción), Arkady Gil (arte), Víctor Guiu (testimonio), Mario Abadía (ayudante de dirección y de fotografía) o los coguionistas Ignacio Romanos y Lucía Conte, muy vinculados a Castelnou e Híjar respectivamente. “Más allá de ser un equipo turolense y de la promoción internacional de lugares como Híjar o Albarracín, creo que la película va a dejar en muy buen lugar a Teruel como referente en la protección del patrimonio inmaterial y material, ante una comunidad tan numerosa, importante e internacional como la hebrea”.

El redactor recomienda