Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

La Ruta 234 de Pueblos en Arte cierra su periplo de dos semanas en Villarquemado La Ruta 234 de Pueblos en Arte cierra su periplo de dos semanas en Villarquemado
El turolense Darío Escriche durante el taller sensorial sobre la madera que ofreció ayer en el pabellón deportivo de Villarquemado. M. A.

La Ruta 234 de Pueblos en Arte cierra su periplo de dos semanas en Villarquemado

Los cinco artistas que participan en la iniciativa explicaron el proyecto ayer en la localidad

El lugar donde estaba la tienda de la tía Melchora, que regalaba muñecas y botijos con los polvos de lavar; donde aparcaban los cochazos de la capital y los niños corrían a mirar por la ventanilla cuánto marcaba el velocímetro; o un río que había que cruzar sin puente, con trasiego permanente de camiones, autobuses y turismos, que a cambio ofrecían el dinero de un almuerzo e incontables historias de todos los lugares de España, al menos hasta la puesta en marcha de la A-23.

La N-234 sobre el mapa no es más que una carretera nacional que une Sagunto y Burgos, que cruza buena parte de lo que se ha venido en llamar la España Vaciada. Pero también es un elemento vital que ha marcado la existencia de muchas personas, y al mismo tiempo un eje vertebrador que une lugares que, paradójicamente, presentan grandes diferencias y grandes similitudes.

Ese es el punto de vista que adopta la Ruta 234, una iniciativa artística de Pueblos en Arte que ayer pasó por Villarquemado para recoger el legado de sus vecinos e incorporarlo a su discurso.

La Ruta 234 consiste básicamente en que cinco artistas de diferentes procedencias, campos y sensibilidades han recorrido durante las últimas dos semanas esta carretera en automóvil, de punta a punta, con la intención que impregnarse por completo de su espíritu, con el objetivo de realizar sendos proyectos personas artísticos, que en esta edición del proyecto, la tercera, se plasmará en una publicación en papel que, en cuanto esté lista, se distribuirá por todos los pueblos que recorre la carretera.

Esfuria Tronadas junto al presidente provincial Manuel Rando y la diputada Ana Cris Lahoz. M. A.

A lo largo de esos quince días los cinco artistas han ido recopilando el material físico, documental o experiencial que necesitan para sus respectivos proyectos, y al mismo tiempo han emFpleado los fines de semana para realizar una acción en varios pueblos de la N-234, en concreto Cubillo del Campo (Burgos), Almenar (Soria) y Torralba de Ribota (Zaragoza). Ayer tocaba el turno de la localidad de Villarquemado, donde los organizadores y los propios artistas explicaron su proyecto y realizaron algunos talleres relacionados con él. Y es que si una de las patas importantes de Pueblos en Arte es inspirarse en el territorio y en las personas que lo habitan y transformarlo en arte, no lo es menos el llevar el arte contemporáneo hasta esas localidades con bajas densidades de población pero el mismo derecho para entenderlo y disfrutarlo.

Entre los cinco artistas seleccionados de entre los 75 que aspiraba a la convocatoria de Pueblos en Arte hay un turolense, Darío Escriche, además de una ejeana, Isabel González, el soriano Darío Gil y el colectivo formado Pelayo Cienfuegos y Gigi Ei, vinculados a Burgos aunque el primero de ellos es asturiano de nacimiento. También estaba previsto que les acompañara en Villarquemado la fotógrafa Lucía Bailón, aunque por motivos de salud ayer no pudo acudir al encuentro.

En el caso de Dario Escriche, es bien conocido que la figura del árbol es la materia prima creativa de primer orden desde antes de terminar Bellas Artes. El de Fuentes Calientes explicó ayer que está centrando su interés en la presencia de diferentes tipos de árboles en los suelos que circundan las provincias que atraviesa la N-234, Valencia, Castellón, Teruel, Zaragoza, Soria y Burgos, cómo determinan las realidad sociales, económicas o culturales de estos territorios y cómo se ha transformado el paisaje con los años en función de su desarrollo, disminuyendo sus poblaciones y cambiando unos cultivos por otros. Durante la mañana de ayer en Villarquemado realizó un taller sensorial en el que a través de la vista, el olfato y el tacto, los vecinos de la localidad aprendieron muchos detalles sobre los diferentes tipos de maderas, de árboles y de aprovechamientos.

En el caso de Pelayo Cienfuegos y Gigi Ei, el interés se centra fundamentalmente en la transmisión oral de información de los habitantes del eje de la N-234. El concepto moderno de viaje consiste “en recorrer hitos turísticos o históricos de los lugares que visitas”, explicaba Cienfuegos. “Sin embargo nosotros tenemos la perspectiva de que es mucho más enriquecedora la experiencia de hablar con los habitantes de un lugar, de los que encuentras en el bar, en un banco o en una tienda, y de las historias que cada uno te cuenta”. A este respecto, su compañero Gigi Ei destacó que a través de esas conversaciones, de los temas que entran en el universo de cada territorio, “descubres que cada territorio rural tiene sus particularidades” y por tanto carece de sentido englobar a todo lo rural dentro del mismo saco.

Darío Gil, Isabel González, Gigi Ei, Darío Escriche y Pelayo Cienfuegos (de izda. a dcha.), son los artistas que han participado en la Ruta 234 de Pueblos en Arte. M.A.

Isabel González, por su parte, ha recorrido la carretera durante estas dos semanas recogiendo objetos materiales que para las personas tienen un significado especial. “Las personas grabamos nuestros recuerdos y vivencias y las relacionamos con objetos tangibles”, de modo que se convierten en soportes de la memoria subjetivos y personales capaces de sustentar gran cantidad de información. Ayer mostró algunos de los objetos que ha ido recopilando en su viaje, que van de matrículas viejas a pequeñas herramientas o prendas de ropa, pasando por barajas o cerraduras antiguas, y algunos vecinos de Villarquemado le proporcionaron otros objetos. “Una de las características de la vida en los pueblos es que, al ser más reposada e intensa”, explicaba, “los objetos son más porosos y recogen mejor esa memoria personal de sus gentes”.

Darío Gil, por su parte, ha pasado los últimos quince días a bordo de la Ruta 234 con sus compañeros recopilando testimonios orales sobre los oficios y actividades profesionales y artesanas tradicionales, como resineros, cesteros, adoberos... Su interés se basa en la relación que tienen con la naturaleza esas actividades manuales y también con el hecho de que se transmiten de generación en generación, pasando a formar parte del acervo cultural de los pueblos. “Una de las cosas que más me ha sorprendido es la pasión con la que la gente que sigue realizando estos trabajos la transmite. Es verdad que cada vez son menos las personas que siguen realizándolos, incluso adaptándolos a la actualidad, pero porque siguen sintiendo verdadera pasión por lo que hacen”.

La jornada de ayer en Villarquemado contó además de estos talleres con la música de Esfuria Tronadas y con la proyección de Soñando un lugar, documental de Alfonso Kint, que también forma parte de Pueblos en Arte y que narra de forma autobiográfica la decisión de abandonar la ciudad para iniciar una nueva vida en un pequeño pueblo, en su caso Torralba de Ribota, que es donde está radicada la asociación. Esta asociación, además de organizar la experiencia Ruta 234 -esta es la tercera edición, primera de las que llegan hasta Teruel-, organizar acciones culturales en pueblos, el festival Saltamontes y trabajar con los CRA de la comarca de Calatayud, entre otros proyectos.

Además se realizó en el pabellón de Villarquemado un mapa vivencial de la N-234, a través de un mural que representaba la carretera y los diferentes pueblos que atraviesa, en el que los vecinos de la localidad fueron colocando cartelas con sus experiencias vinculadas a la vía.

Isabel González muestra los objetos como portadores de recuerdos que le sirven de materia prima artística. M. A.

Hoy domingo se da por terminada la primera fase de Ruta 234, tras quince días recorriendo la carretera, y los cinco artistas se instalarán durante unos días en Torralba de Ribota, donde junto al resto de componentes de Pueblos en Arte pondrán en común todas las experiencias y le darán forma en una publicación en papel que más tarde se distribuirá por todos los pueblos de la carretera.

Según Lucía Camón, de Pueblos en Arte, “ahora llega la parte más bonita del proyecto, que consiste en compartir las experiencias y crear. Este año hemos querido darle forma de revista en papel porque nos parece importante poder distribuirla y que llegue a todos los pueblos, para que sepan lo que es está haciendo en este ámbito y lo que se puede hacer”.

Además con todo el material recogido se realizará una exposición en Torralba, y según Camón, “esta experiencia seguro que pasará a formar parte de las vivencias de cada artista, de forma que se reflejará en parte de su obra futura”.

700.000 euros en un Plan de Cultura para programar actos en los pueblos

La Ruta 234 es un proyecto que ha contado con financiación del Ministerio de Cultura y de cuatro de las Diputaciones Provinciales por las que discurre el eje de la carretera Nacional, entre ellos Teruel. En el encuentro que se celebró ayer en Villarquemado acudieron, además de numerosos vecinos, el alcalde de la localidad, Federico Serrano, además del presidente de la DPT, Manuel Rando, y la diputada Ana Cris Lahoz.

Rando destacó la “originalidad y la importancia” de esta iniciativa, sobre todo en la medida en la que “es un proyecto que se desarrolla en un pueblo, a través de la cultura, y que trata de exportarla a otros pueblos”.

Rando afirmó que “merece la pena llevar la cultura a los pueblos, no solo en verano sino a lo largo de todo el año”, y llevarla también a los escenarios donde no existe un público potencial de miles de personas. “Si en un pueblo hay 20, 30 o 50 personas, también tienen derecho a disfrutar de la cultura, y lo tienen durante todo el año”.

Rando explicó que el Plan de la Cultura de la Diputación Provincial de este año contempla 700.000 euros, más del doble que el del año pasado, en ayudas a los ayuntamientos que las soliciten para programar actos culturales, con preferencia para aquellas contrataciones a artistas de la provincia de Teruel, y que tengan además lugar fuera de los meses de verano. “Esto hace que muchas de las actuaciones que tengan lugar en los pueblos les vayan a salir prácticamente gratis y se puedan ofertar cantidad de actuaciones de gente, que tenemos en nuestra provincia, y que tienen muchas cosas que decir”.

 

El redactor recomienda