Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Josefina, la grulla anillada más veterana de Gallocanta, ahora es un ave de cuento Josefina, la grulla anillada más veterana de Gallocanta, ahora es un ave de cuento
Pilar León (izquierda) y Carmen Alijarde, posan junto al peluche de Josefina y el libro que acaban de presentar con la historia de la famosa grulla

Josefina, la grulla anillada más veterana de Gallocanta, ahora es un ave de cuento

Carmen Alijarde y Pilar León son las autoras de una publicación que narra la historia del pájaro
Cruz Aguilar

Josefina no solo es la primera grulla anillada que se avistó en el entorno de la Laguna de Gallocanta, sino una de las preferidas de los aficionados a la ornitología del Jiloca. Tiene su propio peluche a tamaño real y, desde el pasado mes de febrero, es también un personaje de cuento. La obra ilustrada ha sido realizada por la calamochina Carmen Alijarde, que se ha ocupado del texto, y Pilar León, que es la autora de las ilustraciones. En el libro se explica la historia de Josefina, pero por extensión transmite la vida de todas las grullas, “cuál es el viaje que hacen, cómo se comportan”, explica la autora.

La historia de la grulla Josefina se presentó en la Fiesta de Despedida de las Grullas, celebrada el pasado mes de febrero en las localidades de Gallocanta y Tornos. Ha sido editado por la Asociación de Amigos de Gallocanta en el marco del proyecto Birding Aragón, ya que la iniciativa fue la ganadora en la convocatoria de Ciento Volando para proyectos de educación ambiental.

El anillado permite saber el país de origen de las grullas

El libro tiene sus orígenes en una breve historia que escribió Alijarde para contar a los niños que visitaban el centro de interpretación de la Laguna de Gallocanta en Bello, donde trabajó como educadora ambiental. Allí hay un peluche a escala real de una grulla “con él es mucho más fácil transmitir la información” a los niños.

Monógamas

Para la publicación contó con la ayuda de Pilar León y ambas se han estrenado con la historia de este pájaro en el mundo editorial. Carmen Alijarde es profesora de biología y subraya el objetivo divulgativo de un libro en el que, de forma amena y sencilla, explica aspectos importantes sobre la biología de las grullas, como que se trata de animales monógamos que mantienen la misma pareja durante toda su vida o que realizan junto a sus polluelos la primera migración para enseñarles el camino. Una vez pasa ese primer año se independizan, aunque siguen regresando al país de origen y cada año nidifican en una zona muy próxima a la de la primavera anterior.

Uno de los aspectos que más le gusta a la autora es que se trata de “un cuento vivo” porque Josefina sigue haciendo la migración, “todavía sigue viva y en una visita a Gallocanta puedes tener la suerte de verla”. Se la reconoce por las anillas, que son como el carné de identidad de las aves. En una de sus patas están los colores que indican el país de origen –amarillo/blanco/amarillo, que corresponden a Finlandia–, donde regresa tras pasar el invierno en las cálidas tierras de Córdoba, y siempre haciendo parada en Gallocanta. En la otra pata están los datos específicos de Josefina, que en su caso son las anillas negro/blanco/negro.

La grulla Josefina, en una de las ilustraciones del cuento

Información vital

“El anillamiento científico es por lo que conocemos todo de las migraciones. La vida de cualquier ave que esté anillada. La recogida de esos datos nos ayuda a saber de dónde vienen, si lo hacen todos los años, si vienen con pollo o cuándo lo hacen”, comenta Carmen Alijarde, quien añade que precisamente uno de los objetivos del cuento es transmitir la importancia del anillamiento porque “da información sobre toda la especie”.

Josefina se anilló cuando era un polluelo de dos meses, en el año 1999, un momento en el que ya recalaban grullas por Gallocanta, pero en un número sustancialmente inferior al actual. Ahora prácticamente todas las que hacen la ruta hacia el sur hacen su parada en este humedal salado.

Los anillos permiten saber cuánto viven y, en este sentido, la autora precisa que la grulla más mayor anillada tiene ya 27 años. Josefina ha cumplido los 23 y es un ave anciana, por eso cada año sus seguidores del Jiloca y de Los Pedroches, la zona cordobesa donde pasa el invierno, se alegran tanto cuando observan que ha regresado de nuevo. Hace apenas una semana se le vio por Córdoba, comenta Alijarde, quien no descarta que haya pasado o pase en los próximos días por Teruel.

El redactor recomienda